Jiménez confía en un pronto acuerdo con gremios estatales

El ministro de Gobierno dijo a EL SIGLO que las negociaciones con los representantes sindicales "están encaminadas" y no descartó la posibilidad de convocarlos antes del fin de semana. Las discusiones están centradas en el monto de la mejora salarial que otorgaría el PE y la titularización de contratados.

Mientras los gremios estatales comienzan a impacientarse por la demora en la firma de un acuerdo salarial con el Poder Ejecutivo, el ministro de Gobierno, Edmundo Jiménez, encargado de llevar adelante las negociaciones, se mostró optimista y dijo que confía en alcanzar un entendimiento con los sindicalistas en los próximos días.

Si bien aclaró que "todavía no hay una fecha concreta de reunión con los gremios", debido a que recién hoy recibirá un informe clave del Ministerio de Economía, en función al cual se plasmará un ofrecimiento salarial, el funcionario no descartó "la posibilidad de que se concrete una convocatoria antes del fin de semana".

Jiménez explicó que uno de los motivos por los cuales se dilataron las discusiones con los sindicatos estatales obedece a que se está evaluando pormenorizadamente el reclamo de pase a planta permanente del personal contratado.

Dijo que ese "es un tema muy delicado, porque hay que estudiar el piso de antigüedad para determinar las prioridades de quiénes serán alcanzados y establecer a qué categorías se puede otorgar. Estamos revisando decretos anteriores sobre este punto y hay que revisar bien el tema de los contratados, para no disponer una medida que genere situaciones injustas con algunos trabajadores", argumentó.

El funcionario admitió que "no es una negociación fácil, porque son muchos los ítems que se están discutiendo", no obstante lo cual dijo ser "optimista de alcanzar un acuerdo en los próximos días. En anteriores negociaciones siempre se logró acordar con los gremios y esta no tiene por qué ser una excepción", enfatizó.

Según consideró el Ministro, "lo importante es generar confianza en el diálogo y trabajar seriamente, para otorgar algo que sea justo para los trabajadores y que también contemple las posibilidades financieras del Estado".

Jiménez reiteró que, al margen de la ayuda social que otorgue la provincia antes de fin de año a los estatales, a principios de 2010 podría concretarse otra mejora salarial, a partir de las paritarias que se realizarán en el ámbito nacional.

"Estamos cerca de un aumento salarial que seguramente dispondrá la Nación en marzo, cuando la Provincia volverá a sentarse con los gremios a estudiar una mejora. Esto deja abierta las puertas a nuevos aumentos, porque la decisión del gobernador José Alperovich es continuar con la política de otorgar todas las mejoras que dispone la Nación", puntualizó.

La clave de la discusión

Si bien el Ministro de Gobierno aclaró que "todavía no se puede hablar de un monto concreto sobre el ofrecimiento que se realizará" a los empleados públicos, trascendió que se mantendría firme la propuesta de otorgar una suma no remunerativa de entre 200 y 300 pesos, en concepto de incentivo, que se cancelaría por única vez durante el transcurso de este mes.

No obstante, tal como viene informando EL SIGLO, desde UPCN no están dispuestos a aceptar esa propuesta y, en cambio, exigen que el pago de cualquier suma fija que disponga el PE se concrete durante los meses de diciembre, enero y febrero, a la espera de la reapertura de las paritarias salariales, en marzo de 2010.

Quienes sí estarían dispuestos aceptar la oferta del Gobierno son los referentes del Frente de Gremios Estatales (FGE) que integran, entre otras organizaciones, ATE, Vialidad y un sector de los Municipales. En lo que ambos sectores coincidieron es en advertir que, si hasta el viernes no alumbra un acuerdo con el Gobierno, podrían iniciar medidas de fuerza.

Puntos acordados

Al margen del tema salarial, que es el que está "trabando" las negociaciones, las partes llegaron a un principio de acuerdo respecto a la cancelación del medio aguinaldo calculado sobre el salario bruto (contemplando las sumas en negro). También se acordó el incremento de 135 a 180 pesos en las asignaciones familiares, retroactivo a octubre y hubo un compromiso del PE de estudiar el blanqueo de la sumas fijas que componen los sueldos estatales para aquellos trabajadores a los que les falta diez o menos años para jubilarse.

Municipales amenazan con piquetes

En reclamo de distintas reivindicaciones salariales y laborales, los trabajadores municipales del Interior amenazan con retomar los cortes de ruta el próximo viernes, según informó a EL SIGLO el dirigente Vicente Ruíz.

"Causa sorpresa y malestar el hecho de que los gremios estatales no hayan tomado en cuenta a los obreros municipales y empleados de comunas sobre la exigencia de un pago de doble aguinaldo que sería un paliativo para los trabajadores para pasar fin de año con dignidad, frente al aumento del costo de vida", explicó Ruíz, a la hora de justificar las advertencias del sector.Agregó que los municipales también reclaman "un aumento salarial de emergencia de mil pesos, el pase a planta permanente de los transitorios y la renovación de contratos de municipios y comunas que vencen a fin de año".

El dirigente dijo que si hasta el jueves no surge un acuerdo con el Gobierno y los demás gremios que contemple las expectativas del sector, "el viernes se realizarán cortes de ruta en toda la provincia".

Conflicto sanitario en la Capital

Superado el prolongado conflicto entre el Gobierno provincial y los autoconvocados de la sanidad, ahora la tensión se centra en la Capital tucumana, donde el personal de la Asistencia Pública y los Centros de Atención Comunitaria (CAC) lleva adelante un plan de lucha que podría intensificarse en las próximas horas.

Tras rechazar por "insuficiente" el ofrecimiento salarial que les realizó el último lunes el intendente Domingo Amaya, el cual consiste en un incremento del 20 por ciento en el básico, los médicos y empleados municipales informaron que este mediodía, en una asamblea, podrían determinar un endurecimiento de las protestas.

Entre otras alternativas, desde el sector amenazan con iniciar una huelga de hambre apostados en las puertas de la Asistencia Pública, cita en calle Chacabuco al 200.

Además de un aumento similar al que benefició a los autoconvocados del SIPROSA, los profesionales municipales exigen el pase a planta permanente de contratados, el 82 por ciento móvil y el blanqueo de las sumas en negro.

Comentá la nota