Jerárquicos petroleros se reunieron con YPF pero no hubo acuerdo

Se produjo ayer una audiencia entre el sindicato del Personal Jerárquico Petrolero y representantes de YPF en el Ministerio de Trabajo, en el marco del conflicto planteado por el gremio en contra de los alcances de los cambios dispuestos por la petrolera en su modalidad de operación. No hubo avances y las negociaciones continuarán el lunes 30 de noviembre en Buenos Aires, en una reunión que será presidida por la viceministra Noemí Rial.
A raíz de este conflicto, la apertura de sobres de la oferta económica en la licitación convocada por la petrolera continúa postergada y la misma se trasladó hasta más allá del final de este mes, a raíz de la continuidad de las audiencias de conciliación con el gremio. Los Jerárquicos se oponen a los cambios dispuestos por la operadora que, en esa nueva licitación, avanzará con una estructura operativa que prescinde de los supervisores de contratistas, para cubrir esas posiciones con personal propio.

"Nosotros vamos a seguir participando de las negociaciones porque ya hemos dado nuestra palabra -dijo Gerardo Carrizo, pro secretario de Actas-, pero la petrolera está avanzando en una modalidad que va a dejar mucha gente de trabajo".

Según el dirigente, parte de los efectos de la nueva modalidad comenzaron a verse reflejados recientemente, con la puesta en funciones de un supervisor de YPF para un área que comprende desde Los Perales hasta Río Senguer. "Con un solo supervisor dejaron afuera a dos cuadrillas de seis integrantes cada una -dijo a manera de ejemplo-, dejando afuera a personal que debe cumplir con la verificación de las pautas de seguridad y medio ambiente porque el trabajo en los yacimientos está certificado por normas de calidad, pero ellos dejaron afuera toda esa estructura".

En igual tono, el dirigente advirtió que la petrolera "ha comenzado a construir instalaciones para un campamento de Gendarmería en Los Perales", por lo que pidió a los gobiernos nacional y provincial "que se ubiquen del lado de los trabajadores y no de estos grupos económicos que tienen una visión netamente financiera, porque provienen del sector bancario y no tienen visión petrolera".

Según Carrizo, "en el futuro van a quedar 1.600 puestos de trabajo sin actividad y esto ya lo hemos advertido, pero tampoco nos vamos a enfrentar con los compañeros del SUPEh, que también son trabajadores como nosotros. Por eso por ahora vamos a seguir negociando, pero no nos vamos a dejar llevar por delante y estamos decididos a defender nuestros puestos de trabajo; son ellos los que están pisoteando la paz social".

El gremialista afirmó también que los supervisores que pondrá en funciones la petrolera "son jubilados que vienen de otras provincias como Neuquén o Mendoza, por lo que están trayendo gente que ya cuenta con una cobertura social, que es la jubilación, mientras que acá muchos compañeros siguen sin trabajo en sus casas. Nosotros no discriminamos a nadie, pero sí exigimos que primero se dé trabajo a la gente local".

Comentá la nota