Jenefes promete defender la "seguridad jurídica"

En el oficialismo admiten que el legislador jujeño está en "rebeldía"
El senador Guillermo Jenefes (PJ-Jujuy) confirmó ayer sus objeciones al proyecto de ley de radiodifusión aprobado por la Cámara de Diputados y destacó la necesidad de que la iniciativa, cuyo debate en el Senado comenzará hoy, "garantice la seguridad jurídica en materia de comunicaciones".

Administrador de un multimedio jujeño propiedad de su familia política, Jenefes se convirtió en un estorbo para la estrategia de la Casa Rosada, que pretende sancionar la iniciativa sin modificaciones antes de la primera mitad de octubre.

El legislador rompió el silencio ayer, luego de que trascendió su firme decisión de introducir modificaciones en el proyecto oficial por la "inseguridad jurídica" en que incurrirían varias de las cláusulas del texto ya votado por la Cámara baja.

Sin embargo, en su condición de presidente de la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión, el senador prefirió mostrarse cauto. "No puedo decir cómo voy a votar porque sería adelantarme a todo un debate que debemos hacer en busca de consensos, y no quiero que especulen con eso", explicó en las últimas horas en declaraciones radiales.

Sin embargo, las objeciones de Jenefes al proyecto kirchnerista son varias. Fuentes oficialistas confiaron ayer a LA NACION que al legislador "le hace ruido la sintonía entre el proyecto del Gobierno y el decreto 527/05, que firmó Néstor Kirchner".

Por ese decreto, y pocos días antes de traspasarle la presidencia a su esposa, en diciembre de 2007, Kirchner prorrogó la concesión de los canales de TV abierta, una medida que benefició al grupo Clarín, a cargo de la licencia de Canal 13. "Cree que chocan de frente", explicó un legislador que comparte algunos de los reparos de su colega de bloque.

Situación incómoda

La situación de Jenefes en este debate no es cómoda, ya que se encuentra atrapado entre su condición de legislador kirchnerista y su situación como dirigente de empresas de medios de comunicación. Además de administrar el multimedio de la familia de su esposa, el senador jujeño fue miembro del directorio de Telefé.

Legisladores oficialistas que tuvieron la oportunidad de intercambiar opiniones con él confiaron a LA NACION que Jenefes buscará por todos los medios encontrar un equilibrio entre esas dos posiciones.

"Estoy entre Dios y el diablo, y quiero quedar bien con Dios y con el diablo", dicen que habría manifestado. La pregunta que les surge a sus compañeros de bancada es si el Gobierno, adicto a polarizar los debates, podrá aceptar esa dualidad planteada por el senador.

Pero las mismas fuentes consultadas destacaron otra frase que el legislador usa mucho por estos días y que avala la teoría de que hará todo lo posible para perfeccionar el proyecto del Gobierno, lo que implica introducirle modificaciones, a contramano de la orden emanada de la Casa Rosada.

"Yo tengo aliados y socios en la política, pero tengo amigos de más de 40 años en los medios de comunicación", aseguran que comentó el senador jujeño.

Por lo pronto, en el oficialismo admiten que Jenefes está en una posición de rebeldía. "Vamos a tener que consensuar con él una posición armónica y coherente", reconoció ayer el presidente provisional del Senado, José Pampuro (PJ-Buenos Aires). A la Casa Rosada le quedan sólo un par de semanas para tratar de convencerlo.

Comentá la nota