El jefe de Policía de Concordia justificó la represión del lunes con balas de goma

Passutti calificó como un “grupo minúsculo” a los arandaneros que intentaron cortar la ruta 14 y el acceso a la ciudad. Dijo que se intentó hacer “el mínimo daño hacia los manifestantes” y “preservar la paz”.

El jefe Departamental de Policía de Concordia, comisario Sixto Passutti, minimizó la lesión que sufrió en uno de sus ojos, diciendo que “es pasajera y no tiene mayor importancia en relación con el conflicto social que se esta viviendo por estos días”, en referencia a las protestas de esta semana de los trabajadores del arándano. “Nosotros permanentemente tratamos de preservar la paz en la ciudad de Concordia”, afirmó.

Sobre los intentos de cortar la ruta nacional 14 el lunes a la tarde, el policía dijo que se trató de “un grupo minúsculo de personas”, poniendo en duda “si realmente responden a los trabajadores del arándano”.

De acuerdo a la versión del Jefe Departamental “todo estaba desarrollándose con total normalidad” el lunes temprano en la ex estación Norte de Concordia, donde se daba a conocer el padrón de beneficiarios de los subsidios para estos trabajadores, hasta que promediado la mañana “un grupo minúsculo de gente empezó a fogonear e incitar a ir a la ruta porque no figuraba en los padrones, que le habían mentido la parte política, municipal”.

Insistiendo con la calificación de “grupo minúsculo”, relató en declaraciones al sitio Diario Río Uruguay que el mismo “incitó a unas 40, 50 personas un poco alteradas que se fueron en un colectivo cerca del mediodía al intersección del acceso sur, a lo que se denomina la Y griega”.

“Nosotros implementamos un operativo de seguridad, un cordón policial, una primera fila de hombres uniformados y de civil, para tratar de convencerlos de que no cortaran la ruta 14. Tratamos de garantizar el libre tránsito como lo establece el articulo 18 de la Constitución Nacional”, continuó.

Passutti informó que en dicho procedimiento, también había personal de la Gendarmería Nacional sobre la ruta 14. De acuerdo a sus dichos, a las 14 un grupo de 50 personas trataba de pasar la barrera para cortar la ruta: “No negociamos, sino que los pusimos en conocimiento de que estaban a punto de cometer un delito y dialogaron”. Allí se habrían producido diferencias entre quienes estaban de acuerdo con el corte y quienes habrían tenido dudas.

Aproximadamente a las 15 se acercó otro grupo de personas, unas 50 más que habrían bajado de un colectivo en la ruta 14. “Los invitamos a que se retiraran, se retiraron y se unieron al otro grupo”, acotó.

Más tarde llegó al lugar el intendente Gustavo Bordet. El funcionario policial aseguró haber sido testigo de una amenaza que habría recibido el jefe comunal, junto a su secretario de Producción, Néstor Loggio. “Que le iban a prender fuego la casa, que se iban a ir para Navidad, que se iban a ir a la casa del gobernador, que iban a cortar la ruta, que iban a ir al hiper, así con esas palabras lo decían”, describió.

Horas después, estando en la intersección del Acceso Sur y la ruta 22, los manifestantes tomaron un camión, aparentemente “a dedo”, e improvistamente se habrían bajado en la rotonda de ingreso al barrio de Villa Adela, en intersección de calle presidente Perón y el acceso al Puente Alvear. En ese momento “cortaron con adoquines, piedras grandes, tiraron en el lugar palos y con la presencia de ellos cortaron las cuatro arterias tanto de entrada como de salida”, relató.

“Llegamos al lugar con varios móviles policiales queriendo convencerlos nuevamente para que liberen alguna arteria porque en le momento que llegamos había un señora desesperada que tenia a la hija enferma en la casa y quería llegar. Lejos de dejarla pasar, incluso hasta le movían el auto como para dárselo vuelta y le tiraron unos piedrones en el frente de las gomas para que no pudiera pasar”, continuó.

“Un suboficial que está bajo mis ordenes, intento liberar esta situación para que la mujer pudiera pasar y fue agredido él y simultáneamente los otros funcionarios y los otros móviles, e incluso algunos civiles que fueron víctimas de algunas pedradas y palazos. Yo voy a tratar de convencerlos para que desistan y comenzaron a arrojarme piedras y una de esas piedras dio en el parabrisas de mi auto, otro dio en otros móviles policiales dañados, motivo por el cual no se reventó el vidrio, pero sí pego fuerte y lo rompió y algunas esquirlas impactaron en mi cara, en la cara del chofer y circunstancialmente en el ojo”, relató detalladamente.

“Ante esta actitud hostil, no sólo hacia nosotros sino también hacia los civiles, nosotros tomamos una primera medida de repeler la agresión con cartuchos de posta de gomas que se utilizan en esta situación, ofreciendo el mínimo daño hacia los manifestantes. Siempre apuntando hacia el piso para que las balas de goma peguen de rebote y no produzcan un daño mayor a los manifestantes”, aseguró el funcionario.

Aseguró que “ante dos o tres disparos, emprendieron la fuga desordenadamente estos manifestantes”, pero lograron la detención de nueve personas. Serían ocho hombres, dentro de ellos un menor, y una mujer que habría sido “la más activista y provocadora de esta situación: comprometía la integridad física de nosotros y de terceros civiles”.

Comentá la nota