El jefe de Gabinete cuestionó a D´Elía

Advirtió que no apoyará la movilización que realizará mañana contra Macri; no obstante, dijo que el Gobierno no intervendrá
El Gobierno cuestionó ayer el corte de calles como metodología de protesta, en medio de las reiteradas marchas de los últimos días por el centro de la ciudad, y se despegó de la convocatoria que un grupo de organizaciones sociales kirchneristas hará mañana en contra del jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, sorprendió al despegarse del piquetero Luis D´Elía, uno de los más representativos aliados del oficialismo. "Es una posición de D´Elía [por la protesta callejera] que yo no comparto", sostuvo el funcionario ayer por la mañana en declaraciones radiales.

Junto a otras agrupaciones, algunas kirchneristas y otras más independientes del Gobierno, el líder piquetero marchará mañana a la jefatura de gobierno de la ciudad, para protestar contra Macri, al cumplirse dos años de su gestión. Ante esta situación, el jefe de Gabinete advirtió: "Estoy en contra de los cortes, los haga D´Elía o los haga mi hermana", amplió Aníbal Fernández, con su habitual estilo, a Radio 10, cuando le consultaron sobre la protesta que harán varias organizaciones sociales.

La advertencia del ministro se da, además, en momentos en que algunos referentes de la oposición alertaron sobre futuros cortes de calles y protestas reiteradas si la presidenta Cristina Kirchner abusara del uso del veto en caso de no compartir las leyes que puedan ser aprobadas por el nuevo Congreso.

"Yo estoy en contra de los cortes porque hay formas de manifestarse, miles de formas de expresar su descontento, sin tener que perjudicar al resto de la sociedad", amplió Aníbal Fernández, que la semana pasada dispuso un gigantesco cerco policial en la Plaza de Mayo para evitar que organizaciones opositoras al kirchnerismo acamparan allí en reclamo de ser integrados al plan de cooperativas que lanzó la Casa Rosada en agosto pasado.

Con escasa relación con D´Elía, uno de los aliados más polémicos del oficialismo, el jefe de Gabinete se despegó de la marcha, que contará además con la presencia de Milagro Sala, la líder social jujeña que fue denunciada por el senador radical Gerardo Morales por portar armas. No es la primera vez que Aníbal Fernández desautoriza al piquetero oficialista. Hace un mes tomó distancia de las declaraciones de D´Elía en contra de Susana Giménez, Mirtha Legrand y Marcelo Tinelli, por sus opiniones sobre la inseguridad y sus críticas al Gobierno.

Desactivar la marcha

De todas maneras, la dura reacción pública de Aníbal Fernández contra los cortes no implicará que el Gobierno trabaje en desactivar la marcha de mañana contra Macri. Según dijeron fuentes cercanas al jefe de Gabinete, el funcionario habló a título personal y la Casa Rosada no se involucrará en la manifestación. Pero tampoco la impedirá.

Además de D´Elía, está previsto que en la marcha participen otros referentes del kirchnerismo como el Frente Transversal que lidera Edgardo Depetri, el Frente para la Victoria, el grupo de intelectuales Carta Abierta y el Movimiento Evita, de Emilio Pérsico. Además, también estará la CTA Capital, que mantiene una relación cercana al Gobierno, aunque no es directamente oficialista.

Según dijeron en la Casa Rosada a LA NACION, para la marcha de mañana está previsto que no se corten totalmente las calles del centro porteño y que queden carriles libres de circulación. La manifestación saldrá de Avenida de Mayo y 9 de Julio hasta la Jefatura de Gobierno porteño, frente a la Plaza de Mayo. Para mañana también está prevista frente al Congreso una convocatoria en reclamo de mayor seguridad, que comenzará a las 18, organizada por familiares víctimas de asesinatos en los últimos meses.

Además, mañana, trabajadores de la empresa Kraft-Foods retomarán su plan de lucha con una protesta frente a la sede de la Unión Industrial Argentina (UIA), en Avenida de Mayo y 9 de Julio, y una manifestación frente al Ministerio de Trabajo. A pesar de diferenciarse de la marcha de D´Elía, el jefe de Gabinete defendió la política de no represión del Gobierno. "Cuando uno se acerca a tener que ejercer la fuerza, si produce heridos o cosas por el estilo, la gente se enoja mucho más", consideró el ministro. "Uno tiene que ser lo suficientemente equilibrado y cuidadoso como para saber cómo se administra el uso de la fuerza racional. Y nosotros somos muy prudentes y muy cuidadosos en ese tema", amplió.

Comentá la nota