El jefe de diputados K consideró "torpe" el operativo de la AFIP

Agustín Rossi pidió que se aclare quién lo ordenó y por qué razón se hizo.
El oficialismo sigue sin encontrar una explicación convincente sobre el inusual operativo que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) llevó a cabo el jueves pasado en el edificio de Clarín. Ninguna argumentación puede salvar la contradicción que quedó planteada en el discurso del Gobierno luego que el titular del organismo recaudador, Ricardo Echegaray, dijera que él no lo había ordenado y resolviera aplicar sanciones a dos de sus subordinados que habrían decidido concretar el operativo sin antes consultarlo.

En este contexto, no fueron una excepción a la regla las declaraciones que el presidente del bloque de diputados del oficialismo en el Congreso, Agustín Rossi, formuló ayer a Radio Mitre. "El operativo fue torpe, pero la inmediata desmentida del titular de la AFIP me trajo tranquilidad", sostuvo el legislador.

De esta manera, Rossi intentó hacer equilibrio entre el indefendible acto de intimidación contra este diario y su alineamiento absoluto con la línea política que baja de la Casa Rosada.

En ese punto, elogió la gestión de Echegaray -utrakirchnerista declarado- en la AFIP: "Es un buen funcionario, honesto y eficiente", afirmó. Así buscó salvar la reputación de su compañero de militancia, quien quedó jaqueado por sus propias argumentaciones que estarían revelando un preocupante grado de descontrol en el organismo que concentra toda la información sobre el patrimonio de todos los ciudadanos.

"Es necesario que se conozcan los responsables de ese operativo, que se aclare qué fue lo que llevó a hacer una inspección de esas características", planteó en alusión a la movilización de unos 200 inspectores a la puerta de la redacción de Clarín en el barrio de Barracas.

Y otra vez intentó a ampararse en el frágil equilibrio del discurso oficial: "Igual, me dio tranquilidad lo que dijo Echegaray" sobre la decisión de buscar a los supuestos responsables del operativo.

En ese sentido, fue más cauto que Echegaray al referirse a la supuesta existencia de una "mano negra" que podría haber actuado para perjudicar la imagen del Gobierno. Tampoco abonó la teoría esgrimida por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien había dicho el viernes que "acá hay una operación que alguien ha financiado y que nosotros nos ocuparemos de buscar la vuelta y descular quién fue realmente el responsable de lo que sucedió en el día de ayer (por el jueves) y ponerlo a la luz del día".

En ese sentido, ayer el diputado Rossi ayer se limitó a aclarar que "no tengo conocimiento" de hechos que prueben la existencia de una conspiración como la que denunciaron los otros funcionarios.

Por el momento, sólo trascendió que Echegaray ordenó abrir sumarios a dos hombres de su total confianza. Uno es el subdirector de Operaciones Metropolitanas Sergio Mancini. Y el otro es el jefe de la regional Sur de la AFIP, Andrés Vázquez.

Comentá la nota