El jefe de la OEA admitió que "no hay condiciones" para que Zelaya vuelva a Honduras.

Así lo reconoció José Miguel Insulza, antes de partir hacia Washington. Lo dijo después de reunirse en Tegucigalpa con las autoridades del régimen surgido tras el golpe de Estado. El viaje de una comitiva, que iba a integrar Cristina Kirchner, ahora está en duda.
El secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, reconoció esta noche en Honduras que "no hay condiciones para el regreso" a ese país del derrocado presidente Manuel Zelaya.

De esta manera, se complicó el viaje que tenía previsto realizar la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a la capital del país centroamericano, Tegucigalpa, en una misión diplomática que iba a encabezar el propio jefe de la OEA.

"Veo una sociedad profundamente dividida, hay mucha tensión, hay una autoridad de facto instaurada en el gobierno", manifestó el ex canciller de Chile, en una rueda de prensa en la capital hondureña, antes de emprender su regreso a Washington, donde mañana presidirá la reunión en la cual estará presente la mandataria de la Argentina.

"La OEA sigue reconociendo a Zelaya como el legítimo presidente de Honduras, donde se cometió una ruptura grave del orden constitucional", aclaró, aunque advirtió: "No hay condiciones para el regreso de Zelaya", según reportan los medios internacionales que cubren la crisis política hondureña.

El gobierno formado tras el golpe militar, que encabeza Roberto Micheletti, ratificó su intención de permanecer en el poder y desoyó los cuestionamientos y las críticas surgidas en todo el mundo.

La Corte Suprema cerró filas con esa posición y ratificó a Insulza que "no tienen ninguna intención de revertir la situación" el nuevo régimen erigido tras la asonada del Ejército.

"Yo no sé cómo llaman ustedes cuando un grupo de militares, mandado por militares, en un operativo militar, saca a un presidente, lo sube a un avión militar y lo saca a otro país. Esto es un golpe militar", dijo Insulza, aunque reconoció la dificultad para encarrilar el conflicto.

Comentá la nota