La jefa del Nación renovaría mandato

La jefa del Nación renovaría mandato
La presidenta del Banco Nación, Mercedes Marcó del Pont, agotó su mandato el último viernes y espera que mañana se publique en el Boletín Oficial un decreto designándola por un nuevo período.
La economista heterodoxa, que defendió a ultranza el pago de deuda con reservas y cruzó duro a Martín Redrado por su negativa a girarlas al Fondo del Bicentenario, también tiene previsto participar mañana de un acto junto a Cristina Kirchner para entregar créditos a productores de trigo. Pero independientemente de que le extiendan el mandato en el Nación, como en la Casa Rosada deslizan que ocurrirá, el Gobierno descarta de plano enviarla al Central, por lo mismo que desechó la alternativa de Carlos Heller, el otro referente oficialista en el sector bancario. El kirchnerismo sigue inclinado por Mario Blejer, la opción preferida por la City y por Wall Street. Marcó del Pont asumió en enero de 2008 tras la renuncia de Gabriela Ciganotto, la ex contadora personal de los Kirchner, quien sí consiguió migrar al Central con una silla en su directorio. Lo hizo para completar el mandato original de Ciganotto, que venció anteayer. Aunque en su entorno dan por hecho que seguirá al frente del mayor banco público del país, el decreto con su ratificación aún no fue publicado. Fuentes gubernamentales aseguraron que Cristina lo firmó el mismo viernes y que se difundiría entre mañana y pasado.

Sobrina del dirigente desarrollista Rogelio Frigerio y eterna candidata de Hugo Moyano para el Ministerio de Economía, Marcó del Pont fue de las primeras economistas del oficialismo que cuestionó la autonomía del Banco Central. Fue cuando propuso modificar la Carta Orgánica para que el Ejecutivo pudiera usar las reservas para invertir en infraestructura o paliar necesidades sociales. Pero chocó con la resistencia de Redrado, a quien apoyaron en aquel momento los Kirchner.

La semana pasada, en medio del escándalo, Marcó del Pont insistió en que "las reservas son la consecuencia del ahorro que surge de haber dinamizado la estructura productiva y fortalecido las exportaciones". Y agregó que "no son resultado de la política monetaria sino de la política económica en su conjunto".

En el mismo escrito donde fijó posición, la economista consideró "impensable que las cosas funcionen adecuadamente si la autoridad monetaria no está consustanciada con ese rumbo general" de la política económica.

Comentá la nota