Jaqueado por las críticas, el gobierno salió a "explicar" el nuevo aumento

Luego de la inocultable reacción de los contribuyentes ante el nuevo incremento de tasas, el Ejecutivo imprimió un folleto explicando el por qué del aumento. Ortodoxia pura.
Luego de la inocultable reacción de los contribuyentes ante el nuevo incremento de tasas, el Ejecutivo imprimió un folleto explicando el por qué del aumento. Ortodoxia pura.

"Hay que tomar las medidas necesarias, aunque éstas no resulten simpáticas". Así se justificó el gobierno municipal ante los contribuyentes por el nuevo aumento de tasas, que Arrieta decretó en silencio y mantuvo en el más estrecho hermetismo, hasta que fue publicado por La información on line.

Y es que la reacción de la gente no se hizo esperar. Al aumento del módulo de un 8,5 por ciento dispuesto por el intendente, hay que sumar el impuestazo en la tasa de Servicios Generales que se concretó en enero, después de haber sido aprobado por la mayoría oficialista del Concejo, y una composición de Mayores Contribuyentes afín al gobierno.

Como ya se explicó, el 16 de diciembre Arrieta firmó del decreto aumentando el módulo a partir de enero. Lo hizo dos días antes de la renovación legislativa, temeroso de una jugada de la oposición que le quitara esa facultad. Esa jugada nunca se hizo, y el aumento permaneció en secreto hasta que este medio lo dio a conocer.

Ahora, por medio de un volante distribuido puerta a puerta, el Ejecutivo defendió el nuevo impuestazo.

"Resultaría de una irresponsabilidad manifiesta no actualizar las tasas municipales, porque obsoletas o desactualizados se vuelven inútiles (…) los elementos tributarios que no se ajustan pierden su efectividad", manifestó el gobierno.

Se trata de argumentos de tipo ortodoxo, contra los que opinan que para aumentar la recaudación los gobiernos deben bajar los impuestos. Arrieta usa ahora los mismos planteos con que Rivarola clamaba por un aumento que el Concejo de entonces (integrado por Arrieta y Marisa Fassi) nunca que concedió, acusándolo de "incontinente fiscal".

Desde que asumió Arrieta, las tasas (mediante incrementos en el valor del módulo, reformas tributarias y creación de adicionales) aumentaron –según el caso- entre un 50 y un 200 por ciento.

Un incremento que no tuvieron la mayoría de los salarios.

Comentá la nota