Jaque volvió a Santa Rosa con plata y obras

Jaque volvió a Santa Rosa con plata y obras
Pasaron más de seis meses desde la última visita del mandatario. Anticipará a la comuna 1,6 millón de pesos de la coparticipación.
Después de seis meses de ausencia (ver aparte), ayer Celso Jaque volvió a poner un pie en Santa Rosa. El Gobernador había dicho que no iría hasta que la destitución de Sergio Salgado se definiera judicialmente, y ahora que éste fue restituido al frente de la intendencia, el mandatario provincial visitó el departamento acompañado por la mayoría de los miembros de su gabinete.

Llegó con dinero fresco de la coparticipación, plata que sirve para pagar sueldos, parte de los servicios y dar algo de alivio a la difícil situación financiera que vive la comuna.

Más de una docena de autos oficiales viajaron en la mañana de ayer desde Mendoza hasta Santa Rosa llevando a Jaque, sus ministros, además de algunos directores y asesores. Así, una treintena de funcionarios se reunió con el intendente Salgado, su gabinete y los tres ediles oficialistas, para debatir la realidad del departamento.

"La situación financiera de Santa Rosa es complicada", dijo el Gobernador, sin vueltas, durante una pausa de la reunión que funcionarios de la Provincia y del municipio mantuvieron en un salón de la coqueta bodega Fantelli. "Desde el Gobierno vamos a acompañar para que no se resienta la prestación de los servicios y para que se avance en un plan de pago a los proveedores".

Con estas palabras, Celso Jaque puso fin al ahogo financiero en el que estuvo sumida la comuna durante los cuatro meses que duró la destitución de Salgado, tiempo durante el cual estuvo a cargo del concejal José López (PJ), quien terminó haciendo surcos en algunos pasillos de Casa de Gobierno buscando, sin éxito, solución para los problemas de dinero que sufrió su gestión.

Con la vuelta de Salgado al municipio, comenzaron a soplar nuevos aires para Santa Rosa y apenas 24 horas después de la reasunción del depuesto intendente, fueron depositados el viernes los $ 540.000 necesarios para pagar los demorados sueldos, además de servicios como el teléfono.

Por otro lado, la comuna firmó un convenio con la Provincia para recibir $ 1,5 millón del Fondo de Ayuda Municipal, que será destinado a obras y servicios; Jaque anunció que "a Santa Rosa se le dará un adelanto de coparticipación ($ 1,6 millón) y sólo queda determinar en cuántas cuotas se hará".

Todo parece indicar que ese dinero llegará en tres o cuatro cuotas y que la primera será depositada la semana próxima. Así, podría empezar a revertirse parte del rojo financiero del Municipio que, algunos aseguran, sigue clavado en los cinco millones de pesos.

Salgado se mostró satisfecho por los resultados de la reunión entre gabinetes y dijo, en un acto que compartió con Jaque en la escuela primaria Juan Pascual Pringles a donde fueron a llevar ventiladores para 16 establecimientos escolares, que los santarrosinos "pronto verán la concreción de obras muy esperadas" (ver aparte).

Además de los funcionarios salgadistas, participaron de la reunión los tres ediles oficialistas, que hasta hace poco estaban enfrentados al intendente. Sin embargo, ninguno de los ediles de la oposición se dejó ver por la bodega, lo que marcó una vez más el quiebre no resuelto entre el intendente y la oposición.

"No fuimos porque nadie nos invitó. Supongo que el Gobernador y el intendente habrán querido evitar cualquier situación incómoda y es por eso que nos dejaron afuera. Es una lástima que no se nos haga partícipes del debate de los problemas de Santa Rosa", opinó el flamante presidente del Concejo Deliberante, Walter Fredes (UCR), quien asumió el cargo el martes, luego de la renuncia "por razones personales" de José López.

Consultado al respecto, Jaque dijo que "la reunión está abierta a todos los concejales" y que "todo el que quiera trabajar por Santa Rosa", tiene que estar presente. "No he mandado invitaciones particulares; simplemente vine a trabajar con las autoridades y creo que, más allá de las quejas, hoy la gente quiere ver acciones. Acá nadie tiene que sentirse molesto, pero evidentemente hay muchos a los que les gusta más quejarse que trabajar", dijo el mandatario.

Comentá la nota