Jaque en Tunuyán: Un manual para aprender a perder la elegancia

La visita del gobernador al departamento del radical Giner cambió drásticamente su cometido gracias a dos hechos: la noticia del adelantamiento de las elecciones y la presencia de "las aplaudidoras de Fadel", quienes terminaron transformando una visita de trabajo, en una de campaña política. Giner, ante la evidencia, reunió un grupo para que no le pintaran la cara en su propia tierra. Y todos cantaron el Himno.
El gobernador, Celso Jaque visitó ayer Tunuyán con la intención de mantener una agenda de trabajo, visitar un par de obras menores e inaugurar una obra de gas para 400 familias en Colonia Las Rosas, que supone una inversión de más de un millón de pesos. Hasta aquí todo bien. Este era el paisaje de la situación:

Sin embargo, cuando la política metió las narices, lo bueno se tornó vergonzante.

Estas visitas de Jaque y su gabinete a los departamento se habían vuelto normales y, hay que decirlo, muy “institucionales” y apegadas al trabajo, pues el hombre es, por cierto, tesonero. Si bien las reuniones carecían de mirada estructural de la realidad mendocina, el gobernador y su gente ofrecían cosas que la gente de los departamentos estaba necesitando: elementos para un comedor, una obra de gas o de agua, cargos de enfermeros o maestros, un viaje de estudio de escolares y algún llamadito en vivo y en directo a la Nación para acelerar cuestiones.

Mirá esta foto, para darte una idea de la tarea que el gobernador encara, cuando visita los departamentos:

El gobernador en persona toma nota de las necesidades de una maestra rural.

Sin embargo, ayer, de la mano en especial de la legisladora nacional Patricia Fadel, las muchachas y muchachos terminaron mostrando la hilacha en Tunuyán. Y de qué modo...

Finalmente, la inauguración de la obra de gas terminó transformada en un circo impropio, donde se mezclaron las aplaudidoras de Fadel dispuestas a ovacionar a quien fuera que, de parte del Ejecutivo, le pusieran delante, un grupo similar de apoyo a Giner y, ahí, al lado nomás de las pancartas del Yang y el Ying, niños abanderados de escuelas, con guardapolvos y peinados impecables, portando la Enseña Nacional, junto a carteles que decían “Gracias Jaque y Patricia” o “Gracias Giner”.

Mirá estas fotos, sìntesis de la situación:

[Cartel Giner P]

[Aplaudidoras Fadel Jaque P]

Bajo este marco y posados sobre una tarde de oro en medio de la ruta cortada, todos empezaron a cantar el Himno Nacional Argentino y la verdad, a uno le dio vergüenza propia: esto es lo que somos, lo que supimos conseguir.

Así fue, amigos, como un acto protocolar se terminó transformando en un verdadero bochorno con los funcionarios en fila y con cara de yo no fui cantando junto a escolares y la Banda de Policía “O juremos con gloria morir / O juremos con gloria morir / O juremos con gloria morir”.

Acá tenés un video que te muestra el nuevo paisaje de la situación:

Ya antes, durante la reunión de trabajo, una fuerte custodia policial uniformada y de civil y el grupo de aplaudidoras y aplaudidores habían cuidado que nada se saliera de las manos. Incluso, se llegó al punto de que, en la conferencia de prensa, ante la molestia del gobernador por preguntas de este periodista sobre el adelantamiento de las elecciones, una persona que trabaja haciendo prensa para Patricia Fadel interrumpió el diálogo político, haciéndose pasar por periodista, para hacer que Jaque cambiara de tema, cosa que, naturalmente, sucedió.

Esta misma persona, antes de la conferencia, nos había acercado una agenda del día claramente sesgada, que mostraba que todo lo que allí sucedería durante el día, se lo debíamos a Jaque (y a Fadel, claro). Lo mismo puede apreciarse leyendo la nota que Prensa del gobierno elaboró sobre la visita a Tunuyán. Mirá: hacé click acá y comprobalo.

Por ello, es justo decir que ya no se trata de personalizar la situación dada en el Señor Gobernador de la Provincia, pues hay desmanejos que, sin dudas, hasta a él mismo escapan. Luego de la silbatina en el Teatro Griego, se demuestra en Mendoza el cumplimiento de una sentencia: El sueño de la razón produce monstruos.

Dicho de otro modo: el miedo no será zonzo, pero carece por completo de elegancia.

Lo de Colonia Las Rosas fue la culminación de la evidencia: la mostración de la política tal como es. Conocida la noticia del adelantamiento eleccionario, se perdieron las formas y los protagonistas salieron a comerse la cancha, aunque en medio de todo quedara un acto protocolar repleto de niños y una obra relevante para mostrar.

¿Qué debieron haber hecho? Justamente lo contrario: ser discretos, mostrarle a la gente el ejemplo de la labor conjunta, sin banderas políticas. Y nada de eso sucedió. Bueno, sucedió en algunos momentos y sólo para la foto:

[Giner jaque racconto fadel N]

Giner, Racconto, Jaque y la incorregible Patricia Fadel.

En fin: es la política, amigos, y esto recién empieza. Bienvenidos a estos tres meses de locura electoral.

La consigna, para todos, es la misma: “Todo vale en esta guerra. Y voy a hacer lo posible para demostrarte que soy fantástico y que, ahora sí, mis promesas serán cumplidas. Viva la Patria, Mendoza y los niños, que son nuestro futuro”.

O juremos con gloria morir.

Comentá la nota