Jaque ya tiene los votos para poder endeudarse

Jaque ya tiene los votos para poder endeudarse
Necesita 32 sufragios y ya cuenta con 33. Es determinante el apoyo del radicalismo y algunos monobloques.
La interna propia del Frente Cívico, el apoyo del Partido Demócrata y la postura más elástica de algunos diputados independientes le dan al oficialismo el número necesario para salir airoso con la ley de endeudamiento. Con el piso mínimo de 32 votos cubierto, el justicialismo se asegura la media sanción en la Cámara baja. En el Senado todo indica que la situación sería aun más holgada.

A esto se suma que el martes el Gobierno remitirá la nueva ley de coparticipación ampliando la masa primaria que se reparte con los municipios en un 3%.

De esa manera, el miércoles será el gran día ya que ambos proyectos (ley de endeudamiento y coparticipación) tendrán tratamiento legislativo sobre tablas.

El proyecto de endeudamiento, ahora por 420 millones de pesos tras el acuerdo que firmó el Ejecutivo con todos los intendentes del PJ y la mitad de los opositores el viernes pasado, entró en la recta final. "Estamos esperanzados en conseguir el número para aprobar la ley. Mañana (por hoy) vamos a continuar con la ronda de consultas.

El acuerdo firmado con los intendentes no garantiza plenamente el resultado pero sí da un margen importante para que se logre la aprobación", afirmó Carlos Bianchinelli, jefe del bloque peronista.

Hoy, la suma de voluntades es positiva: 33. El PJ cuenta con 16 votos propios; también aparecen como incondicionales los dos legisladores que responde al intendente Omar Félix; 6 del PD, los 7 de la UCR (o "la mayoría" como admiten en el seno del bloque radical) y en principio llegan dos votos más del lado de los monobloques: los de Mirta Díaz y Luis Orbelli.

"Hay una propuesta interesante.Por un lado bajar el monto de la deuda a contraer y por otro el aumento de la coparticipación. Además la Provincia debe salir del caos en que se encuentra", sostuvo Díaz (Fiscal).La diputada que estaría a favor de aprobar la norma, no descarta poner algunas condiciones: "Tienen que cumplir con lo que se prometió, recuperar la obra pública y garantizar que no ocurrirá lo mismo en los dos años que aun les resta gobernar", indicó la legisladora.

Por su parte, Orbelli admitió estar "ansioso" por conocer el convenio sellado entre la Provincia y las comunas antes de tomar una definición. "Se tiene que analizar costos y beneficios", dijo aunque todo indica que el legislador ve con buenos ojos la nueva faceta que adquirió el proyecto. Asímismo pone como reparo la situación salarial de los trabajadores. "El salario de los trabajadores no puede estar en el medio", comentó.

Desde el acuerdo firmado por el Gobierno, los diez intendentes del PJ, dos radicales y dos demócratas el panorama en la Cámara baja fue adquiriendo otro carisma.

Hubo consenso para reducir en 100 millones de pesos el monto original del endeudamiento (se autorizan 420 millones de pesos) y de los 60 millones de pesos que recibirán las comunas, 40 millones serán en calidad de subsidio y los 20 millones restantes en crédito.

Además, el Estado provincial se compromete a liquidar los remanentes del ejercicio 2009 del Fondo de Asistencia Municipal y del Fondo de Infraestructura Municipal antes del 31 de diciembre y se cambia la ley de coparticipación incrementando la masa primaria para 2010 en 185 millones de pesos. Todo esto se tomó como "un avance" en el diálogo Gobierno-oposición. "Al final aprendieron que es bueno trabajar en conjunto", acotó Díaz.

En tanto, el justicialista díscolo Daniel Cassia y el diputado Ricardo Puga (PIM) son algunos de los legisladores que mantienen aún un gran signo de interrogación.

"Que no me cuenten todavía. Hasta no ver el despacho final no pienso decidir mi voto", aseguró Cassia. En igual sentido opinó Puga quien además está molesto por el desprecio que hubo hacia la Legislatura.

"Acá los intendentes no votan nada, los que autorizan el endeudamiento son los diputados. Se ha dado una situación de desprecio por la Legislatura que no comparto. Aun no ha tenido tratamiento formal en la Cámara y esperaré a que llegue para verlo detalladamente", cuestionó Puga de Proyecto Independiente por Mendoza.

Por otra parte, la fractura que se avizora en el Frente Cívico Federal le viene como anillo al dedo al oficialismo. La intención de radicalismo es apoyar el cambio de rumbo que tomó el gobierno y avalar el endeudamiento, mientras que el cobismo mantiene la negativa.

Un radical de peso calificó la actitud de sus pares cobistas como "una guachada". En su visión "están jugando con que nosotros (UCR) votamos a favor, al Gobierno le dan los números para sacar la ley y entonces aparecen como los únicos que se opusieron a una supuesta entrega de la Provincia. Lo que no dicen (los intendentes) es que no van a rechazar el dinero que les corresponde. Es todo un teatro porque después de la normalización del partido el Confe pierde protagonismo", indicó.

Comentá la nota