Jaque sigue su cruzada contra los violadores y sale a ofrecer recompensa

El gobernador Celso Jaque redobló la apuesta luego de la castración química y ahora busca que la identidad de los abusadores se difunda en todos los ámbitos posibles. Fueron publicadas las caras de 8 presos fugados y buscados por violaciones.
Celso Jaque redobla sus esfuerzos en la cruzada contra las violaciones. Tras proponer la castración química para los abusadores reincidentes, ahora avaló la creación de una división de la policía para investigar este tipo de delitos pero también pidió que se reflote una ley para publicar la cara de los violadores en todos los ámbitos posibles.

La jugada de la castración química -y el posterior llamado a un consejo de asesores- le devolvió la iniciativa política, hasta llevarlo a las primeras planas de nivel nacional desatando así una polémica que en el Gobierno tomaron, no obstante, como un triunfo. Por eso, y ante el incremento de los delitos contra la integridad sexual, el gobernador Celso Jaque pidió que se reflote una ley del ahora ex diputado Raúl Ahumada para que la sociedad pueda conocer la identidad personas que han atentado contra la integridad sexual, para difundirla por todos los medios posibles.

"Son muchos los delitos que han crecido, pero el más horrendo es el que tiene que ver con los delitos sexuales", sostuvo en su alocución ante la mirada expectante de miles de uniformados en el acto por el día de la Policía de Mendoza. Por eso, acotó: "Necesitamos poner con urgencia una ley de 2004 para que se pueda ver la cara de los violadores en todas las páginas".

"Por distintas situaciones esta ley no se ha aplicado, por eso hemos pedido a la Suprema Corte de Justicia que nos ayude a que esto se pueda terminar de reglamentar", indicó Jaque,

Atento a esta urgencia, el Gobierno no esperó y ni bien concluyó el acto, el ministro de Seguridad Carlos Ciurca puso en práctica el pedido del mandatario.

Ante los periodistas, no sólo anunció la creación de una división especial que se dedicará a investigar los casos de violación, sino que también exhibió la identidad de ocho delincuentes buscados por la ley y que cuentan con antecedentes de abuso sexual.

Se trata de presos con condena que se han fugado entre el 2006 y 2008 del sistema penitenciario mendocino. Por cada uno de ellos, el Ejecutivo ofrece 10 mil pesos de recompensa para dar con el paradero de ellos.

La iniciativa no es nueva y ya marca un sello en la gestión de Ciurca al frente del área más "caliente" de todo el Gobierno, pero que ha rendido sus frutos en algunas circunstancias. Cada vez que ha ocurrido un homicidio que ha conmocionado a la sociedad, el Gobierno ha implementado el recurso de la recompensa no sólo para lograr algún dato fehaciente de los autores materiales, sino también para aplacar el humor enervado de la gente.

"No se puede prevenir"

Silvana Troncoso lleva 18 años en la fuerza y ha sido la designada por el ministro Ciurca para estar al frente de esta nueva división que investigara específicamente los delitos contra la integridad sexual.

"Como dijo el ministro, el objetivo es dar respuestas a la sociedad", explicó Troncoso, parafraseando a Ciurca que, momentos antes, había manifestado que había una demanda social para crear esta nueva rama de la policía provincial, que actuará en toda la provincia pero que en principio está formada por un equipo -cuyas identidades son reservadas- de seis uniformados bajo el área de Investigaciones.

Ciurca se inclinó por Troncoso debido a los estudios profesionales de la oficial, pero también por la experiencia en el campo. "Es indistinto que sea mujer", reconoció Troncoso, aunque el ministro también aclaró que muchas veces las víctimas se sienten más contenidas o con mayor confianza ante una mujer en el complicado abordaje asistencial después del traumático hecho.

Y, sin embargo, a pesar de su compromiso, Troncoso reconoció que los delitos contra la integridad sexual "no se pueden prevenir. Es un tema delicado, porque se trata de instancias privadas", afirmó.

"Por el momento estamos trabajando en el protocolo de asistencia, pero no puedo dar demasiadas respuestas sobre eso por el momento", deslizó la oficial. Efectivamente, este ha sido uno de los aspectos más complicados, cuando no polémicos, por la asistencia a las víctimas en los hospitales, luego del acto violento del que han sido sujetos.

De hecho, el propio Carlos Ciurca admitió esta situación.

"Hay una revictimización, no tengo ninguna duda, la mujer mal atendida es doblemente víctima, del delito padecido pero también de un sistema que tiene que tener un tratamiento especial y particular", reconoció el ministro, y explicó que evitarán que las víctimas tengan que declarar en espacios compartidos con otras personas que, a su vez, llegan a la comisaría o a la oficina fiscal a denunciar otro tipo de delitos.

Comentá la nota