Jaque a Sanz: "Los que se suben al ring, tienen que ser de la misma categoría".

El gobernador Celso Jaque sigue guapeando verbalmente a los candidatos de la oposición. Negó que vaya a debatir con el senador nacional Ernesto Sanz porque "no soy candidato". Y se mostró en un acto en Guaymallén con el ex campeón de boxeo, Rodrigo "La Hiena" Barrios.
Aunque no es candidato, el gobernador Celso Jaque juega su propia campaña. Sigue inaugurando obras, acompañado de los que sí son candidatos -aunque éstas no sean en sus municipios- y hasta se saca fotos con ídolos populares, como el ex campeón de boxeo Rodrigo "La Hiena" Barrios, de paso por Mendoza. En ese tren, siguió con la gimnasia de frases hacia la oposición, como si verdaderamente fuera el político que la gente tendría que votar el próximo 28 de junio.

Jaque estuvo en Guaymallén para inaugurar las luminarias en el Acceso Sur y el acto sirvió para se luciera con algunas frases en la contienda verbal que mantiene con los candidatos de la oposición. Y al rival que escogió fue al candidato a senador nacional por el Frente Cívico Federal, Ernesto Sanz.

La pica con el sanrafaelino ya lleva su tercer round, luego de que el propio malargüino le invitara a debatir sobre las gestiones. Ávido de cartel en tiempos electorales, Sanz no se quedó atrás y aceptó el convite:

"Que ponga hora, fecha y lugar, que ahí voy a estar", manifestó, encendido, Sanz e indicó que debatiría con el gobernador no sólo la gestión en las intendencias que ocuparon en Malargüe y San Rafael, sino también el desempeño en el Congreso de la Nación.

En este tercer round, el cross de izquierda directo a la mandíbula lo dio el mandatario provincial.

"Yo no entiendo demasiado de boxeo, pero lo que puedo entender es que los que suben al ring son de la misma categoría", remató Jaque, para después deslizar: "Yo no soy candidato".

De esta manera, Jaque rechazó que vaya a debatir con el senador nacional por la UCR, pero de una manera elegante y hasta pícara en la definición. En ese tenor, pareció contagiado por la presencia del pugilista "La Hiena" Barrios, que apareció de imprevisto en la inauguración de las luminarias.

"Mirá a quien te voy a mandar si no me das lo que te pido", dijo en su habitual tono jocoso el intendente Alejandro Abraham dirigéndose al gobernador, mientras abrazaba a Barrios -que está entrenando en el gimnasio de Pablo Chacón y se quedará hasta la primera semana de junio en Mendoza, preparándose para un combate el 11 de junio, sin rival confirmado-.

En un segundo plano, había quedado la presencia del intendente de Maipú y candidato a senador nacional por el PJ, Adolfo Bermejo. Jaque y Bermejo habían confluido en el acto de Guaymallén, ambos posaron en el momento de encender las luminarias -aunque la obra en cuestión no esté en Maipú- y terminarán su día en un acto político en la Sociedad Libanesa de Luján.

Este último detalle, precisamente, marca el hecho de que el PJ ya acepta la participación de Jaque en la campaña electoral, a pesar de las especulaciones iniciales sobre la imagen negativa del mandatario que podría afectar la performance de los principales candidatos peronistas. Lo cual está siendo aprovechado a full por el gobernador, cuando hasta no hace mucho el resto del partido parecía sacarle el banquito ni bien sonaba la campana.

Justicia y Legislatura: el round que parece perdido

A pesar de este ejercició pugilístico, el gobernador sí evitó desgastarse en otras dos polémicas.

Por un lado, Jaque prefirió no explayarse sobre la Legislatura ya que tampoco los legisladores tratarán la enmienda del artículo 221 -que el Ejecutivo pretendía votar en las próximas elecciones- para iniciar el proceso de modernización de la Constitución provincial.

De acuerdo con los tiempos administrativos, la Justicia Electoral cerrará mañana la posibilidad de que esta reforma al artículo 221 -que se cambie la palabra "electores" por "votantes"- finalmente sea votada el 28 de junio.

"Eso está en la Legislatura, y si hubiera la voluntad de querer votar, todavía queda algo de tiempo", señaló Jaque, con una tenue esperanza que definió con una frase: "Siempre puede más el que quiere que el que puede".

Y, por el otro, tampoco quiso entrar en polémica con los jueces de la Suprema Corte de Justicia, que se negaron a tratar la reforma judicial sino hasta después de los comicios legislativos.

"Ese proyecto también está en la Legislatura, que es la que marca los tiempos", definió el mandatario.

De esta manera, las intenciones del Ejecutivo respecto a dos proyectos de relevancia quedarían postergados hasta que pase el vendaval electoral.

Comentá la nota