Jaque salió a defender el Acuerdo de Seguridad, pero surgen más críticos

La oposición y otros empresarios coinciden en que no ha dado resultados. "No es la realidad", dijo el Gobernador.
El pacto social por la seguridad contó con la aprobación generalizada de políticos, organizaciones civiles y empresariales que hacían hincapié en la importancia de abrir el juego para combatir la inseguridad.

Sin embargo, la primera crítica que recibió el Gobierno por esta acción -y que provino de un sector de peso como son las cámaras empresarias, en especial el Consejo Empresario Mendocino- sirvió para que otros sectores coincidieran con la idea ya que creen que las posibles acciones se quedaron en la firma del acuerdo.

Pero relativizando esas opiniones, ayer Celso Jaque salió a defender la iniciativa. "No me molesta porque no es la realidad y además entiendo que muchas veces quienes opinan lo hacen desde algún interés que no necesariamente es el de los ciudadanos.

De hecho no me sorprende porque muchos de ellos en otras oportunidades han tenido puntos de vista distintos con la actual gestión, fundamentalmente a partir de que no han podido lograr y que quizás en otras etapas lograron que el Ejecutivo hiciera lo que ellos decían y no lo que los ciudadanos querían", aseguró ayer el Gobernador durante un acto oficial.

La crítica empresaria que molestó al mandatario apunta a que más allá de ciertas acciones concretas por parte del Ministerio de Seguridad que algunos rescatan, las acciones conjuntas no proliferaron como se pretendió al principio ya que, sin animarse a criticar directamente, varios referentes sociales son incapaces de enumerar las actividades realizadas después de la firma.

En este sentido, el ministro de Seguridad, Carlos Ciurca, opinó que es preciso atender a los sectores que expresaron la queja y dijo tomar como "un aporte" las críticas de los empresarios. Aclaró, no obstante, que los empresarios habían trabajado con el Ministerio de Gobierno, no con el suyo, y se despegó de las críticas al recordar que todos los poderes están implicados en el pacto social.

En tanto, el ministro de Gobierno, Mario Adaro, afirmó a radio Mitre que la inseguridad es una "percepción de la gente" que creció por algunos hechos resonantes. No obstante, Ciurca admitió que dicha sensación surge a partir de una base de hechos que "nos preocupa".

En este sentido, Jaque aseguró que "éste es un problema que tenemos los mendocinos y vamos a trabajar para que Mendoza sea una provincia segura".

Algunos empresarios de la zona industrial de Mendoza -recientemente golpeados por el atraco a la concesionaria Yacopini- coincidieron ayer en que las ideas implementadas no rindieron los frutos esperados. Los más enojados se quejaron por el esfuerzo que el Estado pide a los empresarios sin realizar su contraparte.

Sin querer dar sus nombres, los propietarios de las firmas dieron a entender que a pesar de la colaboración que hicieron para construir un nuevo destacamento en la zona, es común que no haya efectivos ni allí ni en las cercanías.

En tanto, desde la Asociación de Hoteleros, Alberto Romero expresó que ellos están conformes con el accionar del Ministerio de Seguridad. A pesar de que los turistas fueron noticia en los últimos días por sufrir atracos y hechos de violencia, el representante de los hoteleros calificó como efectivas las acciones destinadas a bajar los robos de carteristas en la zona céntrica. "Dentro del pacto, nosotros hemos decidido premiar al policía que se destaque para que sepan que la sociedad los respalda", argumentó.

Alejandro Gil, presidente de la Asociación de Víctimas del Delito, expresó que recién el lunes van a realizar una evaluación tanto de los últimos sucesos policiales como de los resultados del pacto. En su momento, el viudo de Laura Abonasar había apoyado el acuerdo pero pedía que no se convirtiera en una acción meramente política.

Críticas de la oposición

Los legisladores opositores coinciden en que la Casa de las Leyes cumplió con su parte al aprobar todas las normas requeridas por el Ejecutivo. "No va a haber pacto que funcione si no hay gestión de gobierno, por lo que el acuerdo terminó siendo una expresión de buenos deseos", comentó el senador Aníbal Rodríguez, de ConFe.

Alejandra Naman, en tanto, confirmó que -además de las citas a la Comisión Bicameral de Seguridad- nadie ha pedido una nueva reunión por este tema. Lo más preocupante, para la senadora del ARI, es que muchas de las leyes que se aprobaron para paliar el problema terminarán dependiendo de la mayor recaudación de este año.

Es el caso de la creación de los juzgados de Faltas, que se harán sólo si los números fiscales crecen en un contexto de crisis.

"En aquel momento dije que esperaba que no nos hubieran llamado sólo para la foto y ahora vemos que fue así. Es otra frustración para los mendocinos que se hizo sólo para enfrentar una crisis de seguridad en aquel momento", sentenció Omar De Marchi, presidente del Partido Demócrata. En este sentido, Leopoldo Cairone (UCR) expresó que no existen políticas de gestión para afrontar la prevención y que la Legislatura cumplió con lo que se le pidió.

Ahora, el Ejecutivo volverá a apostar por el acuerdo e intentará reforzar las reuniones con los distintos sectores. Después de las vacaciones y ante los últimos homicidios resonantes, el pacto se convierte en una promesa a sostener.

Comentá la nota