Jaque se relanzó con 11 reuniones en la Rosada.

El Gobernador se mostró hiperactivo y en un día se entrevistó con casi todos los ministros nacionales. Busca el mayor apoyo posible del Gobierno federal para este semestre. Viajó con sus nuevos funcionarios y hasta dialogó brevemente con Cristina.
Sólo dos horas después de haberse reunido el martes al mediodía con ocho de los diez intendentes justicialistas (que solicitaron asistencia financiera para el segundo semestre), el gobernador Celso Jaque viajó a Buenos Aires para encontrarse con el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y rematar con una reunión con la presidenta Cristina Fernández en la Casa Rosada.

Ayer el mandatario mendocino recorrió casi todos los ministerios nacionales para coordinar una agenda para el segundo semestre y la necesidad de todo tipo de ayudas para la provincia.

Algunos cónclaves fueron más bien breves y sirvieron más que nada para que los nuevos ministros de Cristina y de Jaque se conocieran personalmente. Pero también hubo definiciones y se firmaron algunos convenios de cooperación.

El primer encuentro de ayer fue entre Jaque, su ministro de Salud Aldo Sergio Saracco y el nuevo titular de la cartera sanitaria, el tucumano Juan Manzur (hablaron del abordaje de la crisis por la gripe A y del déficit hospitalario que tiene la provincia).

Después el Gobernador y Carlos López Puelles -designado en comisión para comandar la Dirección General de Escuelas- se reunieron con el ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco, quien los recibió junto al mendocino Armando De Cara, actualmente al frente del Consejo Federal de Educación. Ambos le dieron su aval al novato López Puelles para que tome las riendas de la DGE.

Por la tarde, tras tener una charla con el jefe de Gabinete de Ministros, Aníbal Fernández, Jaque y el nuevo ministro de Producción de Mendoza, Raúl Mercau, tuvieron tres reuniones al hilo: con la ministra de Producción nacional, Débora Giorgi, con el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi y con el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray (ver aparte).

Luego, Jaque se fue con su ministro de Seguridad, Carlos Ciurca, a visitar al flamante ministro nacional de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Julio Alak, quien remplazó a Aníbal Fernández en esa cartera la semana pasada. Los temas fueron los 50 millones de pesos del Programa de Seguridad Ciudadana y la proyectada cárcel para presos federales que se hará en Campo Cacheuta (ver aparte).

Posteriormente, el Gobernador volvió a encontrarse con Mercau para tener el encuentro más esperado de todos: con el ministro de Economía, Amado Boudou, en el que hablaron de la delicada situación financiera de Mendoza.

Por último, el mandatario se entrevistó a solas con el superministro de Planificación Federal, Julio De Vido y con el nuevo secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi.

El raid de reuniones con los principales funcionarios nacionales sorprendió incluso a algunas fuentes del Gobierno provincial pero no al entorno más cercano de Jaque, quien concertó reuniones con 14 funcionarios nacionales de primera y segunda línea.

"Acción, acción y más acción", es lo que intenta demostrar Jaque luego del porrazo electoral en lo que él mismo llama una segunda etapa de su gestión. Ayer, minutos antes de abordar el avión que lo trajo a Mendoza, Jaque habló con Los Andes.

"No he almorzado", dijo para graficar la intensidad de la jornada. "En todas las reuniones pudimos avanzar sobre muchas cosas, aunque es cierto que también mis funcionarios y los nuevos ministros nacionales pudieron establecer un primer contacto", explicó.

Jaque admitió el pedido de asistencia financiera al titular de Economía pero no precisó qué caminos se estudiarán para poder concretarla (ver aparte).

"Tengo la responsabilidad de seguir gobernando Mendoza y trato de aprovechar el tiempo al máximo", agregó para justificar la decena de reuniones en un día que mantuvo con los principales nombres del gabinete nacional.

Sobre el breve encuentro que mantuvo en la noche del martes con la Presidenta, Jaque dijo que la felicitó por el llamado al diálogo político y con los sectores productivos. "Es de esperarse que surjan soluciones e ideas para aprovechar las oportunidades comerciales que empieza a tener de nuevo el país", expresó el mendocino.

Comentá la nota