Jaque ya se puso al frente de la campaña electoral del PJ

La carrera electoral comenzó y ayer el gobernador Celso Jaque decidió apretar el acelerador en la búsqueda de un triunfo en octubre y volvió a poner la obra pública como estandarte.
Por eso se mostró en doble turno: por la mañana encabezó una reunión de Gabinete ampliada y por la tarde visitó Guaymallén, el departamento más poblado. Hoy continuará la gira por Junín y Rivadavia, dos comunas cobistas.

Durante todo el día de ayer Jaque lució acompañado por casi todos sus ministros e hizo anuncios sobre todas las áreas de Gobierno. Locuaz como pocas veces, aprovechó para repasar los logros de su gestión, siempre centrado en la obra pública.

Horas antes, en la reunión de Gabinete (ver aparte) acordó con las principales espadas del oficialismo en la Legislatura impulsar, la semana que viene, la aprobación del polémico proyecto para flexibilizar las licitaciones. La iniciativa del Ejecutivo apunta a que el Estado provincial y los municipios puedan hacer infraestructura sin llamar a licitación pública.

Los diputados de la oposición ya rechazaron este proyecto que establecía el permiso para hacer contrataciones directas en obras por hasta $ 7 millones, por eso el PJ negocia con el resto de los bloques los montos y los plazos para lograr la aprobación de este proyecto.

"Como debemos preservar el empleo, la obra pública es muy importante. Espero que pronto los legisladores puedan aprobar la norma que necesitamos para generar más trabajo", dijo el Gobernador.

En Gabinete también pidió que el Senado diera sanción hoy al acta acuerdo por la que se prorrogó el 82% móvil para los jubilados; que mañana también Diputados aprobara la iniciativa que prevé una especie de promoción interna y para marzo, aclaró que pretende la sanción de la ley de Uso del Suelo y el nuevo Código de Faltas.

Después del cónclave con sus ministros y legisladores, Jaque visitó el Hospital Central. Cerca de las 19, dio largada a la gira por los departamentos y visitó el municipio más populoso, acompañado de medio gabinete. Fueron a Guaymallén el ministro de Gobierno, Mario Adaro; el de Infraestructura, Francisco Paco Pérez; la directora general de Escuelas, Iris Lima; y el ministro de Salud, Sergio Saracco.

Durante más de cuatro horas, Jaque y sus ministros conversaron con el intendente Alejandro Abraham y sus funcionarios. El jefe comunal juega políticamente con el intendente de San Rafael, Omar Félix y ambos desafiaron a fin de año al oficialismo con ir a internas dentro del PJ para definir los candidatos.

Igual ninguna rispidez se percibió ayer. Jaque aprovechó para planificar con el intendente un ambicioso plan de obras públicas, que incluye mucha infraestructura, pero pequeña, como la pavimentación de varias rutas y alumbrado público para muchas calles.

Para agilizar la inauguración de esas obras, el Gobierno requiere la ley que le permite hacer "licitaciones abreviadas", como llama el oficialismo al proyecto.

En un principio estaba previsto que Jaque recorriera ayer centros de salud de Guaymallén y las rutas 20, 24 y 27 que quiere repavimentar, pero el plan fue cancelado. Es que entre sus últimas apariciones públicas está la visita al Festival de la Tonada, donde recibió silbidos.

Sobre ese asunto, el Gobernador dijo a radio Nihuil que: "Parece que se quisiera instalar que en toda la provincia hay gente que no quiere al Gobernador y esto no es así. Lo que yo siento de la gente es cariño, permanentemente nos están diciendo que no aflojemos", reflexionó.

La agenda de hoy continuará ajetreada. Recorrerá Junín y Rivadavia, dos comunas administradas por intendentes cobistas, pero con quienes tiene buen vínculo.

Comentá la nota