Jaque prometió cuadruplicar Libertadores en diez meses

La confirmación de que el control integrado de cargas del complejo de Uspallata, que se puso en marcha el 26 de agosto, seguirá en operaciones con mejoras de infraestructura y de comunicaciones, fue uno de las principales compromisos que el gobernador Jaque y el ministro Francisco Pérez asumieron al firmar el acta de la XXIII Reunión Bilateral de Transporte entre Argentina y Chile ayer, en Santiago.
El nuevo convenio dejó asentada la voluntad conjunta de que se mantenga el desdoblamiento de los controles aduaneros, con lo que el correspondiente al tránsito de viajeros seguirá en el Complejo Libertadores. Sin embargo, aún falta que lo formalicen las Cancillerías de ambos países y los respectivos gobiernos.

Aun así, como si fuera un hecho, a los planteos de mejoras de la delegación chilena, Jaque respondió con la confirmación de que en 10 meses el complejo, que fue financiado hace un par de años por la AFIP, cuadruplicará su superficie tras adjudicarse la obra a la constructora Danilo de Pellegrini.

Antes (se prevé que desde el 1 de noviembre) el complejo será equipado con una conexión de internet banda ancha (2Mbps) e IP pública fija y se estudiará una solución definitiva al tema del alojamiento de transportistas.

Ambas partes coincidieron en que el control integrado de cargas sea permanente, pese a que en un encuentro realizado el 6 de agosto en Buenos Aires funcionarios trasandinos se habían mostrado reticentes.

Las autoridades chilenas resaltaron el valor de los cambios que significaron separar las aduanas, aunque pretenden que se profundicen. Para la Unidad de Pasos Fronterizos de Chile "el control unificado de cargas en territorio argentino, ha permitido descongestionar el de buses y vehículos particulares en Libertadores, que puede agilizarse aún más con el plan de contingencia durante el período de vacaciones y fines de semana largo".

Y, respecto al control fitozoosanitario que habitualmente ejecuta el SAG (Servicio Agrícola-Ganadero, el órgano trasandino que se equipara al Senasa argentino), se defendió su traslado a "otro punto distinto".

La delegación argentina, acompañada por el embajador Ginés González García, puso a disposición "la infraestructura necesaria" para que el SAG se instale en Uspallata.

El sector privado en Mendoza recibió conforme el acuerdo. Para Carlos Messina, presidente de Aprocam (Asociación de Propietarios de Camiones de Mendoza), "el de la aduana integrada es un tema que necesitamos cerrar definitivamente. Los tiempos mejoraron mucho: pasamos de un tránsito diario de 400 camiones a casi 900, que en época de cortes es muy importante. Y con una superficie mayor lo será todavía más".

En tanto y pese a que había trascendido como un tópico a tratar, el uso de tarjetas magnéticas apenas alcanzó a ser mencionado. La propuesta tendiente a la implementación de una tarjeta magnética fronteriza con código de barras, para que el control sea más eficiente, quedó pendiente para un próximo encuentro.

Como también la iluminación de la zona de control en el Complejo Libertadores; la necesidad de "solucionar" el doble peaje para entrar a Chile; y el control del tiempo de ingreso de los camiones al vecino país.

Comentá la nota