Jaque planea cómo salir del laberinto

Las ho­ras ac­tua­les del go­ber­na­dor es­tán más de­di­ca­das a la reco­pi­la­ción de da­tos y a la me­di­ta­ción que a la to­ma abrup­ta de de­ci­sio­nes.
"Va a ha­ber cam­bios". Es lo úni­co que pro­me­te, hoy por hoy, el go­ber­na­dor Cel­so Ja­que.

No quie­re dar pla­zos. No quie­re anun­ciar nom­bres (de en­tra­da o de sa­li­da). No pre­ten­de acla­rar so­bre la even­tual mo­di­fi­ca­ción de car­te­ras.

Só­lo sal­mo­dia, sin va­ria­cio­nes, "va a ha­ber cam­bios". Pa­ra que no lo car­go­seen.

Ese che­que abier­to ha­cia el in­cier­to fu­tu­ro pue­de in­cluir a su cu­ña­do Ri­car­do Lan­de­te, el se­gun­do de Sa­rac­co en el Mi­nis­te­rio de Sa­lud y ver­da­de­ra pie­dra en el za­pa­to. Pe­ro tam­bién pue­de no in­cluir­lo.

Así con to­dos los de­más.

Es el es­ti­lo Ja­que. Ya na­die pre­ten­de que lo cam­bie.

"Aquí no es im­por­tan­te un mo­vi­mien­to más o me­nos en el ga­bi­ne­te. Se tra­ta de cues­tio­nes más pro­fun­das", ra­zo­na.

Las ho­ras ac­tua­les del go­ber­na­dor es­tán más de­di­ca­das a la re­co­pi­la­ción de da­tos y a la me­di­ta­ción que a la to­ma abrup­ta de de­ci­sio­nes.

Se ha­lla en me­dio de un in­trin­ca­do la­be­rin­to.

Y bus­ca no equi­vo­car­se nue­va­men­te a la ho­ra de sa­lir.

Bus­ca, so­bre to­do, irrum­pir, sor­pren­der, con al­gu­na ini­cia­ti­va con­cre­ta que, de ver­dad, y no só­lo en los pa­pe­les, pue­da re­vi­vir su go­bier­no y, con ello, re­ver­tir el hu­mor so­cial.

Por aho­ra es­tá tra­tan­do de en­ten­der por qué lo mal­tra­tan tan­to.

Se sien­te ata­ca­do in­jus­ta­men­te por la pren­sa por­que, se­gún di­ce, nun­ca se ju­gó ex­plí­ci­ta y es­ten­tó­rea­men­te a fa­vor de la ley de me­dios.

Cree, no sin cier­ta in­ge­nui­dad, que, al me­nos en Men­do­za, pue­de co­rrer­se de la pri­me­ra lí­nea de fue­go y pa­sar de­sa­per­ci­bi­do.

Sin em­bar­go, no le es­ca­pa que ese no es el co­ra­zón del pro­ble­ma.

Su prin­ci­pal deu­da es re­con­ci­liar­se con la ciu­da­da­nía, re­co­brar au­to­ri­dad y en­con­trar­le una ra­zón de ser a los dos años que le que­dan de man­da­to.

Re­co­brar al­go de paz.

Es que hoy lu­ce co­mo ago­ta­do por la re­frie­ga. Ma­gu­lla­do.

An­tes de to­mar de­ci­sio­nes de fon­do, con­clui­rá la ron­da de con­sul­tas con dis­tin­tos re­fe­ren­tes so­cia­les que lle­va a ca­bo en es­tos días. Ayer dia­lo­gó con tres co­mu­ni­ca­do­res, en­tre ellos, el arri­ba fir­man­te.

Los pe­rio­dis­tas men­do­ci­nos po­de­mos ser, co­mo pre­ten­de Ale­jan­dro Ca­za­bán, gue­rre­ros con la ca­ra pin­ta­da que só­lo bus­ca­mos cor­tar­les la ca­be­lle­ra.

Pe­ro so­mos ca­pa­ces, al mis­mo tiem­po, de sen­tar­nos a ha­blar, ca­ra a ca­ra, con el go­ber­na­dor y, co­mo di­ría Be­ne­det­ti, "no llo­rar­se las men­ti­ras si­no can­tar­se las ver­da­des".

Da­dos los tiem­pos hi­pó­cri­tas que co­rren, no es una suer­te me­nor.

Comentá la nota