Jaque pidió a la Nación que pague una cuota del bono local

Son $49 millones de pesos del título público "Mendoza 18" que vencen en setiembre. La Provincia espera un auxilio federal de $300 millones para no entrar en déficit.

El gobernador Celso Jaque pretende que la Nación asista financieramente a Mendoza por 300 millones de pesos para poder terminar el año sin déficit y por eso ya le pidió a la administración nacional que pague los 49 millones de pesos de los intereses del "Bono Mendoza 18" (ex Aconcagua) que vencen la primera semana de setiembre.

La información fue confirmada primero por el ministro de Producción, Raúl Mercau, tras un encuentro del Gobernador y algunos ministros con intendentes en Guaymallén, y fue ratificada por la tarde por el titular de Hacienda, Adrián Cerroni, quien adelantó algunas líneas del plan de ajuste que enfrentará la Provincia en el segundo semestre.

Ayer cuatro comunas acordaron con el Gobierno provincial la coordinación de esfuerzos tendiente a alcanzar una salida a la crisis financiera que se prevé en el Estado para el último trimestre del año, a raíz de la caída en la recaudación.

Para ello se evalúa el recorte de gastos de equipamiento y de obra pública aún no financiada, sin que la tijera alcance los sueldos del personal estable, ni afecte la prestación de servicios o paralice la obra pública que ya cuenta con financiamiento nacional o provincial.

Tal es el resultado del encuentro que ayer mantuvieron en la comuna de Guaymallén, el gobernador Celso Jaque, sus ministros de Infraestructura, Francisco Pérez; de Producción, Raúl Mercau y el secretario general de la gobernación, Alejandro Cazabán, con el intendente local, Alejandro Abraham; de Las Heras, Rubén Miranda; de Capital, Víctor Fayad, y un representante del jefe comunal de Lavalle, Roberto Righi.

Tras la reunión, el ministro de Producción señaló que la Provincia solicitó al Gobierno nacional 49 millones de pesos para afrontar el pago del "Bono Mendoza 18" (ex Aconcagua), cuyos intereses vencen el 4 de setiembre.

Agregó que, en principio, la Nación otorgaría el monto solicitado, aunque aclaró que de no hacerlo la Provincia hará frente al pago para evitar que se le cierren las puertas en el ámbito internacional en el caso de necesitar crédito y para demostrar la solvencia ante la posibilidad de inversiones extranjeras.

La negociación de estos 49 millones de pesos estará presente en la reunión que Jaque tendrá con la Presidenta en el marco de las conversaciones que la Jefa de Estado viene teniendo con los distintos gobernadores.

El encuentro con el mandatario mendocino aún no tiene fecha, pero se prevé que podría ser para fines de esta semana o comienzos de la entrante. Si esta propuesta prospera, será la primera vez que la Nación se haga cargo del pago del bono mendocino frente a sus tenedores internacionales.

El antecedente más cercano se produjo durante la gobernación de Roberto Iglesias, cuando -en plena crisis anterior- para poder pagar a los tenedores del Bono Aconcagua, la Provincia decidió endeudarse con Repsol-YPF mediante un adelanto del pago de las regalías.

A diferencia de Argentina, Mendoza nunca dejó de pagar su deuda internacional, jamás entró en default y cuando refinanció su bono Aconcagua lo hizo con quitas de intereses pero no de capital, mientras la Nación recortó tanto capital e intereses a sus bonistas. En ambos casos se estiraron los plazos de pago a los tenedores.

Por ese motivo se estima que otra de las propuestas de Jaque a Cristina Fernández podría estar referida a que la Nación otorgue una "garantía soberana" que permitiría a la Provincia acceder por sí a financiamiento internacional de organismos multilaterales (BID, BIRF).

Poda fiscal y créditos blandos

En tanto, el ministro de Infraestructura ratificó ayer una vez más que "no habrá recortes en la obra pública que cuenta con financiamiento aprobado" con vistas a evitar un congelamiento de la economía en épocas de disminución de la actividad y de caída de los recursos fiscales.

Mientras que el ministro de la Producción, Mercau, dejó traslucir que estudia el posible otorgamiento de créditos blandos para el sector mercantil "por tres nóminas salariales" a fin de que el comercio -tal como ya tiene el sector de turismo- pueda hacer frente a su costo salarial con endeudamiento. "La situación es de moderado pesimismo", describió Mercau al término del encuentro.

Por los intendentes habló el guaymallino Abraham cuyas palabras evidenciaron la existencia del entendimiento entre los intendentes presentes y el Gobernador, para que la Provincia se endeude para atender gastos corrientes (salarios y servicios) o de capital (inversión en obras) que tengan directa incidencia en la marcha de la economía.

Y además se acordó promover la modificación (tanto a nivel nacional como provincial) de la Ley de Responsabilidad Fiscal, para posibilitar el redireccionamiento a gastos corrientes de fondos inicialmente destinados a gastos de capital.

Pero, aún así, se prevén recortes de gastos corrientes en personal contratado (caso de Guaymallén), en compras de equipamiento y en utilización de servicios (en Provincia y municipios).

Ayer, Jaque logró un entendimiento con cuatro intendencias cercanas (tres justicialistas y una radical). La semana pasada había alcanzado acercamientos en el Valle de Uco con tres intendentes de distinto signo. Y para mañana prepara un encuentro con los cinco intendentes del Este provincial, y allí presentará su pedido de esfuerzo fiscal conjunto a dos intendentes peronistas y tres cobistas.

Comentá la nota