Jaque pedirá autorización para un endeudamiento abierto y mixto

Jaque pedirá autorización para un endeudamiento abierto y mixto
Un préstamo, letras de Tesorería y un bono forman parte del combo que enviará a la Legislatura para sumar 520 millones.
La necesidad de esquivar el déficit para cerrar el 2009 en equilibrio, pero también la indefinición sobre la llegada de fondos desde la Nación, llevarán a Celso Jaque a pedir autorización legislativa para un endeudamiento de 520 millones de pesos a través de un mecanismo abierto y mixto. El proyecto de ley que ya está listo en el Ejecutivo y que ayer fue revelado en una ronda de consultas con intendentes justicialistas contempla un préstamo del Banco Nación o la emisión de letras de Tesorería, la opción a un bono y, en última instancia, el pedido de un crédito a otra entidad financiera. Así la posibilidad de endeudamiento sólo deja afuera a las cuasimonedas, alejando definitivamente el fantasma de los Petrom, que tantos dolores de cabeza causaron durante la administración de Roberto Iglesias.

El proyecto de ley, algo indefinido en cuanto al mecanismo de elección aunque tampoco fija si será sólo uno o un mix de propuestas, contempla detalles de los intereses o plazos de devolución, aunque no fija claramente el camino a seguir por parte del oficialismo, tal como le viene reclamando la Legislatura desde hace meses. Esto es un solo mecanismo para llegar al objetivo para el cual se pide ratificación de las cámaras.

El inconveniente que llevó a Jaque a definirse por una propuesta mixta es que el Nación no podía prestar los 520 millones de pesos y para colocar un bono en el mercado de similares características faltó tiempo, con el agravante de que todos los fondos no se le pueden pedir a una entidad privada por las elevadas tasas de interés. Así, el camino llevaba a la cuasimoneda pero algunas de las condiciones financieras no estaban dadas y, por eso, el combo que incluye más de un pedido de fondos es la salida garantizada para conseguir semejante cantidad de dinero antes de fin de año.

Los primeros detalles del escrito que intentó ser secreto hasta tanto no se sancionaran las modificaciones a la Ley de Responsabilidad Fiscal fueron conocidos por cuatro intendentes justicialistas que ayer desfilaron por la Casa de Gobierno. A primera hora, y por pedido de los caciques, Jaque los atendió junto al ministro de Hacienda, Adrián Cerroni. Se trató de los jefes comunales de Maipú (Adolfo Bermejo), San Martín (Jorge Giménez), Lavalle (Roberto Rigui) y Guaymallén (Alejandro Abraham). Todos coincidieron en que necesitan auxilio financiero para poder pagar los sueldos, de lo contrario caerán en cesación de pagos el próximo mes.

Lo que Jaque les ofreció -y que luego será informado ante legisladores de todos los partidos- es el pedido que piensa enviar a la Legislatura en unos días para endeudarse por 520 millones de pesos. De estos, unos 430 irían para desahogar las cuentas de la provincia y el resto para los municipios. Sin demasiados detalles y con la soga en el cuello por la falta de fondos, los intendentes aceptarían apoyar el pedido del gobernador.

Pero este mix es justamente lo que la oposición le viene reclamando y que demora la sanción de leyes importantes como la autorización legislativa para construir unas 7.000 casas con fondos de la Anses. Esta falta de definición no sólo demoró el proyecto, sino que terminó trasnformándolo en una idea diferente al mecanismo original.

Sin embargo, quienes prefieren ver la otra cara o el vaso medio lleno, consideran que le servirá al gobernador para consensuar un acuerdo con menores escollos en el camino legislativo. Esto teniendo en cuenta que sumará más deuda pública a los más de 4 mil millones de pesos que la Provincia ya tiene comprometidos para los próximos años.

Si bien los cuatro caciques que estuvieron ayer en la reunión están de acuerdo, uno de los detalles que más discusión podrá generar entre los jefes comunales de la oposición es el mecanismo de devolución. Es que en el Ejecutivo hablan de dos alternativas, que las comunas y el Gobierno compartan el pago mitad por mitad, y la otra es que el Gobierno pague 70 por ciento y las comunas el 30 restante. Esto sería descontado de la coparticipación en cuotas previamente acordadas en el mecanismo que aún no está fijado.

Sobre los mecanismos de devolución que analiza la Provincia no trascendieron detalles: sólo se sabe que Celso Jaque está ilusionado con que la Nación ofrezca fondos para las provincias más asfixiadas y que puedan ser utilizados para cancelar el compromiso asumido en este endeudamiento.

Pero fuera de la maraña en la cadena de pagos, lo cierto es que por estos días ingresará a la Legislatura el pedido de endeudamiento. Habrá que ver la respuesta de la oposición en un momento en que las cuentas de la Provincia están al borde del colapso y con atrasos importantes hasta en el pago a los proveedores.

Comentá la nota