Jaque llamó a la prensa para recalcar que el problema con Brasil lo excede

Tras las críticas que recibió por la promoción industrial, el gobernador levantó la guardia: dijo que la solución para el conflicto por las licencias de exportación de productos locales depende de las negociones entre Lula y Cristina. Admitió que la medida afecta al 60 por ciento de la mercadería que Mendoza comercia en Brasil.
Tras las críticas que recibió por no defender los intereses de Mendoza al revalidarse la promoción industrial, Celso Jaque buscó hoy despegarse de ese pasado reciente ante el conflicto comercial suscitado con Brasil por la exportación de productos mendocinos. Sin embargo, el Gobierno reconoció que se trata de un problema que, afectando al 60 por ciento de las exportaciones, lo excede.

"Entendemos que la solución va a ser definida, en una gran parte, por el presidente de Brasil -Luiz Inacio Da Silva- y nuestra presidenta -Cristina Fernández de Kirchner-", reconoció Jaque aunque, minutos más tarde, aseguró que se muestra optimista a una resolución a favor de Argentina y, por ende, Mendoza.

"Yo aprendí a ser optimista, porque había una vieja frase que dice que los optimistas viven más que los pesimistas...perdón, los pesimistas no viven", buscó definir.

Pese a su repertorio de refranes, el gobernador sigue tras la búsqueda de la iniciativa política, aunque detrás de los acontecimientos. En este caso, las medidas tomadas por Brasil de suspender las licencias automáticas a una gran variedad de productos argentinos.

"Es problema muy serio, muy grande, pero en este caso no ha habido una previsión", señaló Jaque en conferencia de prensa, escoltado por el ministro de Producción Raúl Mercau y varios empresarios pertenecientes a las cámaras exportadoras que se han visto perjudicadas.

De reuniones con el canciller Jorge Taiana y la ministra Débora Giorgi al embajador de Brasil en Argentina, hasta la directiva para que el asesor de Gobierno, César Mosso Gianini, establezca una acción judicial contra el gobierno de Lula Da Silva -a través del decreto 2656-.

Pero la única solución que Jaque admitió es que Brasil vuelva a otorgar las licencias automáticas lo más pronto posible, puesto que en menos de un mes comienza la cosecha de algunos de los productos cuyo tradicional destino es la primera potencia latinoamericana.

En palabras del ministro Mercau, el Gobierno sostiene que las medidas fueron tomadas de manera unilateral por Brasil, aunque los empresarios que asistieron a la conferencia contradijeron al titular de Producción: admitieron que el problema comenzó a originarse por las mismas restricciones que el gobierno argentino impuso a productos brasileros en junio de este año. Y una contradicción más, que se deslizó como al pasar: mientras Mercau aseguraba que el problema excedía lo político, los empresarios apuntaban a que la solución iba, precisamente, por la vía política.

"Para nosotros, representa más del 60 por ciento de los productos que se exportan a Brasil", aseguró Jaque, aunque el ministro Mercau fue más concerto aún: podría afectar un vólumen de 380 millones de dólares que Mendoza obtiene, en total, por la exportación de productos a Brasil.

Con esta cifra, el mandatario buscó darle un número aproximado a los perjuicios que han resultado de las medidas arancelarias, aunque también indicó que "ya no quedan, en la tarde de hoy, camiones mendocinos en la frontera con Brasil", que estuvieron varados por la suspensión de las licencias.

Comentá la nota