Jaque 08 vs Jaque 09: del protocolo estricto, hasta la realidad simulada

Cada 1 de Mayo en Mendoza permite obtener un retrato del gobernador de turno. Celso Jaque no escapa a esta observación restrospectiva y comparativa. Un ensayo para advertir los cambios que experimenta el mandatario, a medida de la coyuntura que le toca vivir.
Cada 1 de Mayo en Mendoza permite obtener un retrato del gobernador de turno. Celso Jaque no escapa a esta observación restrospectiva y comparativa.

Hace un año el gobernador se mostró calmo pero el contexto que lo rodeó fue muy distinto al de hoy.

Hace un año Celso Jaque llegó a la Legislatura rodeado de su grupo familiar más cercano, su esposa Liliana Landete y las dos hijas del matrimonio. La familia entró en medio de los actos protocolares, junto a la familia del vicegobernador Cristian Racconto.

Aquella escena fue preparada para dar una imagen de "impronta familiar" de la fórmula gubernamental que había asumido cinco meses antes. Hoy el gobernador llegó de la mano de la primera dama, tal vez aventando rumores. Sus hijas no estuvieron. Hay que recordar que Daiana, la mayor, este mes fue madre.

Hace un año Jaque ingresó a la Casa de las Leyes cumpliendo el estricto protocolo sin desviarse de la ceremonia y no dio lugar a ninguna manifestación de apoyo o rechazo a su figura.

Hace un año la batalla con el anterior gobierno de Julio Cobos era dialéctica y eso quedó reflejado en el discurso y en la respuesta inmediata que recibió de Alfredo Cornejo, el ladero principal del actual vicepresidente, en aquel momento.

Hoy el gobernador llegó en medio de una escena preparada, que hace recorder el papelón televisivo de Aníbal Ibarra, con militantes y aplaudidores a los que la policía dejó pasar exprofeso, desde los primeros vallados, hasta las barras de la Legislatura, en un papelón institucional por el que habrá variados pedidos de informe esta semana.

Esta vez la disputa por el pedestal político fue más "física". Y la batalla era contra los gremios estatales y para eso hizo falta tribuna a favor que contrarrestara la amenaza gremial.

Una mirada general a ambas situaciones deja este saldo.

Hace un año Jaque se mostró como padre de familia ejemplar pero sin estructura partidaria que lo apoyara.

Hoy se mostró más sólo, pero con tropa apropiada.

El Celso Jaque de hace un año aún tenía margen para prometer y soñar. Hoy, en su discurso hasta habló de posiciones "fáciles de defender", en un gobierno -valga decirlo- jaqueado por los problemas, no sólo los estructurales, sino también los particulares producidos por la ausencia de gestión.

Y el Jaque versión 09 olvidó al versión 08. En su discurso de apertura de sesiones, temas tan recientes como escasos de profundidad política aparecieron en el discurso. Vayan como ejemplo el dengue, y la gripe A que ahora atemoriza al mundo.

El Jaque 08 tuvo un contundente respaldo de diputados, intendentes y funcionarios ni bien terminó el discurso. La versión 09 no tuvo tanto apoyo. Mientras él daba la conferencia de prensa, muchos oficialistas -sobre todo los intendentes- se "borraron" para evitar el contacto directo con la prensa.

El Jaque 08 quiso encabezar un peronismo diferente a los anteriores. Y el 09 quedó entrampado en las internas, y el juego de poder.

Esas fueron las imágenes que dejó la versión 09 del gobernador. Más tenso, más dependiente de las estructuras que lo sostienen, al que sus colaboradores le armaron escenarios de silmulación para que el trago no sea tan amsrgo. Si hasta en el final, peleó con los periodistas, en un rictus más de la mala relación existente.

Habrá que ver, con todo un año por delante, cómo será la versión "10.0", la del año del bicentenario, y con elecciones en el medio. Ya no habrá espacio, ni tiempo, para reflejar las culpas en espejos que no sean propios.

Comentá la nota