Jaque y los intendentes acuerdan descentralizar fondos para viviendas

Jaque y los intendentes acuerdan descentralizar fondos para viviendas
Analizaron en Junín la política habitacional, un día después de que en el Senado se cayera la sesión por la Ley de Viviendas. El Gobernador habló de la casa de 20.000 pesos: "Es una solución que sirve", admitió.
El gobernador, Celso Jaque, con parte de su gabinete, doce de los intendentes y algunos jefes de las áreas municipales de Vivienda se reunieron ayer en Junín para discutir la política habitacional de la provincia, luego de que el martes se cayera en Senado la sesión por la Ley de Viviendas y a pocos días de que Junín presentara una casa que hizo con sólo 20.000 pesos.

Si bien no hubo conclusiones tras el encuentro, sino sólo la promesa de seguir dialogando, todos estuvieron de acuerdo en la necesidad de descentralizar fondos a los municipios para que cada departamento haga frente a los problemas más inmediatos en la materia.

Jaque no visitó la casa de emergencia que construyó Junín sino que la conoció a través de un video y se mostró conforme con los resultados. Por primera vez el mandatario admitió que "es una soluciones que sirve" y subrayó la necesidad de "descentralizar recursos a los municipios para hacer frente a estas situaciones, que uno podría denominar de emergencia".

Dijo además, en su primer contacto con la prensa tras algunas semanas, que acompañará financieramente este tipo de emprendimientos, aunque no está claro si esos recursos saldrán de la Provincia o se gestionarán ante la Nación.

"Hoy hemos avanzado porque finalmente se admitió que este tipo de soluciones puede ser administrado por los municipios", dijo el intendente anfitrión, Mario Abed, durante la reunión que se realizó en un salón de fiestas, aunque luego advirtió: "La discusión ahora es ver de dónde descentralizamos esos recursos porque los municipios no tenemos fondos para viviendas y ese dinero tiene que llegar cuanto antes, porque hay mucha gente que no puede acceder a una casa del IPV".

Mientras que Junín inicia la construcción de otras tres viviendas de $ 20.000 (las últimas que permite el presupuesto de este año), hubo ayer algunos reparos a la trascendencia que tuvo la noticia en toda la provincia:

"La casa de Junín está bien, pero hay que decir la verdad: en Mendoza se han hecho viviendas de este tipo e incluso más económicas. Acá tiene que quedar en claro que esta solución es para un tipo de problema: gente de zona rural y con un lote. Pro no resuelve, por ejemplo, la situación de una villa", dijo Alfredo Giménez, jefe del área de Vivienda de San Martín y pidió que la gente no se confunda y valorice la tarea del IPV: "Acá hay que apoyar al Instituto, que hace años viene proyectando y construyendo, y también a la ley de Vivienda que lleva adelante el Gobierno".

Precisamente ese proyecto de ley fue el blanco de las críticas del intendente de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo: "Si se aprueba será muy negativo para Mendoza porque la Nación no pone un peso para el financiamiento, sino sólo garantías a través de bonos de la Anses para que tomemos créditos. Es decir que la Provincia se tendrá que arreglar sola y el recupero de esa inversión será a través de las cuotas de los adjudicatarios del IPV y de fondos del Fonavi. Así no hay manera de bajar el déficit de 100.000 viviendas que tiene Mendoza porque no habrá plata".

Jaque aseguró que su proyecto, que promete 7.700 viviendas, no genera más deuda y que lo que se propone "es formar un fideicomiso, con el aval de la Anses que va a poner parte de los fondos. El que diga que la Provincia se endeuda lo hace por ignorancia, por maldad política o porque no le interesa que los mendocinos tengan su vivienda".

Teniendo en cuenta que el pago de la cuota del IPV resulta un elemento clave en todo el proyecto, el intendente de Las Heras, Rubén Miranda, aseguró que "las nuevas autoridades del IPV han comprendido que debe haber disciplina en el pago" y que "hay que ejecutar la casa de aquel que no es solidario".

"De todos modos, la cultura del pagó está y ronda el 80%, pero lo que no es significativo es el volumen de la recaudación ya que muchas cuotas no exceden los $ 50", aclaró Miranda y se mostró entonces favorable a buscar un nuevo índice de actualización de las cuotas "que no perjudique al adjudicatario, pero que tampoco termine por desfinanciar al IPV".

Sin fecha confirmada, se anunció ayer una próxima reunión entre el Gobierno y los intendentes, esta vez en Luján, con la idea de tratar el financiamiento para el sector público provincial y municipal: "En las condiciones de crisis en que hoy estamos, es necesario encontrar una partida especial de fondos para poder llegar a fin de año", dijo Jaque.

Comentá la nota