Si Jaque no hace cambios, Miranda no conducirá el PJ

Si Jaque no hace cambios, Miranda no conducirá el PJ
El intendente fue electo presidente del partido, pero no quiere tomar las riendas si el Gobernador no modifica el rumbo. Se pospuso la reunión de catarsis de mañana.
La crisis interna en el PJ parece profundizarse cada día más. El cónclave que la conducción partidaria había convocado para hacer catarsis tras la derrota del 28 de junio fue postergado porque el Gobernador y algunos ministros no iban a ir.

Como si fuera poco, el intendente de Las Heras, Rubén Miranda, que fue electo presidente del partido, advirtió que está "analizando" renunciar al cargo que debe asumir en los próximos meses, "si el Gobierno no cambia algunas cosas".

El encuentro del peronismo era mañana, de acuerdo a lo que había anunciado hace una semana el actual presidente de la fuerza, Juan Marchena. Sin embargo, la iniciativa fue perdiendo importancia cuando Celso Jaque y algunos de los ministros avisaron que no estarían presentes.

Por eso ayer Marchena consultó a algunos intendentes que estaban en Buenos Aires ( Miranda; el intendente de Guaymallén, Alejandro Abraham; el de Maipú, Adolfo Bermejo y el de San Martín, Jorge Omar Giménez) y decidió correr la fecha de la reunión para la semana próxima.

"Hemos decidido posponer la reunión ya que hay inconvenientes con la presencia del Gobernador y algunos de sus ministros. Para nosotros es relevante que en el debate estén aquellas personas que fueron clave en el armado de las listas en las últimas elecciones y aquellas con las que podamos hablar de la necesidad de un nuevo rumbo en la gestión. El Gobernador debe estar", afirmó ante la consulta de Los Andes, el secretario de Finanzas del partido, Hugo Perazzo.

El lunes habrá un cónclave del Consejo Partidario en el que se propondrá un nuevo día para hacer la convocatoria, pero siempre con la premisa de que el encuentro no se transforme en un "cabildo abierto", sino que participen dirigentes de peso.

A este inconveniente se sumó, en las últimas horas, la decisión de Miranda de evaluar si debe renunciar al cargo para el que fue electo en las internas de abril. "Hace falta cambiar varias cosas que voy a proponer al Gobernador personalmente. Si esto no se logra, es posible que renuncie a la presidencia del partido", confió el intendente a este diario.

La determinación de Miranda llega en un momento en el que sus pares (como Bermejo y Abraham) están pidiendo una salida anticipada de Marchena de la presidencia del PJ, por representar a la conducción que perdió las elecciones y, por lo tanto, pretenden que el lasherino asuma en breve.

"No me parece que Marchena tenga que irse antes. Hay que esperar cómo siguen las cosas hasta octubre, que es cuando vence el mandato, aunque en la última gestión se prorrogó hasta febrero", advirtió Miranda.

Para eso, el jefe comunal tiene pensado encontrarse con Jaque para presentarle un plan de 6 ó 7 puntos que, de acuerdo a lo que expresó, deben ser acordados con la oposición.

"No se trata de cambiar funcionarios. Aquí hay que convocar al Congreso partidario, por un lado, y hacer un llamado amplio al diálogo con todos los sectores", afirmó. Para el intendente, el Gobierno debe cambiar "ciertos métodos y cuestiones políticas de fondo, porque lo importante es sostener la gobernabilidad", lanzó.

Sus declaraciones se suman a los pedidos que ya han hecho a Jaque otros jefes del PJ para que les asegure más diálogo, obras públicas (que ayer fueron a reclamar a Buenos Aires) y financiamiento en este momento de crisis económica. Pero la amenaza de Miranda podría pegar más fuerte si se concreta, por el hecho simbólico de negarse a presidir el partido oficialista.

"Cuando armamos la lista que presentamos en abril fue consensuada con todos los intendentes. Por lo tanto, si no asumo yo, lo puede hacer (el diputado nacional y presidente del CEC) Guillermo Pereyra, que fue electo vicepresidente", reflexionó Miranda.

Comentá la nota