Sin Jaque, el Gobierno celebró el Día de la Lealtad con una muestra sobre Evita

El gobernador faltó a la inauguración de una muestra sobre la "abanderada de los humildes", ya que viajó a La Rioja para un encuentro de la Coviar. El peronismo comenzó a celebrar el 17 de octubre en un acto cultural con pocas figuras políticas, salvó los ministros Silvia Ruggeri y Mario Adaro, que destacaron el valor de Eva Duarte de Perón.
En un año complicado por la derrota electoral de junio y la crisis en el gabinete de Celso Jaque, el peronismo se aprestó a celebrar su fecha más cara, el 17 de octubre, con una muestra del ícono más representativo y su obra cumbre, "La razón de mi vida". Sin embargo, fue notoria la ausencia de figuras políticas, entre ellas, la del propio Celso Jaque.

Impulsada por la juventud peronista y con el auspicio de la Subsecretaría de Cultura, la muestra sobre Eva Perón en el Archivo Histórico contó con la presencia de dos ministros, a falta del gobernador.

Sucede que, aunque la oficina de Comunicación del Gobierno había anunciado con un día de antelación la participación del mandatario en la muestra, ya se sabía que no participaría. Jaque tenía pendiente un viaje a La Rioja, según indicaron allegados que conocen la agenda del malargüino, donde participaría en una reunión de la COVIAR.

Por ello, la memoria sobre "la abanderada de los humildes" estuvo a cargo de Mario Adaro, titular de Gobierno, que destacó que la figura de Evita "ya no es del peronismo, sino de todos los argentinos. Ella era una visionaria, porque si bien hoy todos hablan de derechos humanos, en su tiempo ella decía que a cada necesidad corresponde un derecho".

La ministra de Desarrollo Humano, Silvia Ruggeri, rescató el valor testimonial de la obra que fue editada por la editorial Peuser y que se estudió en las escuelas durante el apogeo del peronismo en los años `50.

"Me siento identificada con Eva, ha sido una maestra, un norte. Es importante tener "La razón de mi vida" en nuestras casas para releerla porque todavía no sigue orientando, y marcando en qué nos equivocamos y en qué acertamos", graficó la titular del área social del gabinete.

El anfitrión fue el subsecretario de Cultura, Ricardo Scollo, quien señaló que Evita fue una mujer que implantó una revolución", y que al leer la obra autobiográfica de Eva, "no hay margen para el error".

Pese a estas palabras, fue más notoria la ausencia de las figuras políticas ligadas al peronismo actual que las presencias. Llamó la atención que las autoridades del PJ no se dieran cita, entre ellos, Juan Marchena, o la falta de los caciques del justicialismo.

Sí pudieron contarse algunos funcionarios que ya no forman parte de este gobierno, como David Funes, ex titular de la Dinaaf, separado de su cargo por el alto nivel de conflictividad con los empleados de la repartición que dirigía -valga el detalle histórico, la Dinaaf se encuentra en la Colonia 20 de junio, cuyos planos arquitectónicos fueron firmados por la mismísima Eva y levantada como parte de su política social-.

La muestra se construyó con aportes voluntarios de particulares, gracias a los cuales pudieron verse pasajes fotográficos en sus estadías en Mendoza para la Fiesta de la Vendimia, calendarios, libros de la Fundación que dirigió y hasta juguetes -un triciclo- de aquellos que recibían los niños como primer regalo de la "Jefa espiritual de la Nación".

La única salvedad tomó la forma de un cliché. Un video inicial donde se reflejó la importancia de la esposa de Juan Domingo Perón, pero musicalizada por la conocida "No llores por mi Argentina".

Se trata, como se sabe, de la obra del británico Andrew Lloyd Webber que, aunque no cuenta con el rigor histórico necesario, parece que los peronistas han abrazado como parte de su iconografía. Tal vez una contradicción, tal vez un reflejo de lo que simboliza el peronismo en los tiempos del kirchnerismo post menemista.

Comentá la nota