Jaque evitó cruzarse con Cobos en Orfila

Si bien se había especulado con que el gobernador se cruzaría con el vicepresidente en la misa y procesión a San Cayetano, en Junín, Jaque faltó y en su lugar estuvo el vicegobernador, Cristian Racconto. Por su parte, Julio Cobos, fue el centro de atención de los presentes y aprovechó para dar su opinión acerca de la pobreza en Argentina.
El gobernador Celso Jaque evitó durante la noche este viernes cruzarse con el vicepresidente Julio Cobos, a quien aludió en sus recientes declaraciones por el caro asunto de Obras Sanitarias Mendoza (OSM).

En representación de la gobernación provincial, en cambio estuvo el vicegobernador, Cristian Racconto, quien compartió un lugar junto a Juan Carlos Jaliff, titular del ConFe, con quien siguió con atención el servicio religioso que ofreció el padre Sergio Bonanueva. También estuvo presente el cura párroco de Junín y titular de la iglesia en Orfila, Marcelo Castro.

Frente al altar erigido al aire libre, como es tradición ante la multitud que todos los años sigue la celebración a San Cayetano, en un lugar de privilegio estaban la Reina de la Vendimia de Junín, Julieta primera, Julio Cobos, el intendente Mario Abed, Cristian Racconto, Juan Carlos Jaliff y el diputado Mauricio Petri.

Relacionada con la inquietud que hoy lanzó Monseñor Bergoglio, Cobos analizó el tema de la pobreza y el trabajo: "Trabajo desde los 18 años y por suerte he tenido el privilegio de hacerlo ininterrumpidamente como quizá no lo han tenido muchos argentinos. Hoy estoy aquí para pedir, por trabajo, para cuidar a nuestros hijos, para que tengan trabajo todos los argentinos, como siempre se hace en estas fiestas tradicionales", declaró el vicepresidente.

Directamente analizando las duras palabras de Bergoglio y la respuesta que lanzó el Ejecutivo Nacional, Cobos analizó: "No creo que el Gobierno haya minimizado lo que está ocurriendo en Argentina. En realidad estamos todos de acuerdo en que los índices de pobreza en un país con riquezas naturales y alimentos para gran parte del mundo no deberían haber pobres ni indigentes. Lamentablemente hemos tenido comportamientos pendulares en nuestra economía, en nuestros gobiernos, por lo que hay definir políticas de largo plazo y trabajar en conjunto para que no haya pobreza. Porque si hay trabajo no hay pobreza y para que haya trabajo necesitamos educación y capacitación", reflexionó.

Sobre los mensajes que sobre el problema está lanzando hace tiempo la Iglesia, el vicepresidente dijo que "la Iglesia está siempre dando mensajes" y que "en realidad es un problema de todos, no hay que hablar mucho de esto sino ocuparnos, todos, los que tenemos en primera instancia la responsabilidad política, ya que a través de nuestras decisiones se provoca el bienestar de la gente, pero también los empresarios, las universidades", añadió.

En relación a los esfuerzos que actualmente hace el Gobierno, el funcionario admitió: "Tendríamos que hacer más esfuerzos porque hay gente que no puede esperar y entre todos encontrar la solución a muchos de los problemas que tienen los argentinos. Se ha iniciado una etapa de diálogo y ahora viene la etapa del consenso y de las decisiones políticas que den previsibilidad económica e institucional para que en Argentina se genere inversión, riqueza y por lo tanto trabajo", apuntó.

Relacionando la crisis internacional que afectó también al país en términos de desempleo, Cobos consideró que "no creo que estemos en una situación similar a la vivida en 2001".

Sin embargo admitió que "hay una cifra más que preocupante" y que "quizá el crecimiento que ha tenido nuestro país no se ha visto manifestado en desarrollo y por lo tanto en la erradicación de la pobreza", acotó.

Comentá la nota