Jaque: yo estaría muy preocupado si en el justicialismo nadie se quisiera postular

Avaló las internas y dijo que los candidatos se eligen en Mendoza. Calificó como “una locura” que la presidenta piense en renunciar.
La disidencias dentro del justicialismo local son imposibles de ocultar, y a partir de la propuesta de adelantamiento de las elecciones por parte del Gobierno nacional, cada vez más sectores se muestran enfrentados. Desde el lunes, día en que se oficializó la convocatoria a internas para definir quiénes serán los candidatos del PJ que competirán en las legislativas, Celso Jaque desapareció de escena para los medios locales. Ese día partió a Capital Federal, donde mantuvo diversas reuniones para consensuar la elección de los candidatos, pero también por gestiones por fondos para la provincia. A su regreso, dialogó con El Sol para analizar el panorama local en un contexto nacional que depara sorpresas segundo a segundo.

¿Está conforme con la decisión de convocar a internas?

Soy parte del justicialismo y mi partido siempre ha sido democrático por lo que ahora lo será nuevamente. De hecho yo fui candidato del justicialismo a través del triunfo en una interna.

¿Pero no le parece demasiado que aparezcan al menos cuatro líneas dentro de su fuerza, algunas imposibles de consensuar?

Me parece bueno que aparezcan tantas voces, porque esa es la principal riqueza del partido. Yo estaría muy preocupado si en el justicialismo nadie se quisiera postular, porque eso hablaría de un partido que no está vivo, pero veo que no es así. Además voy a apelar a una frase por demás conocida: en el justicialismo es como con los gatos, parece que se están peleando pero en realidad se están reproduciendo.

Como gobernador, pero también como máximo referente del PJ local, ¿no debería sentarse con los sectores en pugna para intentar unificar posturas?

No, porque esto se da en el contexto de un proceso democrático.

Una de las líneas internas que se opone a apoyar la candidatura del sector Azul está formada por dos intendentes fuertes de la provincia, Omar Félix y Alejandro Abraham. Una versión indica que lo habrían presionado a usted por cargos en el Ejecutivo y eso le generó malestar y terminó de quebrar el diálogo.

Eso es una versión, usted lo acaba de decir.

Usted mañana viaja a San Rafael a una nueva reunión del Comité Pehuenche. ¿Se va a reunir con el lasherino Rubén Miranda y el cacique rebelde de San Rafael, Omar Félix, para intentar consensuar un proyecto conjunto?

Voy a tener reuniones en el sur, el Este y el Oeste (sonríe).

¿Qué pide la Nación para aprobar a los candidatos mendocinos que irán al Congreso?

A los candidatos en Mendoza los elegimos los mendocinos, no los seleccionan en la Nación.

Algunos referentes, incluso de su entorno, se están autoproclamando, ¿qué le parece esa actitud en un clima poco propicio para mayores discusiones internas?

- Mire... (levanta el índice, pero también la voz), el 30 vamos a saber quiénes son los candidato, antes no.

¿Y usted cómo piensa actuar a partir de ese día? ¿Apoyará a alguna de las líneas internas o a ninguna, para mantenerse neutral?

Yo me voy a dedicar a gobernar. Voy a dialogar con todos los que corresponda.

Ha hablado mucho de la institucionalidad. En este sentido, cómo ve las declaraciones que efectuó Emilio Pérsico, integrante del Movimiento Evita y secretario de Organizaciones Sociales del Partido Justicialista, que dijo que en la próximas elecciones legislativas se plebiscitará la gestión K y enfatizó: “Si perdemos, entregaremos el Gobierno y que siga gobernando Cobos”, para que “Cobos y el Grupo Clarín se hagan cargo del país”.

Es una locura que Cristina se tenga que ir si pierde. En Argentina no existe la revocatoria de mandato. En el 2001 (Roberto) Iglesias perdió las legislativas y por eso, ¿debería haberse ido? Las elecciones legislativas tienen una particularidad porque la gente evalúa propuestas, sirven para eso.

¿Hablar de la renuncia de un presidente contribuye a la paz social que tanto necesitan lograr los argentinos?

Repito, esas afirmaciones me parecen una verdadera locura.

Comentá la nota