Jaque encara la crisis global con doce medidas "activas"

Quiere capitalizar el Fondo para la Transformación, promover las exportaciones y acelerar la obra pública. Aseguró también que no subirá impuestos.

La desesperación de George Bush (seis discursos públicos en una semana); la preocupación de Cristina Fernández (tres contactos con el brasileño Lula en tres días) y la prevención de Celso Jaque (cinco visitas a los departamentos en cinco días) muestran las caras internacional, nacional y provincial de una crisis con "casa central" en Wall Street pero "sucursales" por todo el globo.

El "pánico" de la Casa Blanca -en el epicentro del terremoto- se traslada como "cautela" en la Casa de Gobierno de Mendoza, desde cuyo mangrullo del cuarto piso se intenta calcular de qué altura serán las olas del tsunami que se aproxima.

La diferencia de volúmenes entre Washington y Mendoza es abismal, como no podía ser de otra manera entre la capital de una potencia mundial y la cuarta provincia del tercer país de una Latinoamérica expectante.

La distancia de magnitudes se puede medir entre las billeteras públicas que manejan George allá y Celso acá. En Washington 700 mil millones de dólares buscan el salvataje de bancos de inversión de Nueva York, Chicago y Los Angeles.

En Mendoza, 30 millones de pesos para capitalizar -el año entrante- el Fondo para la Transformación y el Crecimiento, intentando que no se caiga el crédito a los exportadores de Maipú, Luján o Lavalle o a productores de Tunuyán, San Rafael y San Martín.

Pero aún con estas diferencias gigantescas, ambas decisiones presentan también similitudes básicas. Es que -ocultando mejillas sonrojadas en el Norte y exhibiendo mayores convicciones en el Sur- las políticas públicas activas ocupan hoy el centro de la escena y se repiten en todos los rincones del mundo.

En Mendoza

"Necesitamos fortalecer el Fondo para la Transformación y el Crecimiento. Queremos una mayor capitalización para que siga con las líneas de créditos existentes y genere otras que sean necesarias", aseguró el gobernador Jaque.

Adelantó que "se priorizará al sector exportador" ampliando "la prefinanciación de exportaciones"; al tiempo que confirmó que ya trabaja con la AFIP y el Banco Nación "para que quienes tengan crédito a su favor por recuperación de IVA, dispongan de una fecha cierta de cobro que permita contar con un instrumento de financiamiento", ya que la Provincia puede anticipar los fondos, contra garantía de esos créditos.

El próximo aporte de nuevos dineros para el Fondo para la Transformación surgiría de partidas presupuestarias 2009, ó de la incorporación de parte del Fondo Anticíclico de 180 millones, sobre cuya utilización se espera que el oficialismo insista el año entrante en la Legislatura.

El fortalecimiento de un Fondo de Transformación que tiene prestados 150 millones de pesos, integra un paquete preventivo anticrisis junto a otras medidas: la continuidad del subsidio de tasas; la constitución de fideicomisos de producción (en la Legislatura se analiza conformar uno para compra de fertilizantes químicos) y la resolución de los problemas de la falta de garantías a través de fideicomisos especiales (es el caso de algunos sectores de uvas varietales que tienen inconvenientes para la colocación de su producción). Además con el Banco Nación se negocia "la reprogramación de pasivos agropecuarios".

El diagnóstico elaborado por el Comité de Crisis que desde la semana pasada funciona en la provincia -integrado por el gobernador, los ministros Migliozzi (Producción), Cerroni (Hacienda) y el subsecretario Bossio (Gestión Pública)- dice que en Mendoza "ya se nota la restricción del crédito, hay caída en los ingresos fiscales, ha comenzado a percibirse una desaceleración en los niveles de creación de empleo -aunque por el momento no aparezca el desempleo- y es perceptible una caída en el consumo externo que genera riesgos de baja en las exportaciones de Mendoza". En este sentido el informe destaca especialmente que "hay una apreciación del tipo de cambio del real que implica que la devaluación en Brasil genera (a Mendoza) un inconveniente a la hora de exportar a ese país".

El diagnóstico afirma también que "se nota un freno a la inversión, especialmente en aquélla que, estando planificada, no había comenzado a realizarse", al tiempo que subraya que "notamos preocupación en aquellas (inversiones) que se están ejecutando y la crisis las sorprende en la mitad del río". En estos casos, acota el Gobernador, "queremos que del otro lado del río haya una soga que permita cruzarlo con éxito".

Jaque anunció también la formación de "un Fondo especial para la promoción de mercados privilegiando a los productos que agregan valor en Mendoza", al tiempo que confirmó que "en turismo se va a crear el Instituto de Promoción Turística (organismo mixto público-privado) para promocionar Mendoza".

Asimismo confirmó que "vamos a acelerar la obra pública especialmente la que tiene mayor impacto en los puestos de trabajo; vamos a dar certeza a nuestros productores manteniendo la tasa cero -aunque con mayor control-, no vamos a generar variaciones en las alícuotas de los impuestos del 2009; ofreceremos mejores condiciones en los planes de pago de las deudas existentes con el fisco provincial al 30 de setiembre de este año para facilitar la regularización mediante bajas en los intereses punitorios".

El anuncio de este paquete de doce medidas del Gobierno provincial fue presentado a la prensa por el propio gobernador empleando un discurso orientado a mostrar una actitud "esperanzadora".

"En época de turbulencias debemos tener un Estado que lleve tranquilidad. En un momento de incertidumbre, debemos aportar certezas. Cuando disminuye la actividad económica, tenemos que responder con políticas activas. Estamos trabajando para que esta posible crisis sea una oportunidad cierta para Mendoza", concluyó Jaque.

Comentá la nota