Jaque decidió no vetar el Presupuesto

Jaque decidió no vetar el Presupuesto
Aunque no está conforme con la norma, el Gobierno respetará lo que acordó con el PD para frenar la ofensiva del Frente Cívico.
Celso Jaque ya descartó un veto total al Presupuesto 2010 y está a punto de desestimar la posibilidad de ordenar vetos parciales a algunos de sus artículos. Así se desprende de las propias palabras que ayer pronunció el Gobernador ante sus colaboradores durante una extenuante reunión de gabinete en la que repasó -uno por uno- la marcha de 34 temas de gestión encargados personalmente la semana pasada a sus ministros, secretarios e incluso subsecretarios.

"Éste es el presupuesto que se votó", dijo ayer Jaque en un tono que evidenció disconformidad con lo aprobado pero que -al mismo tiempo- comenzó a mostrar su decisión de no establecer "correcciones" por decreto. "Habrá que salir hacia adelante en base a la política", completó más tarde un alto funcionario cercano al Gobernador que consideró "complicado" el veto de un sólo artículo, "porque provoca efectos sobre otros artículos que también habría que vetar".

Al parecer, en el cuarto piso de la Casa de Gobierno ya se ha decidido privilegiar el diálogo político con el Partido Demócrata y respetar los acuerdos alcanzados por los legisladores del justicialismo con las bancadas demócratas.

Es que en el Gobierno provincial son conscientes de la necesidad de conseguir aliados "permanentes" ante lo que descuentan será una embestida creciente del Frente Cívico y Federal (cobistas y radicales) durante 2010. Y descuentan que esta ofensiva incluirá la presentación de nuevos planteos judiciales para "entorpecer" la gestión del Gobierno. En ese sentido apuntan a la postura opositora del vicepresidente Julio Cobos en el conflicto sobre el Banco Central y a la judicialización de este tema.

Y señalan que en Mendoza, esa embestida ya incluye tanto el planteo de inconstitucionalidad a la Ley de Endeudamiento presentado ante la Suprema Corte mendocina como las nuevas presentaciones judiciales que se agregarían en los próximos días contra el Presupuesto 2010, en los artículos referidos al endeudamiento. El argumento del cobismo es la "falta de aprobación por las dos terceras partes de las dos cámaras legislativas".

Proyectos "correctivos"

El Presupuesto 2010 fue fruto del acuerdo político entre las bancadas justicialistas y demócratas en ambas cámaras, para lo cual el oficialismo debió resignar sus pretensiones de tener una autorización para un déficit de 247 millones de pesos, sus aspiraciones a un crédito por 70 millones para Salud (que ahora deberá ser gestionado por otro proyecto de ley ajeno al Presupuesto) y sus intenciones de mantener un mayor manejo interno de partidas presupuestarias.

Asimismo, el justicialismo debió reconocer la imposición establecida en el Presupuesto de iniciar conversaciones salariales con los gremios estatales durante el mes de febrero, en momentos en los que Hacienda de la Provincia aconseja no otorgar aumentos de salarios "antes de junio, o -como pronto- desde abril".

La ausencia de vetos del Ejecutivo sobre el recortado Presupuesto 2010 aprobado por justicialistas y demócratas, abre posibilidades ciertas al envío de futuros proyectos "correctivos" de la norma aprobada, en la medida en la que -como piensan en el Ejecutivo- estos números autorizados no reflejen (hacia mediados de año) la realidad fiscal de la Provincia. Para ese entonces -estiman en el Gobierno- la posibilidad de alcanzar nuevos acuerdos se podrá concretar sobre la base del respeto a los actuales.

Esto significa que el Ejecutivo acatará el inicio del diálogo salarial durante febrero -aunque por cierto sin acordar -salvo excepción extrema- aumentos salariales para antes de abril- y que se esforzará por dar cumplimiento al acuerdo de incorporación de 31 millones de pesos más en el Presupuesto del Poder Judicial, los que -muy posiblemente- quedarán "sujetos a mayor recaudación".

Comentá la nota