Jaque deberá decidir si aumenta el boleto mínimo de colectivo a $1,40

La proyección que hizo Infraestructura para sostener el servicio de transporte público arrojó un aumento obligado.
Como era previsible, el recorte de subsidios a los concesionarios de servicios

públicos empujaría un aumento de las tarifas. Así, los primeros que deberán

pagar la decisión nacional son los usuarios del transporte público de la

provincia porque en el Gobierno se ven obligados a llevar el boleto a 1,40

pesos para poder sostener el servicio. Un recorte de 10 millones de pesos, de

los 90 que la Nación inyectaba al sistema mendocino, es lo que obliga a la

Subsecretaría de Servicios Públicos a pensar en 25 por ciento de aumento del

boleto mínimo de colectivo. Si bien la decisión política quedó ahora en

manos de Celso Jaque, el incremento es la posibilidad con más chance,

porque la tarifa de transporte no se toca desde el 2005, cuando costaba 0,90

pesos y la transformación del sistema obligó al último incremento. Si la

nueva tarifa se aprueba, el pasaje de colectivo se equipararía con lo que

cuesta en provincias vecinas como San Juan, donde está fijado en 1,40 pesos.

El recorte de subsidios nacionales no fue la única pata que desequilibró el

sistema. Es que la universalización del boleto estudiantil obligará a un

desembolso de 20 millones de pesos este año y a restar esa suma del Fondo

Compensador de Tarifas del Transporte (FCTT). Así, de los 60 millones que

servían para sostener el sistema el año pasado, en el 2009 sólo podrán

destinarse 40. Además se espera para marzo la negociación salarial con los

choferes. Es sabido que este es uno de los sectores que más elevó sus

sueldos en los últimos años.

Ante este panorama poco alentador, Jaque tiene pocas chances de esquivar

un incremento del boleto de transporte. Y esta decisión deberá tomarse antes

del 2 de marzo, porque el ciclo lectivo debe comenzar con la menor cantidad

de inconvenientes posibles. Por esto, la subsecretaria de Servicios Públicos,

Patricia Martínez, elevó ayer al ministro de Infraestructura, Francisco Pérez, el

informe sobre el incremento necesario, que también incluye un aumento de

30 por ciento sobre lo que el Gobierno paga a los empresarios por kilómetro

recorrido. En el borrador hay tres escenarios posibles: uno es conservador y

contempla la misma cantidad de subsidios nacionales, el otro no los incluye y

el tercero está planteado con una disminución de 25 por ciento en los

subsidios. En todos los casos, el aumento de boleto es inevitable, según

concluyeron los técnicos del séptimo piso de la Casa de Gobierno.

Si Jaque autoriza el incremento, la suba de 25 por ciento podría aplicarse de

manera transversal a todos los servicios: De esta manera, el boleto mínimo –o

urbano– pasaría a costar 1,40 (hoy cuesta 1,10 pesos), mientras que un

interurbano que hoy cuesta 1,40 pasaría a 1,75 pesos, aproximadamente.

Hace poco menos de un mes, el Gobierno provincial descartaba de plano un

aumento del precio del boleto. Un año de elecciones sumado a la

desaceleración que se anticipa en la economía no resultan el escenario ideal

para tocar las tarifas de los servicios públicos, pero el camino no muestra

más salidas: la Nación recortó subsidios para preservar recursos, por lo que

se reducirán las transferencias a las provincias. De esta manera, el aumento

del boleto es inevitable. En ese sentido, la subsecretaria de Servicios Públicos

comentó que el ministro será quien viaje esta semana a Capital Federal para

interiorizarse en la Secretaría de Transportes sobre los nuevos valores de las

transferencias. Pero, en principio, existen versiones que indican una

reducción de 10 millones en las partidas nacionales que se transfieren a

Mendoza.

Con respecto a la revisión de costos que siguen reclamando los empresarios,

Martínez sostuvo que el Gobierno calcula que debe afrontar un aumento de lo

que paga por kilómetro recorrido de 30 por ciento. Los aumentos del

combustible, lubricantes, salarios y otros ítems que debieron afrontar los

empresarios obligaron a reclamar el recálculo. Según Martínez, esta es la

forma de que el sistema sea rentable.

El aumento en la provincia está, en parte, empujado por una decisión

nacional en cuanto al hecho de aumentar las tarifas de colectivos, trenes y

subterráneos de la red metropolitana de Buenos Aires, entre 15 y 25 por

ciento. La medida obedeció a la necesidad de achicar los subsidios que recibe

el sector y el recorte –como era previsible– se extendió a las 24 provincias.

Comentá la nota