Jaque convocó a Iglesias para pedirle consejos por la crisis

El radical, gestor de los recortes a los estatales y de los polémicos Petrom, dará su visión.
Fue el mentor de los recortes a los sueldos estatales pero también el creador de los polémicos Petrom, bonos que sirvieron para afrontar el pago a los trabajadores estatales en una de las épocas más difíciles de Argentina, luego de la crisis del 2001. Durante su gestión, la deuda pública aumentó considerablemente: pasó de 1.200 millones en el 2001 a más de 3.000 millones en el 2002. Sin embargo, el ex gobernador Roberto Iglesias adelantó que no permitirá a Celso Jaque -a través de sus seguidores- que se endeude sin antes reclamar los fondos que relegó ante la Nación.

Cuando el gobernador escuchó las declaraciones del radical el viernes, lo llamó inmediatamente para pedirle un encuentro privado. "Es que fue quien comandó el destino financiero de la Provincia en épocas peores que las actuales", justificaron en el entorno de Jaque, sin olvidar que el justicialista necesita conseguir consenso para que el endeudamiento avance antes de caer en cesación de pagos.

Las declaraciones de Iglesias fueron contundentes. El viernes convocó a una conferencia de prensa y, ante una decena de micrófonos, advirtió: "Voy a seguir colaborando con Jaque si me convoca, pero le advierto que no voy a tolerar que la Provincia vuelva a 1999, con una deuda imposible de pagar".

El ex mandatario hizo estas y más declaraciones en el marco de la posibilidad que baraja el Gobierno provincial de endeudarse por unos 520 millones de pesos ante el déficit financiero en el cual se encuentra la Provincia. Sin embargo, Iglesias le advirtió a Jaque que no permitirá autorizar el endeudamiento en la medida en que el gobernador no discuta con la Nación lo que le corresponde a Mendoza.

Lo que Iglesias le pide al gobernador es que reclame los fondos que fue cediendo por aportes a la Anses y el Impuesto al Cheque, entre otros mecanismos de distribución. Pero Jaque ya ha reiterado en varias oportunidades que se necesita rediscutir el mecanismo de coparticipación.

El aporte de Iglesias puede servir para los responsables de las cuentas que hoy administran la Provincia. Sin embargo, durante su gestión, Mendoza sufrió un importante endeudamiento. Según la consultora que hoy monitorea las cuentas de la Provincia, Moody's Latin America, al 31 de enero del 2001, la deuda de la provincial ascendía a 1.229 millones de pesos, en tanto que 12 meses después alcanzó los 3.014 millones, mostrando un incremento de 144,8 por ciento.

Consultado por El Sol, Iglesias aceptó que la convocatoria del gobernador se produjo el viernes tras la conferencia de prensa realizada en el Comité Radical y sólo adelantó que pretende escuchar cuál es el plan.

Comentá la nota