Jaque y Cobos ahora se pelean por los aplausos y los silbidos en la Vendimia

Dicen que para proteger al Gobernador no se vendieron entradas alrededor del palco ni las entregaron a los intendentes opositores. En el oficialismo temen que el cobismo organice una manifestación en los cerros.

Está claro: uno de los temas centrales de la Vendimia serán las candidaturas y la elección, pero no de la Reina Nacional, sino de los políticos. Este año la "politización" de la fiesta máxima de los mendocinos tendrá varios aditamentos. Una de las preocupaciones de oficialistas y opositores es cómo recibirá la gente a sus referentes.

Allí, el gobernador Celso Jaque es quien tiene todas las miradas puestas por la posibilidad de que haya manifestaciones de rechazo. Es que en los últimos actos públicos en que estuvo presente, el malargüino sintió el rigor del mal humor social. En criollo, fue silbado y abucheado. Por eso aseguran que en el Gobierno quieren achicar las posibilidades de que pase un mal momento y hasta hablan de un "cerco" para cuidarlo.

Pero en el entorno del mandatario dicen tener otro temor. Creen que hay algunos sectores opositores que podrían "armar" una manifestación para dejarlo mal parado. Apuntan en ese sentido a dirigentes cobistas que, dicen, están fogoneando grupos para que repudien al Gobernador desde los cerros la noche de la fiesta.

Por las dudas, hay quienes ya organizaron una protesta en contra de Cobos y Jaque por igual. Se trata de la agrupación Libres del Sur, hasta no hace mucho parte del kirchnerismo, que repartirá silbatos para que los mendocinos repudien sin prejuicio a su político menos amigo, aunque la iniciativa tiene como objetivo repudiar por igual a las dos máximas figuras de la política mendocina (ver aparte).

Otro foco de conflicto abierto son los docentes. El Gobierno forzó el inicio de clases a través de la conciliación obligatoria y así en lo formal las escuelas estarán abiertas. Pero los maestros están en pie de guerra y ya anticiparon que, de no llegar a buen puerto las negociaciones esta semana, usarán la Vendimia para manifestarse.

Más allá del Acto Central, Jaque y la mayoría de los funcionarios estarán expuestos sobre todo en la Vía Blanca y el Carrusel, donde no hay derecho de admisión posible.

Cerco protector

Para proteger al Gobernador, hay quienes aseguran que el Ejecutivo intentó asegurarle un cerco durante la fiesta, para lo cual, dicen, se intentó controlar la venta de entradas del sector Malbec del Teatro Griego.

Ese sector, además de ser el más caro, es el que rodea al palco oficial. En la venta de entradas al público (fuera de las reservas), no hubo tickets para ese sitio. Y quienes los compraron en agencias de turismo tuvieron problemas.

"Compré las entradas para el sector Malbec y pagué 180 pesos. Cuando las fui a retirar me dijeron que no podían dármelas; que por orden del Gobierno esas entradas no se podían vender y me ofrecieron en otro sector. Él no quiere que lo chiflen, pero yo no voy para eso. Esto es el colmo: que no me dejen comprar lo que se me de la gana. ¿Por qué no se ocupan de otra cosa?", se quejó una mujer que debió resignarse a no ver la Fiesta desde el mejor lugar.

Lo cierto es que conseguir una entrada en ese sector fue tarea imposible. Los Andes pudo constatar tres casos de personas que habían comprado entradas del Malbec y luego no se las entregaron con excusas diversas, que incluían la mención de una decisión oficial.

En el Gobierno descartan que haya alguna orden por el estilo y aseguran que todas las entradas reservadas fueron entregadas. Suponen que los problemas se pueden haber generado por empresas que vendieron más entradas de las que realmente tenían.

"Las agencias tienen las entradas desde hace un mes; es imposible que les pase eso", aseguró una fuente de la Secretaría de Turismo."El Malbec comprende 2 mil localidades, de las cuales 800 corresponden al palco oficial y 300 se las llevan las ex reinas y los embajadores. El resto salió a la venta a través de operadores turísticos; no se ha bloqueado nada", aclaró.

Los funcionarios más sensibles desconfían y hasta especulan con que "algunos empresarios afines al gobierno anterior sólo venden entradas a los opositores".

Con la televisación controlada gracias a la disposición de unificar la señal, uno de los detalles más importantes es elegir el momento para que Jaque ingrese al palco, que debería compartir con Julio Cobos.

De igual manera, los más sinceros dentro del Gobierno admiten que "es imposible controlar a más de 20 mil personas; si quieren hacer algo no se puede parar".

El año pasado, Jaque tuvo su propio grupo de aplaudidores en la Vendimia. Los muchachos llegaron al Teatro Griego con ingresos privilegiados y no se cansaron de vitorear al malargüino. Luego se supo que todo había estado orquestado desde la Dirección de la Juventud. Ahora, oficialmente descartan que vuelvan a aparecer. Pero hay quienes especulan con que parte de las remeras y gorros que se compraron (con una inversión de 50 mil pesos), puedan ser para vestir a los seguidores justicialistas.

Otra disputa es por la cantidad de entradas distribuidas entre los municipios. En general, se entregan alrededor de 150 por comuna. Sin embargo, allegados a los intendentes opositores se quejan porque dicen que directamente no les entregaron entradas. En Godoy Cruz, donde manda el operador cobista Alfredo Cornejo, contaron que no les dieron ni "para vender"entre los funcionarios y fuerzas vivas del departamento, como ocurrió en años anteriores.

Comentá la nota