Jaque arengó al PJ para que milite su gestión

El Gobernador habló ante el Congreso partidario y planteó la estrategia para ganar las elecciones. Rindió cuentas y anunció obras.
Entusiasmado y locuaz, como pocas veces en público, el gobernador Celso Jaque arengó ayer a la militancia justicialista a trabajar para las elecciones legislativas del año que viene. Les pidió que fueran "en búsqueda de la confianza de los mendocinos" y que difundieran las acciones de gobierno.

"Les pido que comenten a los mendocinos las cosas que estamos haciendo", reclamó el Gobernador luego de hacer el balance de su primer año de gestión. Durante una hora y cuarenta minutos, Jaque habló en plena siesta ante casi 200 personas que integran el Congreso peronista, que ayer cerró el año en el hotel Ejército de los Andes de Guaymallén.

"El año que viene vamos a ir en búsqueda de la confianza de los mendocinos para que estemos en los lugares en los que tenemos que renovar legisladores y concejales", subrayó.

Los aplausos del público comenzaron tibios (el partido ha tenido diferencias con la gestión, especialmente cuando el presidente del PJ, Juan Marchena, renunció al cargo de ministro de Gobierno) pero se fueron calentando a medida que Jaque alentaba con vehemencia.

Al lado del Gobernador, en el escenario, se sentaron el vicegobernador Cristian Racconto; tres de los diez intendentes del PJ, Adolfo Bermejo (Maipú), Rubén Miranda (Las Heras) y Juan Carlos De Paolo (General Alvear); los legisladores nacionales Patricia Fadel, Susana Genem y Guillermo Pereyra, además de Marchena y otras autoridades partidarias.

"Cuando salgan de acá, salgan orgullosos de ser peronistas. El verdadero peronista es el que escucha mucho, porque tiene dos oídos, ve mucho porque tiene dos ojos y habla poco porque tiene una sola boca", predicó Jaque con los retratos de Juan Domingo Perón y de María Eva Duarte a metros de él.

Pero entre tantas palabras optimistas, hizo una autocrítica. "No ha sido un año fácil, pero a mí no se me agotan las fuerzas", prometió. En ese contexto, dijo que durante este año no le había dado mucha importancia a la "publicidad" de las acciones de gobierno.

Pero propuso un cambio para el año electoral que se aproxima: "A partir de ahora, vamos a decir, porque si no, muchos van a creer que estuvimos un año de vacaciones", lanzó. En esa línea, aludió a su imagen, que no logra repuntar en las encuestas: "Nos interesó el cariño de la gente más que las encuestas".

Sin nombrarlo, también dedicó un capítulo a su rival político, el vicepresidente de la Nación, Julio Cobos. "Respetar la democracia significa que el que gana conduce y el que pierde, acompaña", dijo. El viernes por la noche, Cobos advirtió en un acto en la provincia, que es necesario "un oficialismo que acepte sugerencias" e hizo un llamado al consenso.

Con un tono más conciliador, Jaque expresó: "Algunos esperan que salga a ofender, a tratar mal a otro, pero no lo voy a hacer, no porque no sepa hacerlo, sino porque estamos próximos a la Navidad. Pero además, tenemos una diferencia muy grande con los otros; tenemos la responsabilidad de gobernar".

Mientras hablaba, una congresal de Guaymallén lo frenó para advertirle que estaba temblando. Rápido de reflejos Jaque contestó: "Nos están moviendo el piso, pero vamos a seguir gobernando igual".

La mayor parte de su discurso estuvo dedicado a contar a la militancia qué hizo durante este año de gestión. Dijo que había hecho arreglos en más de 650 escuelas, que había terminado 56 y que había llevado el gas a varios establecimientos, como en Tunuyán.

También prometió que arreglará la rotonda de Paso y Acceso Sur (ver página 15), iluminará el acceso Sur desde el Cóndor hasta Luján de Cuyo y que pavimentará la ruta 40 desde Pareditas hasta El Sosneado. Además, dijo que asfaltará la ruta desde Bardas Blancas hasta el límite con Neuquén.

Comentá la nota