En Japón se desploman el consumo y la producción.

El desempleo subió, además, hasta el 4,4%.
El impacto de la crisis financiera global se siente cada vez con más fuerza en Japón, la segunda economía mundial, que ayer anunció que en diciembre último la producción industrial cayó un 9,6%, el consumo se retrajo un 4,6% y el desempleo subió hasta el 4,4%, el nivel más alto en el país en más de dos años.

En ese contexto y tras revisar a la baja sus previsiones para el presente ejercicio, el grupo electrónico japonés NEC anunció que recortará hasta 20.000 empleos a nivel mundial, en una jornada en la que otras empresas japonesas, como Hitachi y Fujitsu, dieron a conocer también fuertes pérdidas.

NEC calcula que cerrará este ejercicio con pérdidas de 3200 millones de dólares y prevé una elevada caída de su facturación, por lo que suprimirá 20.000 puestos de trabajo (el 60% de ellos fuera de Japón) hasta marzo de 2010, el mayor recorte masivo en Asia desde que se desató la crisis.

La firma cuenta con más de 153.000 trabajadores en todo el mundo y con plantas en varios países de América latina, entre ellos la Argentina. El director de Comunicaciones y Asuntos Públicos de NEC Argentina, Pablo Gunning, dijo a LA NACION que la decisión de la casa central no afectará al personal en nuestro país.

Algunos medios japoneses informaron que existen negociaciones entre NEC y su principal competidor, Toshiba, para sellar una alianza.

También la electrónica japonesa Hitachi eliminará por lo menos 7000 empleos. "Estamos teniendo desde noviembre un empeoramiento a una velocidad nunca antes vista", señaló el presidente de la firma, Kazuo Furukawa.

Por su parte, la compañía electrónica Fujitsu y la aerolínea All Nippon Airways también prevén fuertes retracciones para el presente ejercicio y ya evalúan despidos.

"El problema es muy serio. Es imposible predecir cuándo se recuperará la economía japonesa", reconoció el ministro de Economía, Kaoru Yosano.

En tanto, el fuerte deterioro que sufrió la economía europea por la crisis financiera se reflejó en las estadísticas finales del mercado laboral en 2008.

El desempleo en la eurozona pasó del 7,2% al 8% en diciembre y del 6,8% al 7,4% en los 27 países que integran la Unión Europea (UE), informó ayer la oficina de estadísticas, Eurostat. En 2008 perdieron su trabajo 1,6 millones de europeos. Según la Eurostat, el país que más está sintiendo el impacto de la crisis es España. La Comisión Europea vaticinó además que 3,5 millones de empleos desaparecerán en 2009.

Por otra parte, un día después de que una huelga nacional sacudiera a Francia, miles de empleados del sector energético en toda la Gran Bretaña abandonaron ayer sus trabajos, en medio de una creciente campaña de protesta contra la contratación de extranjeros, en especial italianos y portugueses, para la construcción de un proyecto petrolero.

Comentá la nota