Jamaica: se partió el avión, pero se salvaron todos

Un Boeing de American Airlines terminó a orillas del mar; 91 heridos

KINGSTON.- Un avión de American Airlines con 154 personas a bordo procedente de Miami se salió de la pista al aterrizar anteanoche en el aeropuerto internacional de Kingston, la capital de Jamaica, y se deslizó hasta la orilla del mar, informaron las autoridades. En el accidente, que terminó sin víctimas fatales, resultaron heridas 91 personas.

La mayoría sufrió diversas contusiones que no revisten gravedad, a pesar de que parte del fuselaje del avión, un Boeing 737-800, se partió. Además, el motor derecho de la nave se desprendió en el momento del impacto y el tren de aterrizaje izquierdo colapsó, informó el vocero de la aerolínea, Tim Smith.

Tras el despiste, los equipos de rescate del aeropuerto Norman Manley evacuaron a los pasajeros, que tuvieron que caminar a lo largo de la playa en medio de una lluvia torrencial para abordar los colectivos que los trasladaron a un hospital.

Investigadores estadounidenses analizarán si el avión debería haber intentado aterrizar en medio de condiciones climáticas tan malas y con escasa visibilidad, señaló Smith.

"Esa es una de las cosas que ciertamente vamos a revisar", dijo el vocero, que comentó que otros aviones lograron aterrizar en Kingston esa noche sin problemas, pese a la fuerte tormenta.

El vuelo AA331, que partió originalmente del aeropuerto nacional Ronald Reagan, en Washington, había despegado de Miami a las 20.52 y llegó a Kingston a las 22.22 (hora local). Llevaba 148 pasajeros a bordo y una tripulación de seis personas, informó American Airlines.

La mayoría de los pasajeros eran jamaiquinos que regresaban a su país para pasar la Navidad, indicó el ministro de Información de Jamaica, Daryl Vaz. Cuando el avión realizó el aparatoso aterrizaje los pasajeros aplaudieron pensando que estaban seguros, según contó uno de ellos al diario local Jamaica Observer . Pero la nave siguió por la pista sin poder frenar, atravesó las vallas de seguridad del aeropuerto y prosiguió su marcha hasta quedar parada a muy pocos metros de la playa.

En el interior del avión se produjeron escenas de pánico por la brusquedad del aterrizaje y la caída de bolsos de los compartimentos de equipaje de mano de la cabina.

"Repentinamente, cuando tocó tierra, el avión parecía que rebotaba. Alguien dijo que el avión estaba patinando y entonces hubo pánico", comentó la pasajera Pilar Abaurrea, que dijo sentir dolor en el cuello y la espalda por el impacto.

Vuelo complicado

Abaurrea dijo también que el vuelo tuvo mucha turbulencia y que la tripulación se vio obligada a interrumpir los servicios de a bordo en tres ocasiones antes de suspenderlos totalmente. Justo antes del aterrizaje, agregó la pasajera, el piloto les advirtió que habría nuevas turbulencias.

Además, otros pasajeros relataron al Jamaica Observer que se sintieron "desamparados" luego del impacto, ya que los equipos de rescate tardaron más de 30 minutos en llegar hasta el lugar del accidente.

"Todo lo que sé es que el avión aterrizó y se desarmó en pedazos", dijo la pasajera Betrie Carr-Camerom, que añadió que luego de que la nave se detuviera la gente corrió hacia las salidas, donde se desplegaron los toboganes de emergencia. "Estuvimos ahí por unos 20 minutos o más y no había nadie -criticó-. ¿Qué pasaba si había un incendio? Todos hubiéramos muerto."

Sin embargo, el presidente de la Dirección Aeronáutica de Jamaica, Mark Williams, rechazó las acusaciones e indicó que los equipos de emergencia reaccionaron apenas cinco minutos después de producirse el despiste del Boeing 737.

Tras un bre cierre, el aeropuerto internacional de Kingston fue reabierto ayer por la mañana. En la terminal había más de 400 pasajeros varados.

Comentá la nota