Jamaica acelera

Con una victoria tras otra, la isla sostiene su dominio en las pruebas de velocidad y confirma su poderío, nacido en los pueblos llenos de carencias
Aunque durante años su estirpe estuvo marcada casi exclusivamente por ser la tierra del reggae y el culto que sus seguidores hacen del mayor ícono de ese ritmo musical (el gran Bob Marley), Jamaica puede jactarse, hoy, de ser mucho más que eso. La nación reclama un lugar de proporciones en la galería de los grandes velocistas y día tras día refrenda esa intención en el Mundial de atletismo que se desarrolla en esta ciudad alemana. Al impacto que resultó anteayer la magnífica performance de Usain Bolt -el monstruo moderno del hectómetro, que bajó el récord a 9s58/100-, se sumó la mejor marca del año en la misma especialidad, pero entre las mujeres. Shelly-Ann Fraser se adueñó de la medalla dorada con un registro de 10s73 y -no por casualidad- con su compatriota Kerron Stewart pisándole los talones, a sólo dos centésimas. Todo un festival embanderado con los mismos colores que confirma que la especialidad de la casa, para Jamaica, es llevar las pruebas sprint a impresionantes exhibiciones de vuelo bajo. Más allá del sexo, como volvió a quedar documentado en las estadísticas con el 1-2 de las chicas, sólo 24 horas después del 1-3 que Bolt armócon Asafa Powell, el otro emblema moderno de piernas rápidas que aquilata la nación dominante.

"Somos la capital mundial del sprint", dijo Portia Simson Miller, líder de la oposición política en Jamaica. El primer ministro Bruce Golding agregó: "Estamos orgullosos de nuestros atletas". En Kingston, capital de esta isla con 2,6 millones de habitantes, la gente festejó los éxitos en la calle.

La victoria de Fraser estuvo rodeada de una situación atípica. Es que por sumarse tarde a la concentración, fue despedida el miércoles pasado de la delegación, al igual que su compañera Stewart y hasta el propio Powell. Por suerte para ellos, la IAAF medió y la federación jamaiquina revió su medida de sanción de no inscribirlos para el Mundial. Los resultados están a la vista. Fraser, a los 22 años, realizó la mejor marca del año y se posicionó como la tercera mujer más rápida de todos los tiempos (detrás de Florence Griffith-Joyner -10s49- y Marion Jones -10s60-).

Los secretos de Jamaica para generar esta magnífica usina de velocistas hay que buscarlos lejos de las pistas. De hecho, no es sencillo ver a Bolt en ellas: apenas se lo divisa allí a la hora de competir en pruebas oficiales. Sí, en cambio, se lo suele divisar buscando su mejor forma en el césped. Allí, el astro elabora tanto la técnica de salida como series cortas cronometradas o carreras con lastre. ¿Qué lleva a Glen Mills, el entrenador de Bolt, a huir de las pistas de material sintético para entrenarse en el pasto? En principio, la prevención de molestias físicas. Bolt sufrió muchos dolores de espalda en los últimos cinco años (hasta compitió dolorido en Atenas 2004) y el tartán, unido al uso de zapatillas de clavos, es un enemigo declarado de las vértebras lumbares. Pero, por el contrario, esas mismas zapatillas de clavos, cuando el atleta alcanza su mejor performance en el césped, potencian al máximo la musculatura de las muslos (cuádriceps e isquiotibiales) y la de los gemelos y el sóleo. Y están dotados físicamente para el deporte por cualidades naturales más allá del entrenamiento; se ve en Bolt, un hombre de generosa musculatura pese a los 1,96 metros.

Con una férrea convicción en sus fuerzas, los jamaiquinos desbancaron a EE.UU. de la cumbre de la velocidad. "Nuestra fuerza nace en los pueblos, pero se canaliza en las escuelas", advierte Howard Aris, el presidente de la Federación jamaiquina. Cuando habla de los pueblos, se refiere a Warsop, en el condado de Cockpit, o Clarks Town, donde abundan las calles de montaña repletas de niños que corren todo el día. Allí, la carencia de comodidades se traslada a los pequeños, quienes al no contar con un balón para despuntar el gusto por el fútbol, no tienen por ídolos a Messi o a Cristiano Ronaldo, sino a Powell y a Bolt.

Después, es trabajo de las escuelas reclutar a quienes muestran un talento especial. Un célebre torneo del país es el Boys & Girls Champ, en el que los más chicos (ya becados) de los colegios más tradicionales (Calabar, Saint Yago, Kingston College, Vere Technical y Woolmers) miden fuerzas en el estadio Nacional. Esos tres días de competencia, para Jamaica, son como la liga universitaria del básquetbol en EE.UU.; la isla está pendiente de lo que allí sucede.

No son más que pequeñas muestras que confluyen en un gran poderío: el que hoy marcan, a paso firme (y no sólo literalmente...) esos hombres y mujeres que ya han hecho costumbre el paseo triunfal de su enseña verde, negra y amarilla en las pistas de cualquier punto del planeta. Jamaica ya no es sólo Bob Marley y el reggae...

* Una velocidad espeluznante: 44,72 km/h

El promedio de velocidad de Usain Bolt anteayer fue de 37,578 km/h. Pero entre los 60 y los 80 metros de la carrera de 100m, alcanzó una velocidad máxima de 44,72 km/h. En ese tramo empleó un tiempo de 1s61. En los últimos 20 metros, a diferencia de Pekín 2008, mantuvo el esfuerzo y cubrió ese tramo en 1s66 y sólo se tomó un respiro para mirar de costado a sus perseguidores.

* Bolt ahora va por su prueba favorita: los 200m

Usain Bolt comenzará hoy la búsqueda de una nueva medalla dorada, con su participación en las series de los 200 metros, su prueba favorita, y en la que posee el récord mundial (19s30). Su principal oponente en la especialidad y actual campeón, el norteamericano Tyson Gay, desistió de participar por un fuerte dolor en los aductores.

Comentá la nota