Jaliff: la gente me pide que le ganemos a Jaque

El ex vice gobernador, ladero de Julio Cobos y candidato a diputado provincial, abrió el fuego electoral contra el PJ. Sin guardarse nada, el dirigente defendió a su líder y a las gestiones de la UCR !investiguen, tenemos las manos limpias, desafió.
Aliado incondicional de Julio Cobos, Juan Carlos Jaliff renunció a ambiciones personales y aceptó la candidatura a diputado provincial por la alianza UCR-Confe. Quien fue ministro de Gobierno de Roberto Iglesias y vicegobernador de Cobos es un político trajinado. Tiene 58 años, está casado desde hace 34 años "con la misma mujer", con quien tuvo tres hijos de 32, 31 y 26 años. Nacido en Maipú, Jaliff se recibió de abogado, profesión que actualmente ejerce desde que se tuvo que ir del Instituto Nacional de Vitivinicultura, como otros funcionarios cobistas, tras el voto no positivo del vicepresidente en la dramática votación por la Resolución 125.

Como presidente del Confe, usted era uno de los dirigentes de los que se suponía iban a ocupar un lugar importante en las listas ¿Se quedó con ganas de pelear por ir al Congreso de la Nación?

No, los dirigentes políticos deben tomar en algún momento la decisión que mejor convenga al proyecto político, en este caso el que lidera Julio Cobos, y se había llegado a una situación, a un escenario de conflictividad y había que dar un mensaje. Y no me quitaba el sueño ser legislador nacional.

¿Cómo definiría a Víctor Fayad, a lo que está haciendo, que habla casi como si fuera un opositor a ustedes, le está haciendo un favor al Gobierno provincial?

Sí, indudablemente debe estar más contento el Gobierno provincial que nosotros por las declaraciones de Fayad. En realidad, no dijo nada nuevo, es lo mismo que decía el kirchnerismo. Respeto su opinión pero debió decirlo antes, no a escasos días de la elección.

¿Por qué cree que lo hace?

Nosotros no encontramos mucha explicación a esa decisión que tomó Fayad, porque todos, el Confe, el radicalismo y otros dirigentes hicimos muchas, pero muchas gestiones para que Fayad nos acompañara.

¿Y qué pasó?

Él no quiso. No le encontramos explicación.

¿Cree que, pese a esto, la gente de Fayad va a trabajar para ustedes en la campaña?

Sí, estoy plenamente convencido de que el radicalismo de la Capital va a trabajar con nosotros. Nos va a apoyar. De hecho, una funcionaria de él va como candidata a diputada nacional y sigue trabajando con él, así que eso es un buen gesto.

¿Qué pasa con la campaña? Se ve un movimiento muy tibio de la alianza.

Nosotros tuvimos un proceso interno que llevó su tiempo pero desde hace una semana el comité de campaña ya está trabajando, están recorriendo los departamentos, empezamos fuertemente esta semana. Casualmente ya vimos afiches en la calle que están absolutamente prohibidos por la ley que dice que no se puede hacer publicidad hasta el 27 de mayo y el justicialismo ya sacó los afiches y eso está en clara violación de la ley electoral.

Desde Olivos, Kirchner y Jaque están pergeñando una campaña en la que van a salir a desacreditar y a denunciar a funcionarios cobistas.

Si esos hechos se conocían antes y no se hizo nada, hay encubrimiento. Hace un año y medio que están en el Gobierno, ¿los van a denunciar a 60 días de la elección?

Pero hay casos como los de cuatro funcionarios de Cobos que están a las puertas de un juicio oral...

Esa es una investigación que sigue su curso, hay que dejársela a la Justicia.

Sanz dijo en el acto de lanzamiento del Frente: "Vamos a hacer una campaña limpia porque estamos limpios".

Seguramente.

Pero hay varios ex funcionarios, como Miguel Alonso, que fue presidente del Instituto Provincial de Juegos y Casinos, quien debió renunciar y está imputado por enriquecimiento ilícito, además de los del Fides que están en procesos con investigaciones muy avanzadas, con pruebas acumuladas…

Nosotros seguimos diciendo, como dice Sanz, que tenemos las manos limpias. Pero bueno, si hay investigaciones judiciales, que se lleven adelante. La investigación de los Vale Más la hizo nuestro gobierno, la denuncia la hizo nuestro gobierno.

Cuando ya era imposible no hacerlo...

Cuando asume el nuevo ministro detecta la irregularidad y hace la denuncia.

Imaginaba que iba a responder eso pero no puede desconocer que es un escándalo que continúa porque la Justicia ha avanzado mucho…

Esos funcionarios se tendrán que hacer responsables y defenderse en la Justicia.

Pero usted formaba parte de ese gobierno y se supone que había responsabilidades superiores sobre esos funcionarios.

La responsabilidad nuestra es que si algún funcionario ha cometido un delito, o un agente de la administración pública, y las autoridades superiores toman conocimiento, se debe hacer la denuncia, como se hizo.

¿Fallaron los controles en aquel momento?

La Justicia va a determinar qué falló.

Desde el puesto que usted ocupaba, como vicegobernador, ¿qué cree que pasó?

Yo diría que la Justicia debería determinar las responsabilidades. Cuando haya un fallo, ahí determinaremos las responsabilidades políticas si las hay.

¿Por qué evita aclarar sobre el tema?

No, no es que no quiera hablar. El de los Vale Más es un proceso en el que intervenían muchas personas. Todo ese proceso, para que haya habido irregularidades, se debe analizar el comportamiento de todos los eslabones de esa cadena. Cuando la Justicia lo determine, veremos. Nosotros no tenemos ningún problema, no ocultamos nada, cuando se detectó hicimos la denuncia.

¿Y usted cómo se siente como vicegobernador que era, de que eso haya ocurrido prácticamente delante de sus narices?

No es delante de las narices. Hay otros funcionamientos (sic) de control, como el Tribunal de Cuentas, las auditorías de los propios ministerios, por eso yo digo que cuando conozcamos bien...

¿Usted no conoce bien lo que pasó?

No, cuando se investigue bien, la Justicia… hay irregularidades con respecto al programa Vale Más, la Justicia va a determinar si existieron, y, en ese caso, quiénes son los responsables.

¿Y el caso Laura Montero, sobre las supuestas irregularidades en la lucha antigranizo por contrataciones "llamativas"?

No, eso no existió. Son denuncias que se hicieron que no pudieron ser probadas. Y si hay alguna investigación, bueno, que se pruebe ahí. Para mí, es todo transparente y si no es así, serán los funcionarios que tenían el deber de controlar, los que serán responsables.

A Sanz y Mansur también les pasan facturas por las obras que prometieron y no hicieron.

Tampoco Félix ha hecho todavía lo que se le endilga a Sanz. Pero cómo no van a decir todas estas cosas, somos la oposición y somos los que les vamos a ganar. Si la discusión es sobre qué obras se hicieron, cuáles no, qué gestión de gobierno… me parece totalmente legítimo que el debate de la campaña sea por eso. Nosotros vamos a decir las cosas que hicimos y las que no hizo el Gobierno que está ahora administrando la provincia. Después, los mendocinos van a definir cuál es la mejor alternativa. Los que están de acuerdo con el Gobierno votarán al justicialismo y los que no estén de acuerdo tienen que votar a la gente de Cobos, que es claramente la oposición en Mendoza.

Uno de los temas principales de campaña es el de la inseguridad, ¿por qué los sucesivos gobiernos no pueden resolver el problema?

Porque es un tema muy complejo, porque tiene distintas razones y es difícil solucionar ese problema. De hecho, lo tienen todas las grandes ciudades. Mendoza y el Gran Mendoza, fundamentalmente, empiezan a tener ese problema a partir de que crece y supera el millón de habitantes. Hay una marginalidad que realmente ha sido caldo de cultivo y lo que está indicando esto es que debemos trabajar fuertemente en la educación, que el chico no esté en la calle, que el chico estudie. Trabajar dotando de mayor tecnología a la policía, tiene que haber más policías y también se tiene que involucrar la sociedad para cortar la cadena de comercialización del producto del delito.

Tanto Iglesias como Cobos, ¿por qué no hicieron esas cosas cuando fueron gobierno?

No, bueno, estuvimos trabajando en una campaña, que inclusive la impulsé yo, para cortar la comercialización de las cosas robadas y en eso hay que trabajar.

Pero no lo resolvieron.

Hay muchas cosas que sí, los únicos gobiernos que hicieron algo con las cárceles de Mendoza fueron primero el de Iglesias y luego el de Cobos. Arreglando la actual y haciendo una cárcel nueva. Jaque prometió una cárcel en cada una de las regiones de Mendoza y todavía no las tenemos.

Pero usted está hablando de la consecuencia final.

Pero mucho tiene que ver también con el proceso de… porque tampoco se puede llevar a cabo una política de seguridad si no tenemos dónde guardar a los delincuentes.

¿Tenían una política de seguridad? Sus detractores dicen que ante cada hecho resonante, lo único que hacía Cobos era cambiar al ministro y que eso no es una política de seguridad.

No, este... Se hicieron muchas cosas, el sistema Tetra, el 911, la cárcel, hicimos un gran esfuerzo para nombrar más policías, trabajamos mucho en la educación, el Servicio Cívico Voluntario que tendría que ser un programa masivo para sacarlo al joven de la calle para que pudiera terminar los estudios, capacitarse y tener un trabajo digno, todo eso lo hicimos. Por supuesto, de todas maneras creo que la gente ya nos castigó por eso en la última elección. Sin ninguna duda. Y por eso la desesperación de la gente que creyó en una promesa que era incumplible. Que en seis meses iba a bajar 30% el delito era incumplible. Pero ¿por qué la gente creyó? Porque estaba desesperada por el tema de la inseguridad.

¿Y cómo puede confiar la gente y votarlos a ustedes con esos antecedentes?

Vamos a seguir trabajando en estas cosas.

¿Enmendando errores?

Por supuesto.

¿Van a impulsar desde la Legislatura proyectos relacionados con la seguridad?

Vamos a acompañar todo lo que necesite el Poder Ejecutivo. Por eso es que firmamos el Acuerdo de Seguridad, hay algunas leyes pendientes y yo, en lo personal, voy a luchar desde la Legislatura para que el programa de Servicio Cívico Voluntario sea masivo, es una herramienta clave para sacar al chico de la calle y de la droga. Y hay una cosa en la que tenemos que trabajar fuertemente y lo vamos a hacer, que es la recomposición de los lazos familiares, en las responsabilidades del padre y de la madre. Pero no estoy hablando de responsabilidades penales para ellos, sino de la responsabilidad de ejercer su rol de padre y de madre. Convengamos que la marginalidad, lo primero que ataca es la relación familiar, el chico que se va a la calle es porque no se siente contenido en su casa o porque no tiene nada que hacer o porque ve a sus padres pelearse o sufrir por situaciones económicas. Entonces se va a la calle, escapando de su casa que es la que naturalmente debe darle la contención.

¿Van a alcanzar la mayoría en la Legislatura?

En esta elección hay una situación muy extraña, nosotros renovamos junto con el radicalismo y con el ARI. Vamos a tener como piso mantener a los mismos legisladores que en la última elección, entre los dos partidos, metimos diez senadores y once diputados. Hoy, Jaque no tiene la mayoría y hay un equilibrio de fuerzas y ese equilibrio más o menos se va a mantener. Pero, si se hace una elección por arriba del 35 o 40%, sí puede cambiar el equilibrio.

¿Se juega mucho Cobos en esta elección?

No se juega sólo en Mendoza, sino su proyección nacional. Para que Cobos tenga proyección nacional tenemos que ganar en Mendoza. Estamos muy bien en las encuestas pero el mendocino es un votante bastante difícil.

¿En qué sentido?

En que uno no sabe hasta el momento de la elección por qué candidato se va a volcar mayoritariamente. Es complicado el electorado mendocino, hay que tenerle mucho respeto, porque las encuestas, generalmente en Mendoza, no aciertan. De eso tenemos pruebas contundentes.

¿Qué opina de las declaraciones de Bermejo, diferenciándose de Kirchner, de que Jaque, por ejemplo, se presente sin sus candidatos como pasó en General Alvear?

Realmente me sorprendió. Debe ser la primera vez en la historia que un intendente de San Rafael (Omar Félix, también candidato PJ) no va al acto de la Fiesta de la Ganadería en Alvear. Son muchos años que estoy en esto y la ausencia de un intendente es lo que más me sorprendió.

¿Resta votos Jaque?

Eso tendrían que contestarlo ellos. Claramente acá hay una lucha entre los que quieren despegar a los candidatos, dos exitosos intendentes, de la gestión del Gobierno provincial. Pero eso es muy difícil lograrlo. En las legislativas, la gente vota por el Gobierno nacional o provincial. No hay una condicionante de la gestión al frente de un municipio. Distinto es cuando hay que elegir al intendente. Ahí hay corte de boletas. En las legislativas hay menos corte de boletas y no es tan importante lo municipal. Lo respeto mucho a Adolfo (Bermejo), tengo una estima personal por él, soy amigo. Pero, como dijo Mansur en el acto de lanzamiento, en esta oportunidad no sólo hay que ser un buen intendente, sino que hay que tener un compromiso con la defensa de los intereses de Mendoza. Entonces, ellos deberán decir si se comprometen a defender los intereses de Mendoza.

¿Sus candidatos poseen un conocimiento amplio de los problemas de la provincia?

Sí, por ejemplo, Sanz ha sido candidato a vicegobernador, a senador nacional, ha sido legislador provincial, tiene una visión concreta de los problemas de Mendoza. Laura Montero ha sido ministra de Economía –para mí una de las mejores que ha tenido Mendoza desde 1983 hasta ahora–, Mariana Juri ha sido ministra, secretaria de Turismo, conoce los temas de todo Mendoza, y Mansur es un gran conocedor de la realidad del sector agrícola de la provincia, él mismo es productor y es una de las personas que más conoce de la vitivinicultura y la olivicultura. Y Enrique Thomas ha tenido intervención en el INV, ha sido candidato a diputado nacional, ya tiene una campaña encima y eso ya da una visión de los problemas de la provincia. Yo he sido ministro de Gobierno y vicegobernador, hay que tener un cargo provincial para tener una visión general, conocer las distintas realidades de los oasis mendocinos.

¿Dejó secuelas la dura negociación por el armado de las listas?

No, en absoluto.

¿Cómo se lleva con Cornejo ahora?

Bien, si siempre me he llevado bien con Alfredo. Además, esto lo empezamos casi juntos.

Pero se pelearon mucho.

No, bueno, pero porque teníamos visiones distintas sobre la situación, pero yo le tengo un gran respeto a Alfredo.

¿No lo dice porque está en campaña?

No, trabaja mucho, uno no puede por más que tenga diferencias… cuántas veces uno tiene diferencias con un hermano en una familia y no por eso deja de ser hermano.

Hay hermanos que se pelean para siempre y no se ven más.

En el caso mío, no. Hemos acompañado desde el principio el proyecto de Julio (Cobos), su liderazgo. Por supuesto hay diferencias, más se dieron por la forma de armar este nuevo espacio, este frente. Igual que con el resto, con los radicales, siempre mantuve una buena relación con Iglesias.

¿A pesar de la expulsión "de por vida" de Cobos del partido?

A pesar de esa circunstancia. No nos podemos olvidar con Roberto de las que pasamos juntos, yo como ministro de Gobierno y él como gobernador. Lo que pasamos en las crisis del 2001, 2002, 2003. Esto es más allá de lo que pensábamos cada uno de

nosotros. Fue muy fuerte, a mi modo de ver, y me condicionó mucho, que cuando caminaba por la calle, era permanente en todos lados, la gente me dijera: "Únanse, tienen que trabajar juntos". Me agregaban otras cositas como "hay que ganarle a Jaque". Entonces fue natural que termináramos en esto.

De todos modos, sigue siendo muy extraño, casi incomprensible, que el vicepresidente de la Nación, que forma parte del Poder Ejecutivo, esté haciendo campaña por la oposición. Es una situación irregular.

A mi modo de ver, Cobos no hace campaña por la oposición. Cobos, en el único lugar que tiene candidatos que va a apoyar es en su provincia. Además, ¿lo van a obligar a Cobos a que se meta en una maceta? Más allá de lo que piense cada uno sobre la renuncia o no renuncia, primero, que es una decisión muy personal, que nadie puede influir. Pero yo he palpado que una de las cosas, más allá de su convencimiento personal, lo que más lo ha marcado es el pedido de la gente para que no renuncie, hay algunos dirigentes que se lo han pedido pero la gente no, al contrario. El año pasado, sobre todo, la gente me decía, "dígale a Cobos que no renuncie, que no se le vaya a ocurrir renunciar, que le meta para adelante". Pero resulta que le plantean a Cobos esto, que es parte del Ejecutivo, que eso, en realidad ocurre cuando se va de viaje la presidenta, si no, preside el Legislativo. Esto es una concertación. Era una presidenta de un partido y un vicepresidente de otro, a quien no se lo consultó sobre las cuestiones importantes. Nadie puede defender su propia torpeza.

¿Están arrepentidos de haber participado de la Concertación con Kirchner?

No, porque lo hicimos de buena fe, convencidos de que estábamos haciendo lo mejor, pero realmente fue un fracaso, la Concertación fue un fracaso. Y lo que nos marcó mucho fue que Kirchner volviera con el PJ cuando a nosotros nos decía que quería la Concertación como una etapa superadora de los dos grandes partidos, como algo nuevo. Y resulta que después se hace cargo del peronismo como presidente, eso nos dejó pasmados. En algún momento se empezó a deteriorar la relación con Kirchner, antes, incluso, de la campaña, con el tema del INDEC. Kirchner nunca le perdonó a Cobos la independencia que tuvo con el INDEC, que en la provincia, los números eran los que correspondían a lo que hacían los equipos técnicos. A mí también me sorprenden aquellos que dicen por qué hizo Cobos lo del voto no positivo. Pero si Cobos había demostrado independencia, ¿qué? ¿no lo conocían a Cobos? Además le han preguntado a Julio si él hubiera aceptado que un vice le hiciera eso, lo dicen por mí. Pero es que Cobos nunca me hubiera puesto en esa situación, nunca hubiera forzado a desempatar una cosa que le hiciera mal al pueblo de Mendoza. En los cuatro años que fui vicegobernador le sacamos 85% de las leyes, pero por qué. Porque cuando no nos daban los números, buscábamos un acercamiento con la oposición, modificábamos los proyectos.

El problema es que al ser y no ser, Cobos no puede, por ejemplo, traer soluciones para Mendoza.

Los vicepresidentes tampoco están para traer soluciones a Mendoza. Es un cargo institucional, la gente lo votó por cuatro años y él lo va a respetar. La gente lo quiere ahí, aunque al Gobierno nacional no le guste, a los políticos no les guste y a un sector del periodismo no le guste, Cobos ha renunciado a ese derecho, el de renunciar.

¿No termina siendo un cargo testimonial?

La gente lo quiere a Cobos ahí, y Cobos a eso lo sabe.

¿Qué opina hoy de Cristina y Néstor Kirchner?

Néstor me ha sorprendido. Primero tuvo una idea brillante de hacer la Concertación porque si no, no ganaba, por lo menos en primera vuelta. Muchos me decían que Kirchner era así en Santa Cruz pero pienso que fue un muy buen presidente y un mal ex presidente. Y Cristina es una mujer muy capaz, pero también entró en esa variante del enfrentamiento. No cumplió con las expectativas que había generado, porque ella, después de cuatro años y medio de Néstor, cuando se necesitaba recuperar la autoridad presidencial, ella venía a darle un espacio de mayor institucionalidad a Argentina, de mayor tranquilidad, venía otra etapa.

¿Por qué se creyeron eso si ella tenía despacho en la Casa Rosada y estaba al tanto de todo lo que decidía su marido?

No, la imagen de ella daba otra visión que la del marido. Primero por el género, venía una mujer, mucho más prudente, más tranquila, aunque es de fuerte personalidad.

Es extraño que los políticos de mucha experiencia, como usted, se hayan creído que iba a darse un cambio.

De hecho, lo creímos, es verdad, es así, qué te voy a negar. La única explicación para que no siguiera Néstor era esa, no hay otra, que la de cambiar.

¿Es sólo una amenaza eso de que si pierden se van del Gobierno y le dejan ese escenario a Cobos?

No, ese escenario no se va a dar. Ellos no lo han dicho, lo ha dicho gente que cree interpretar a Cristina y a Néstor. No es un escenario factible.

¿No va a ser presidente Cobos después del 28 de junio?

No, va a ser vicepresidente hasta el 10 de diciembre del 2011. Hoy existen posibilidades de que Cobos sea candidato a presidente en el 2011, lo vamos a ver. Creo que va a ser Reutemann o Cobos. Estoy convencido. Son los mejores candidatos.

Comentá la nota