Jaime tendrá el avión cerca de sus negocios

Jaime tendrá el avión cerca de sus negocios
Lo radicarán en Brasil, donde hay una posada del ex secretario
Un empresario de un grupo transportista recibió en diciembre una afectuosa llamada telefónica. Era Ricardo Jaime, ex secretario de Transporte, que quería saludarlo por Navidad y Año Nuevo. Jaime no consigue adaptarse a la vida de ciudadano común. Hombre de pasos silenciosos, se preocupa por mantener la relación con muchos de sus contactos del sector privado, algunos de los cuales se toman el trabajo de acercarse hasta el departamento de Puerto Madero que el agrimensor cordobés usa como oficina.

De todos modos, ciertas cosas de su entorno están cambiando. Por ejemplo, el Lear Jet 31 A con matrícula norteamericana (N786YA), que empleaba como propio y que desencadenó una investigación judicial por departamentos que, de acuerdo con una investigación de la revista Noticias publicada a mediados del año pasado, gestiona su hija mayor, Romina. Según informantes de trato frecuente con el ex funcionario, el avión sería afectado a una empresa norteamericana instalada en Brasil.

Las inspecciones C se hacen periódicamente, cada determinada cantidad de horas de vuelo, aterrizajes y despegues, o cuando se está frente a un inminente cambio de matrícula. La revisión dura entre 20 y 50 días. "Es como un asado -graficó un especialista en industria aeronáutica-. Se puede hacer en una hora o en tres."

Algunos de los hábitos de Jaime no han cambiado. Por ejemplo, sus viajes a Córdoba, donde sigue viviendo. Antes de fin de año, pasajeros de Aerolíneas Argentinas lo vieron sentado, inconmovible, en una de las butacas de un vuelo a la capital provincial. "Hay que admitir que tiene agallas", dijo, ante la anécdota, un ejecutivo de una empresa de transporte. ¿Es cierto que se sigue reuniendo con ustedes?, se le preguntó, y el interlocutor fue terminante: "Noooo, con nosotros, no. Solamente llamó para las Fiestas". Sin embargo, otros hombres de negocios admitieron, entre pares, haber tenido reuniones con él.

El ex secretario vive en el country Cuatro Hojas, ubicado en la localidad de Mendiolaza, en las sierras cordobesas. Hacia allí, hasta el 22 de mayo de 2009 en que fue publicada una investigación de LA NACION al respecto, volaba todas las semanas.

El controvertido jet fue visto por este diario durante dos domingos, cerca de la medianoche, en dos de sus aterrizajes en el aeropuerto de San Fernando.

Había sido adquirido en 4.083.000 dólares el 24 de diciembre de 2009 en Fort Lauderdale, Florida, gracias a gestiones de Manuel Vázquez, entonces asesor de Jaime.

La Justicia no ha determinado si el ex secretario es el dueño del avión o sólo lo usaba como propio. En los registros de la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA, en sus siglas en inglés) aparece como propietario Pegasus Equity Investment, firma radicada en Costa Rica. No se consignan, por lo tanto, nombres propios: las acciones inscriptas en este tipo de destinos son, por lo general, al portador.

De todos modos, un ejecutivo de un poderoso grupo del transporte sorprendió a LA NACION hace dos semanas: explicó que, a principios del año pasado, desde la Secretaría de Transporte se le había pedido a su empresa un aporte para la compra del Lear Jet. "No pusimos nada", reforzó.

Jaime nunca ha vuelto a ser el mismo hombre de a pie que llegó a Buenos Aires en aquel otoño de 2003, ayuno de todo conocimiento aeronáutico, a alojarse en un hotel de un sindicalista que le bonificó la habitación. Una semana después de su renuncia, el 8 de julio del año pasado, volvió a Córdoba en un vuelo de LAN y fue recogido con su mujer, directamente en la pista de la terminal de Pajas Blancas, por una camioneta amarilla de Aeropuertos Argentina 2000 para pasajeros VIP.

Con los N° 1

"Jaime convoca a los N°1 de las empresas. A diferencia de Schiavi [Juan Pablo, actual secretario de Transporte], no se conforma con los gerentes", dijo el operador de una compañía del sector. Aunque muchos transportistas suelen negar enfáticamente esta clase de encuentros. "Está fuera del manejo. Pasa más tiempo en Brasil que en Buenos Aires", contestó, sorprendente conocedor de las coordenadas del ex secretario, el ejecutivo de otra compañía. "Lleva una vida de claustro", ironizó un tercero.

No es fácil encontrar ejecutivos dispuestos a hablar desacartonadamente de Jaime. Menos aún entre gente que haya trabajado codo a codo con él: algunas de sus secretarias fueron cuidadosamente reubicadas, una vez renunciado el viajero frecuente a Florianópolis, en puestos de la empresa estatal de rampas Intercargo.

LAS SOSPECHAS

* Pasajero frecuente: el ex fiscal de Investigaciones Administrativas Manuel Garrido denunció que Ricardo Jaime realizó al menos 10 vuelos al interior y a Brasil en taxis aéreos y que las facturas por esos vuelos las pagaban empresas de transporte a las que el funcionario debía controlar. Por el otorgamiento de dádivas, el juez federal Claudio Bonadío abrió una causa.

* Investigación periodística: ya sin poder volar sin pagar, Jaime comenzó a utilizar, un Lear Jet privado valuado en 4 millones de dólares como si fuera suyo. La Nacion lo reveló en una investigación periodística de mayo pasado. Se abrió una causa pro enriquecimiento ilícito que sigue el juez Norberto Oyarbide.

* En Costa Rica: el avión está a nombre de una sociedad costarricense que pertenece a la empresa donde Manuel Vázquez, principal asesor de Jaime es presidente Julián Vázquez, su hijo es el apoderado y se encargó de los trámites para traer la aeronave desde los Estados Unidos, donde fue adquirida.

* Barco también: un abogado denunció que Jaime tenía un yate valuado en 1,5 millones de dólares. La embarcación también está vinculada a Vázquez.

Comentá la nota