Jaime sigue operando para Kirchner desde las sombras

El ex secretario de Transporte Ricardo Jaime se fue del Gobierno nacional, pero no de la política doméstica. Atento al avance de las causas judiciales en su contra, continúa influyendo en el armado kirchnerista en la provincia de Córdoba.

Allegados al ex funcionario admiten que Jaime tiene acceso directo a la quinta de Olivos para reunirse con Néstor Kirchner, aunque no habla con la presidenta Cristina Fernández.

"Se ha convertido en un operador desde las sombras. Le organiza reuniones con Kirchner a otros dirigentes y colabora en el armado del proyecto político en Córdoba de (Eduardo) Accastello", confió un dirigente que trabajó en la campaña electoral de los K en las elecciones del 28 de junio pasado. Si bien el intendente de Villa María tiene vuelo político propio y acceso directo a los Kirchner, de manera particular con la Presidenta.

Jaime continúa disfrutando, más allá de la actividad política, de sus paseos a Brasil (viajó a ese país el jueves pasado), donde vive su hija. Se cree que tendría allí un lujoso yate, que es materia de investigación en el marco de la avalancha de causas abiertas en su contra.

Cuando recala en la ciudad de Córdoba se lo suele ver concurrir, bolso en mano, a un gimnasio ubicado en un shopping en la zona de Poeta Lugones.

Este diario intentó comunicarse con Jaime a través de uno de sus voceros para hablar sobre su agenda política, pero no hubo respuestas, presumiblemente porque el ex secretario ya había partido rumbo a Brasil.

Con sello en Córdoba. De hecho, Jaime mantiene en Córdoba el sello del Partido de la Victoria, que fundó hace unos años y que tenía entre sus principales referentes al hoy vicegobernador Héctor Campana, luego alejado de ese espacio.

"Accastello tiene como colaborador en el armado de su proyecto en la ciudad de Córdoba a Carlos del Campo (también se menciona a Marcelo Pascual), pero Jaime no forma parte de la mesa chica de ese grupo, más allá de que él intente meterse", señaló un vocero accastellista.

Si bien algunos le restan preponderancia operativa, se sabe que Jaime fogonea, en sintonía con el intendente villamariense, los preparativos de un acto para el 7 de octubre próximo en Córdoba con la presencia del ex presidente Kirchner, quien lanzaría desde esa tribuna su "proyecto 2011".

Hace dos semanas, Jaime participó en la Capital provincial de un plenario de dirigentes que encabezó Accastello. En esa parada, un periodista le consultó si es propietario de un yate, a lo que Jaime cortó: "De esos temas habló con los abogados y en el ámbito de la Justicia".

Frente complicado. Jaime aparece complicado en la justicia por denuncias particulares o promovidas por fiscales y desde la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, que van desde presuntos pagos de sobreprecios en la remodelación de vagones hasta la sospecha de la compra de un avión Lear Jet.

Si los vientos cambian de dirección en algunos despachos de la Justicia Federal y los jueces y fiscales le caen encima al poder kirchnerista, es factible que Jaime pase a vivir días agitados en los Tribunales.

Principales causas

Avión y yate. Entre los casos más resonantes y mediáticos que salpican al ex secretario de Transporte de la Nación, la Justicia trata de determinar si es de propiedad de Jaime un Lear Jet valuado en cuatro millones de dólares y si es dueño de un yate de 1.400.000 dólares que estaría fondeado en Angra dos Reis, ciudad cercana a Río de Janeiro. Algunas causas son investigadas por el juez federal Norberto Oyarbide, aunque todavía no ha citado a declarar al ex funcionario kirchnerista.

Comentá la nota