Se fue Jaime y los pilotos amenazan con nuevos paros en Aerolíneas

Dicen que no tienen suficientes copilotos. Los directores afirman que incorporaron 150.
Un conflicto en ciernes entre el gremio de los pilotos y la conducción de Aerolíneas Argentinas parece ser la primera señal del cambio que produjo la salida de Ricardo Jaime y su reemplazo por Juan Manuel Schiavi en la Secretaría de Transportes. En concreto, durante los próximos días algunos vuelos de Aerolíneas podrían quedar en tierra por falta de pilotos para volarlos. Y tanto la conducción de la empresa como el gremio de los pilotos se echan mutuamente la culpa por la situación.

El miércoles, el mismo día en que Jaime presentó su renuncia a la presidenta Cristina Fernández, llegaba al edificio de Aerolíneas una carta documento firmada por Jorge Pérez Tamayo, titular de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), el gremio que nuclea a los pilotos de Aerolíneas Argentinas, amenazó que en la temporada alta que acaba de comenzar quedarán en tierra vuelos ya programados.

El reclamo de APLA fue por la presunta "inacción" del director ejecutivo de Aeroíneas, Julio Alak, para concretar el "llamado a opción" para las nuevas flotas de Boeing 737-700 de la compañía. "Todo esto nos hace presagiar una temporada alta seriamente comprometida, de la que resultará responsable, conjuntamente con el resto de los directores de la empresa", agregó la carta documento.

En otra carta documento, Alak, respondió que el reclamo para incorporar nuevos pilotos "se efectúa sobre una hipótesis de flota inexistente" y agrega que en la plantilla de Aerolíneas hay 837 pilotos, de los cuales 150 fueron incorporados en febrero de este año y que el reclamo de APLA implicaría incorporar "otros 91 pilotos". La carta de Alak remata con una intimación: "Los exhorto a abstenerse de realizar o inducir la adopción de acciones u omisiones de las que pudieran derivarse perjuicios al servicio". Lo respaldaron los otros directores de Aerolíneas: Héctor García Cuerva, Gustavo Simeonoff y Juan de Dios Cincunegui.

En tres días se cumplirá un año del acuerdo de paz social que firmaron los gremios aeronáuticos con el Gobierno. El gremio que encabeza Pérez Tamayo mantuvo con Jaime una férrea alianza desde los últimos años en que Aerolíneas fue manejada por Marsans. La alianza se vio reforzada a partir de la estatización de Aerolíneas.

Ese esquema está crujiendo con la llegada de Schiavi, un hombre de Julio De Vido, quien mantiene una actitud distante con el gremio de los pilotos.

Pérez Tamayo desmintió ante Clarín que quieran incorporar nuevos pilotos. Pero el gremialista no descartó que en los próximos días "queden vuelos en tierra".

Comentá la nota