Jaime dice que ahora es más pobre

Lo acusan de haberse enriquecido con negocios ilegales mientras manejaba los multimillonarios subsidios para el transporte, pero Ricardo Jaime dice que, por el contrario, su paso por la función pública lo empobreció: declaró que en los últimos seis años perdió casi el 70 por ciento de su patrimonio, que, según él, hoy no llega a los 80.000 pesos.
Cuando asumió, en 2003, Jaime informó que tenía bienes por 266.700 pesos; esta semana, en su declaración jurada de baja de la función pública, declaró propiedades por 118.624 pesos y una deuda de 41.034, es decir, un patrimonio neto de 77.590 pesos.

Una moto y un inmueble de 81 m2 en Caleta Olivia, Santa Cruz, son lo único que dijo tener. Sin embargo, el juez federal Norberto Oyarbide cree que Jaime podría ser el dueño de varios bienes no declarados: un avión de cuatro millones de dólares que, tal como reveló LA NACION, utiliza como propio; un yate; cinco inmuebles en la provincia de Córdoba (dos en el country Cuatro Hojas), uno en Boulogne, cuatro en Santa Cruz y uno en la ciudad de Buenos Aires, ubicado sobre la Avenida del Libertador y Cerrito.

Sólo el mantenimiento de este departamento de la zona de la Recoleta le resulta difícil de explicar al ex funcionario, según advierten en la Justicia.

Jaime declaró como único ingreso su sueldo (109.595 pesos anuales) y que solamente de expensas paga 1000 dólares por mes. Y a eso hay que sumarle el alquiler. Según informó, es inquilino.

Jaime renunció a la Secretaría de Transporte el 1° de julio pasado. Había sido, durante los últimos seis años, uno de los funcionarios que administraron más poder durante la gestión kirchnerista.

Cuando se fue acumulaba una treintena de denuncias judiciales en su contra.

La ley de ética pública obliga a todo aquel que renuncia a presentar su declaración jurada de baja de la función pública y le da un plazo de un mes para hacerlo.

Como Jaime no la había entregado, el Ministerio de Economía lo intimó y esta última semana, con más de 20 días de demora, la presentó a la Oficina Anticorrupción. Ayer, LA NACION accedió a una copia de ese documento.

El patrimonio total que denunció el ex secretario de Transporte, si se suman los activos y se deducen las deudas, es de 77.590 pesos.

Está conformado por una moto BMW R 1200 que manifestó haber comprado con fondos propios y provenientes de la venta de activos; un depósito por 19.585 pesos en su cuenta plan sueldos, y el inmueble de la provincia de Santa Cruz, que informó que adquirió con créditos hace más de 25 años. Según lo declarado, tiene un valor fiscal de 33.639 pesos.

En el rubro deudas, hay una hipotecaria, de 41.034 pesos, con el Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda (IDUV), de la provincia de Santa Cruz. Según sus declaraciones juradas, Jaime arrastra esta deuda desde 2006.

Comentá la nota