Jaime declaró que se fue del Gobierno con menos plata que con la que ingresó

Mientras la Justicia sigue avanzando en la causa que investiga el presunto enriquecimiento ilícito del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, la Oficina Anticorrupción ya tiene en su poder los datos aportados por el propio Jaime en su declaración anual de bienes correspondiente a 2008. No sólo no hubo ningún tipo de incremento en su patrimonio, sino que además tiene menos capital que cuando ingresó al Gobierno (2003).
A la investigación por la compra de un avión norteamericano de 4 millones de dólares, se le sumó ayer la ratificación del abogado Enrique Piragini ante el juez Norberto Oyarbide sobre una denuncia contra Jaime por enriquecimiento ilícito por la compra de un yate de 1,4 millón de dólares. Además, el denunciante amplió su presentación: adjudicó a la mujer del ex funcionario el manejo de una posada de lujo en Brasil.

En tanto, en su primer año de gestión, declaró un patrimonio de 248.700 pesos. Ahora, se volvió a Córdoba con 99.039 pesos en bienes.

Pero lo cierto es que, al menos en los papeles, el ex secretario de Transporte pegó el portazo con menos propiedades, menos dinero y ni siquiera un auto en su poder. Esto surge del análisis de la última declaración jurada, donde Jaime declaró tener una moto BMW R1200, modelo 2006, valuada en 65.400 pesos, que ya había mencionado en su declaración de 2007; una casa en la localidad de Caleta Olivia de 81 metros cuadrados de una valuación fiscal de 33.639 pesos y 2.379 pesos en su cuenta sueldo, correspondiente al aguinaldo del mes de diciembre de 2008. Además, especificó haber recibido un ingreso anual de 135.261 pesos en concepto de sueldo y reconoció una deuda con el Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda de Santa Cruz por 41.034 pesos. Esta deuda la mencionó en todas sus declaraciones; sin embargo, nunca pagó un solo peso.

El yate ahora estaría en Camboriú

A escasos días de haber salido a la luz la presunta compra de un yate de lujo, el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime redobla la apuesta. Ahora, la embarcación, que según la denuncia estaba amarrada en Angra dos Reis "a los fines de ocultarla" habría sido llevada al puerto de Camboriú, en el estado de Santa Catarina, en el sudeste brasileño.

Se supo, además, que el yate, un Altamar 64 modelo Amalfi, estuvo listo para ser despachado en noviembre, pero la operación se habría demorado por un atraso en el pago y porque Jaime habría pedido equiparlo con accesorios y opcionales que elevaron el monto de la operación en una cifra que oscila entre 200 y 350 mil dólares. Ya con los ajustes, comentan que el yate estuvo en el Complejo Albardon, una marina ubicada en Tigre, esperando el viaje a Angra, al parecer concretado en febrero de 2009 con escalas en Punta del Este y Río de Janeiro, entre otras .

Comentá la nota