Jack el Destripador, empresario de fútbol

Daniel Forlandsaas tiene 20 años y dicen que es goleador. Una empresa compró su pase y se propone colocarlo en algún club de España. En caso de lograrlo, lo dividirá en acciones para que cualquiera pueda invertir en él.
Daniel Forlandsaas será despedazado en varios trozos, cortado en muchas partes y repartido por el mundo. La idea no pertenece a Jack el Destripador, sino a una empresa de España, con sede en Santander, que tiene los derechos económicos del jugador noruego, que no es más que un muchacho de veinte años que busca algún lugar entre las estrellas.

Forlandsaas mide 190 centímetros. Dicen que es goleador. Lo muestra, al menos, un informe que la empresa Myfootballplayer colgó en internet, donde se detalla su paso por algunos clubes noruegos de distintas categorías. También por el Naesby, de la Segunda División danesa, en el que, entre el equipo A y la filial, convirtió catorce goles. Ahora, con este proyecto, intentan ubicarlo en un club de la liga española, con el financiamiento de particulares, un nuevo método de negocio para el fútbol.

En su página web, Myfootballplayer explica los distintos pasos del mecanismo. Su red de "ojeadores" (detectores de talentos) buscará jugadores. Cuando se encuentre a la estrella del futuro, se le hará un contrato, al menos, por cinco temporadas, y se lo ubicará en algún club. Luego, se ofrecerá el futbolista por la web a quienes quieran quedarse con un pedazo, que no será en carnes y huesos sino en acciones, que de andar todo bien podrían darles, en un futuro, pingües ganancias.

Por ahora, como todavía no apareció ningún club, no está abierta la posibilidad de poner plata en las piernas del noruego, que mientras tanto se entrena en el club Sociedad Deportiva Solares. "En breve –dice el sitio– ofreceremos a través del portal la posibilidad de unirse al proyecto a nuevos inversores que quieran participar en los derechos de Daniel Forlandsaas".

"Hay que buscar nuevos inversores vía internet. La mayoría de los clubes no tiene dinero y agradece este tipo de iniciativas", explicó Vicente Corral, director del proyecto, en declaraciones que reproduce el diario español Marca, en el que descartó cualquier problema legal: "Son los abogados de nuestra empresa los que se encargan de todo. Nos hemos asesorado jurídicamente para poder trabajar. Somos inversores de jóvenes promesas".

A Forlandsaas, que nació de padre estadounidense y madre noruega, no le falta una historia de esfuerzo: cuentan que se crió en las montañas y debía recorrer diez kilómetros, ida y vuelta, todos los días de entrenamiento. "Esta distancia –dice el informe de Ojeadores.com– lo obligó a mantenerse en buena forma desde muy pequeño".

Según el artículo de Marca, un cinco por ciento de los derechos del futbolista costarán en el mercado unos mil euros. La empresa pondría a disposición la mitad de los derechos del jugador. Forlandsaas no se siente en el medio de un experimento, sólo tiene la ilusión de triunfar con la pelota.

"Me lo tomo como una responsabilidad y he arribado a España para trabajar duro y llegar a ser un futbolista de elite", se entusiasma, mientras otros ya sueñan con quedarse con su codo, el brazo o, tal vez, la entrepierna.

Comentá la nota