Jáchal hará tres obras con plata de su minería

Las autoridades de Jáchal ya tienen destino para las regalías mineras de la mina de oro Gualcamayo que empiezan a cobrar esta semana: La red de gas para el departamento, un vertedero de basura domiciliaria con proceso de reciclado y la terminación del primer polideportivo municipal.
Las autoridades de Jáchal ya tienen destino para las regalías mineras de la mina de oro Gualcamayo que empiezan a cobrar esta semana: La red de gas para el departamento, un vertedero de basura domiciliaria con proceso de reciclado y la terminación del primer polideportivo municipal. "Son las obras prioritarias en las que vamos a gastar los fondos que ingresen por regalías", dijo ayer el intendente Jorge Barifusa.

La mina de oro Gualcamayo empezó a producir lingotes a principios de año y la semana pasada concretó el primer pago de regalías a la provincia, de 1.2 millones de pesos. De esa suma, 350 mil pesos serán depositados entre hoy y mañana en la cuenta del departamento de Jáchal que por primera vez empieza a contar con esos recursos. "La compañía Yamana Gold aun no llega a su pico de producción, cuando lo haga las regalías subirán y los ingresos al departamento serán mayores", contó Barifusa. El intendente agregó que no piensa "tener los recursos guardados" y que su gobierno está diseñando los planes para ir construyendo las obras en etapas, a medida que vaya llegando el dinero. Se calcula que las regalías de la mina Gualcamayo representarán para ese departamento un 40% de lo que recibe en concepto de coparticipación anual de impuestos, de alrededor de $12 millones anuales.

La red de gas es una obra que quedó inconclusa en los años '90, época en la que se instalaron 50 kilómetros de cañería. Se espera en las próximas semanas el veredicto de la consultora contratada para determinar el estado técnico de la obra y principalmente la inversión necesaria para terminarla. El objetivo es dotar de gas en una primera etapa a 12.000 habitantes de la zona centro.

El basurero requiere de $4 millones y también es una obra clave porque planean trasladarlo mas lejos, a las serranías aledañas al dique Pachimoco, lo que permitirá recuperar 97 ha del Pan de Azúcar -donde está actualmente-, a solo 800 metros del centro.

Por último, el polideportivo requiere de una inversión de $2 millones para iluminar y techar 2.000 m2, un imponente terreno al lado de la terminal de ómnibus.

Comentá la nota