En Jáchal están a 50 metros de tener agua pura.

Las obras del acueducto que viene desde Pampa del Chañar hasta la Villa de Jáchal están a punto de terminarse. El primer mandatario, además, se comprometió a construir una nueva escuela para chicos con capacidades especiales.
En la jornada de ayer, el gobernador José Luis Gioja, junto a los candidatos a diputados nacionales, estuvieron en Jáchal, en el marco de una serie de actos oficiales.

Una de las obras de mayor envergadura es la del acueducto que viene desde Pampa del Chañar a la villa cabecera. Es que la zanja con más de 27 kilómetros de extensión conectando esa localidad con la planta potabilizadora ubicada en San José de Jáchal está a punto de terminar. Sólo restan solamente 50 metros.

En un par de días se finalizará estas obras y los técnicos de OSSE comenzarán con la etapa de prueba. En un lapso no mayor a 60 días, las obras que permitirán proveer de agua sin el alto contenido de boro y arsénico que trae actualmente el río Jáchal estarán finalizadas y los jachalleros podrán tomar agua más pura. Si bien no estaba previsto en la agenda oficial, el primer mandatario desvió la ruta y visitó estas obras. En esa oportunidad, Gioja mostró su felicidad al ver que ya casi está terminada la obra gruesa.

Antes de que comiencen a recibir el agua proveniente de los pozos realizados en Pampa del Chañar se deben colocar válvulas de aire para luego realizar todas las pruebas de ensayo necesarias y así determinar si existen pérdidas en las cañerías. Finalizada esta etapa, se iniciaría con la distribución, que en principio beneficiaría a unos 11.000 usuarios, quienes habitan en la villa cabecera del departamento.

De todas maneras, el flujo de agua que se obtiene en las perforaciones alcanza para cubrir una demanda superior a las 15.000 personas, por lo que el sistema funcionará holgadamente y con proyección frente al crecimiento demográfico de la zona.

Escuelas

Al mismo tiempo, el mandatario realizó en Jáchal inauguraciones y reuniones; y en la escuela Bienvenida Sarmiento, el último establecimiento escolar que funcionaba en lo que fue literalmente "un rancho", el intendente municipal Jorge Barifusa expresó la necesidad de poder contar con un establecimiento educativo destinado a chicos con capacidades especiales, ya que con lo que hay en el departamento no se cubre la demanda. Ante esto, el Gobernador dio expresas instrucciones para que Gobierno y municipio se pongan a trabajar para la concreción de ese pedido.

De igual manera, en el acto que se realizó en el salón Suizer, frente a la plaza departamental, antes de realizar la entrega de pensiones, programas de empleo acordado, elementos ortopédicos, sillas de ruedas, microcréditos y certificados de cursos de capacitación, el ministro de Desarrollo Humano y candidato suplente, Daniel Molina, adelantó la voluntad de poder instalar una comunidad terapéutica para tratar chicos con adicciones.

Módulos habitacionales

En la recorrida se visitaron los módulos habitacionales que fueron levantados para remediar, temporalmente, la falta de hogar que sufrieron aquellos damnificados por las inundaciones del pasado 15 de enero.

Las 10 viviendas de 32 metros cuadrados cubiertos demandaron una inversión de $15.000 cada una, y se proyecta la construcción de 10 más en los próximos meses.

Cabe aclarar que estos módulos son tan económicos debido a que los materiales utilizados son paneles producto del reciclado de elementos desechados. Cada una de las casas tiene una vida útil de hasta 25 años.

Más rentabilidad

En la localidad Villa Mercedes, los productores cebolleros canalizaron a través de la unión vecinal José Arce de Mayorga el pedido por mayor rentabilidad, principalmente en la cebolla. El primer mandatario escuchó el planteo y se comprometió a trabajar en la solución al problema, canalizando todo a través del Ministerio de la Producción.

Comentá la nota