La izquierda triunfa en Islandia, arrasada por la crisis económica

Obtuvo mayoría absoluta. La premier interina será la nueva jefa de gobierno.
La coalición de izquierda en Islandia obtuvo una victoria histórica en las elecciones legislativas anticipadas que se celebraron ayer, al imponerse sobre el partido conservador que gobernó el país durante 18 años y que terminó siendo castigado por el electorado que lo acusó del derrumbe de la economía en octubre pasado.

Así, el Partido Socialdemócrata y los verdes de izquierda, aliados en el gobierno interino formado en febrero, obtuvieron por primera vez la mayoría absoluta con 34 bancas de las 63 bancas del Parlamento.

El Partido Socialdemócrata conquistó el 29,8% de los votos (20 bancas) mientras que los aliados lograron el 21,7% (14 lugares).

El conservador partido de la Independencia, ahora en la oposición, obtuvo el peor resultado desde 1944, con el 23,7% (16 bancas).

La histórica mayoría absoluta lograda por la izquierda en las elecciones abre una nueva etapa en Islandia, sumida en una grave crisis económica, y acerca al país a Europa, ya que ingresar en la UE es la principal prioridad de la primera ministra, la socialdemócrata Jóhanna Sigurdardóttir.

Aunque por debajo de lo que auguraban las encuestas y los primeros recuentos, el resultado final es suficiente para arrebatar por primera vez en los 65 años de independencia del país la posición de fuerza hegemónica al Partido de la Independencia que perdió un tercio de sus votos.

Su política neoliberal aplicada durante 18 años seguidos en el poder facilitó la crisis que en octubre hizo colapsar el sistema bancario, colocó al país al borde de la bancarrota y provocó en enero la caída del primer ministro conservador, Geir Haarde, tras tres días de intensas protestas populares.

El resultado electoral es, también, un triunfo personal para Sigurdardóttir, de 66 años y muy popular desde su época como ministra de Asuntos Sociales en los años 80, de donde le viene el apodo de "santa Jóhanna". Es la primera mujer en acceder al cargo en Islandia. Casada con una mujer periodista desde 2002, que tiene dos hijos de un matrimonio anterior, es ademas la primera jefa de gobierno en el mundo abiertamente homosexual. "Nuestro tiempo ha llegado", celebró ayer la premier, quien interpretó los datos electorales como un claro mensaje de que los islandeses empiezan a pensar en el ingreso en la UE como una posibilidad cercana.

En la campaña, Sigurdardóttir reiteró que abrirá las negociaciones con la UE "lo antes posible" y aventuró que habrá un referéndum en 2010 y que Islandia podría adoptar el euro en 4 años.

Pese a su optimismo la tarea no es fácil: los verdes se oponen a la entrada en la UE, aunque han aceptado una consulta popular. El miedo a los efectos sobre la agricultura y la pesca, que supone el 70% de las exportaciones, y el celo por la independencia de un país sometido durante siglos al dominio noruego y danés son factores que juegan en contra del "sí". La premier se ha mostrado convencida de que llegará a un pacto con los Verdes y de que la población cambiará de opinión cuando conozca las ventajas de un hipotético acuerdo con Bruselas.

Comentá la nota