"La izquierda pierde en Italia porque no tiene un plan contra la inseguridad"

A un año de la crisis del Partido Democrático (PD) que hizo renunciar a su ex líder Walter Veltroni, la derecha de Berlusconi continúa creciendo en Italia. Vasco Errani, presidente por segunda vez de la rica región de Emilia Romagna y uno de los líderes del PD, dialogó con Clarín en su visita oficial a Argentina. Aseguró que para salir de la crisis, Italia sólo necesita "nuevas ideas".
¿Cómo esta ahora el PD?

En los últimos meses hemos comenzado un relanzamiento del PD. Ahora tenemos que hacer todo lo necesario para radicar el partido en el territorio y demostrar que servimos. No a nosotros, sino al país, a las personas. Donde haya una crisis, un problema de inmigración o de servicios sociales, ahí estaremos.

¿A qué cree que se debe la derechización del voto italiano de los últimos años?

Creo que está ligado a un factor de inseguridad y la izquierda pierde desde el momento en que no está en condiciones de presentar un proyecto sobre ese tema. Por otro lado, el gobierno de Berlusconi está frente a algo completamente original, según mi punto de vista, ya que la crisis ha demostrado que sus referencias ideológicas no tendrán éxito.

¿De ahí el mensaje de su web "el futuro con nosotros"?

Claro. Ahora el mensaje sería: debemos ponernos de veras a trabajar para construir el futuro. Hay que aceitar nuevamente los engranajes sociales y hacer funcionar la comunicación entre la empresa y el trabajo. Y para eso debe haber un pacto social bien reglamentado.

¿Cuál es la situación de Italia frente a la crisis económica?

Yo creo que el país corre el riesgo de pagar muy fuertemente la crisis. Hasta nuestra región la sufrió, que es uno de los motores de la economía italiana. En Italia falta un proyecto industrial, una política que favorezca la innovación, la red de empresas, la capitalización. Sólo vencerá el que tenga innovación.

Usted habla de innovación, pero el gobierno italiano parece ir en sentido contrario: el presidente Napolitano tiene 84 años; Berlusconi 73, y ya va por su cuarto gobierno.

Sí, es una realidad. Existe el problema de la innovación generacional en la política italiana. Pero lo que importan son las ideas. Se podría decir así: nadie dice que un cambio generacional de por sí vaya a producir una innovación; pero sí hacen falta nuevas ideas, y obviamente deben ser representadas por figuras nuevas.

¿Qué nuevas ideas?

Transformar la maquinaria pública en algo mucho más eficiente, invertir sobre el saber para llegar a convertirnos en una sociedad del conocimiento y reconstruir las dimensiones comunitarias. Yo creo que debemos encontrar un nuevo medidor de crecimiento que no sea el producto bruto interno, que es un concepto muy ignorante y rústico. Uno de los elementos fundamentales que medirá esta crisis será la forma comunitaria.

Comentá la nota