La izquierda internacional se reunió en Chile para intentar salvar al capitalismo.

La izquierda internacional se reunió en Chile para intentar salvar al capitalismo.
Los gobernantes de la izquierda y centroizquierda que se entrevistaron en Viña del Mar exigieron un mayor rol del Estado en la solución de la crisis internacional, pero también fueron críticos del aumento del proteccionismo. La Cumbre de Líderes Progresistas, un foro creado en los 90 por Bill Clinton , se reunió por primera vez en América latina y Joe Biden, vicepresidente de Estados Unidos, abogó por una nueva relación con la región.
A cinco días de que se realice la Cumbre del G-20 en Londres, destinada a buscar soluciones a la crisis global, líderes progresistas reunidos en Chile pidieron ayer una oportunidad para encarar la debacle, al tiempo que abogaron por una nueva economía que permita compartir la prosperidad.

Al final de la Cumbre Progresista, que por primera vez se desarrolló en América latina, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, pidió específicamente a los detractores de la cumbre del G-20 –el próximo jueves en Londres– una oportunidad para adoptar medidas para terminar con la crisis.

"Yo espero que los manifestantes nos den una oportunidad, escuchen lo que tenemos que decir, y ojalá que podamos aclararles que vamos a salir de esta reunión del G-20 con algunas propuestas concretas", declaró Biden en Viña del Mar. "Entiendo la situación que está ocurriendo en Londres, pero vamos a responder a eso en el G-20", señaló a su vez el primer ministro británico, Gordon Brown, presente también en la Cumbre de Chile.

Hablando en nombre de todos los líderes progresistas, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, señaló que pedirán al G-20 una consideración especial sobre América latina. "No queremos que en la mirada del G-20 la perspectiva de que muchos países de América latina puedan tener gravísimas repercusiones quede fuera", señaló. "Hemos solicitado también que se considere dentro de las decisiones recapitalizar al Banco Interamericano de Desarrollo", agregó la chilena.

En la declaración final de la Cumbre, que también congregó al jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, al primer ministro de Noruega, Jens Stoltenberg, y los mandatarios Brasil, Uruguay y Argentina, se abogó por una "nueva economía que permita que la prosperidad sea ampliamente compartida". Los líderes pidieron además reformar la regulación doméstica de las instituciones financieras, evitar políticas proteccionistas, concluir exitosamente la Ronda de Doha y medidas coordinadas para estimular la economía.

Asimismo enfatizaron la necesidad de una "recuperación verde", en respuesta al problema del cambio climático. "Nos vamos de esta Cumbre con una mirada optimista. Las dificultades son muchas, pero hay una voluntad muy grande de concertar ideas y respuestas globales a una situación global", señaló Bachelet.

Más temprano, el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, dijo que pedirá al G-20 discutir soluciones a los mercados de futuro. "No podemos dejar de discutir una solución para los mercados futuros. Si no, vamos a volver a la crisis del petróleo y de los commodities agrícolas en las bolsas de futuro de todo el mundo", señaló. Mientras que Rodríguez Zapatero pidió democracia y solidaridad para enfrentar la crisis. "El afán del progreso, es el fomento de la democracia ciudadana y la solidaridad", señaló.

En tanto que Biden también evitó centrar en Cuba la relación con América latina, pese a las advertencias en ese sentido lanzadas desde diferentes gobiernos de la región. "Cuba no es el principal desafío que enfrenta el hemisferio, el principal desafío es la economía", aseguró el vicepresidente de Estados Unidos. Biden salió así al paso de las preguntas de la prensa sobre las declaraciones de los gobiernos de Brasil, Ecuador, Uruguay y Argentina, que en la cumbre de defensa de Unasur en Chile dijeron hace dos semanas que la Casa Blanca debía normalizar sus relaciones con La Habana si quería un nuevo vínculo con la región. Sin opinar sobre el futuro del bloqueo, Biden ratificó que Washington desea cambios en la isla caribeña. "Nosotros esperamos una transición, pero eso lo debería determinar la gente de Cuba", completó.

Comentá la nota