ITUZAINGO Intimaron a los concejales por la subestación

Vecinos ingresaron al Concejo Deliberante y vilipendiaron a los concejales que no querían tratar el proyecto para que se derogara una ordenanza que permite la instalación de un subestación de energía.
ITUZAINGO

Intimaron a los concejales por la subestación

13:05 | Viernes | Noviembre 2008

Vecinos ingresaron al Concejo Deliberante y vilipendiaron a los concejales que no querían tratar el proyecto para que se derogara una ordenanza que permite la instalación de un subestación de energía.

por Administrador

Los vecinos se oponen a la instalación de una subestación de energía

Imprimir noticia Imprimir artículo

Bajar artículo Descargar artículo

Enviar artículo Enviar artículo

La oposición apoyó la iniciativa, pero los ediles del Frente para la Victoria, según contaron los presentes, sólo esgrimieron vagos argumentos para que no se tratara el tema.

Cerca de 60 vecinos concurrieron a la sesión del miércoles pasado e ingresaron al recinto donde los concejales deliberaban sin que nadie esperara su visita. Lo hicieron al inicio de la sesión, casualmente cuando el edil de la Coalición Cívica, Rubén Magliotti, pidió que se trate sobre tablas la derogación de la norma que permite la construcción de una subestación de energía en el barrio Villa las Naciones (ver recuadro).

La concurrencia estuvo compuesta por hombres y mujeres con sus hijos que al ver la negativa de la bancada oficialista comenzaron a gritarle a los concejales que «miren a sus hijos y que den la cara». La situación fue tensa, según contaron los vecinos a El diario. Muchos presentes no pudieron contenerse e insultaron a los concejales que estaban sentados en sus bancas soportando el mal momento.

Dichos vecinos son los mismos que el 24 de octubre, día en que se festejó el aniversario de Ituzaingó, esperaron al intendente Alberto Descalzo afuera de la misa conmemoratoria con velas y pancartas; los mismos que presentaron notas y mas de seis mil firmas, para pedir que no se instale en su barrio una posible fuente de contaminación ambiental, y se reunen diariamente para gestionar en contra de la subestación de Edenor.

«Nosotros presentamos un pedido de derogación de la ordenanzas que valida la planta. Esperábamos que lo trataran y nos enteramos de que hoy (por el miércoles) habría un intento de tratarlo sobre tablas, por eso fuimos al Concejo. Una vez que terminaron los homenajes empezaron los tratamientos sobre tablas. Magliotti hizo el pedido y se lo denegaron porque le dijeron que ya había sido tratado. Ahí empezó el desahogo», contó Nélida, una de las vecinas al frente del grupo.

Los vecinos no contaron que concurrirían, según dijeron, para evitar momentos agresivos como les tocó vivir cuando pedían marcha atrás con el aumento de tazas en 2006. En ese entonces, fueron sacados a los golpes del recinto de sesiones, por personal del oficialismo.

Insultos y pedidos sobre tablas

Cuando vieron que el proyecto no iba a tratarse, los presentes se enfurecieron y comenzaron a gritarles a los concejales oficialistas. Algunos rebatiendo lo que escuchaban desde las bancas mientras que otros simplemente desbocados. «La gente estaba totalmente sacada porque están dispuestos a todo para que sus hijos no estén en riesgo. Allí le pedimos que buscaran un lugar sin gente alrededor (para la subestación).

Yo le dije: les pido humildemente que reconsideren lo que han decidido. Yo he tratado controlar al grupo pero la gente está enfervorizada y quieren hacer cosas que quizás no van a beneficiar a nadie», relató Nélida.

Durante la discusión una vecina se descompuso y comenzó a temblar y llorar, contó uno de los presentes, quien agregó: «la gente está enloquecida y aterrada. Se les exigió que nos miraran y algunos se dieron vuelta. La gente les gritaba: cobardes, den la cara». Nélida contó además que: «Les dijimos que ellos iban a ser responsables, que ellos nos están representando y que tienen el poder de frenar esto. Se les grito que no tienen conciencia».

La misma vecina explicó que «acá hacen esto porque nuestro barrio es el inodoro de Ituzaingó, tenemos el desecho de los coches judiciales, lavan y tiran la mugre del camión que limpia los sumideros, instalaron la cárcel y ahora quieren poner una subestación que desprenderá electromagnetismo por 132 mil volts».

El final

Los concejales del FPV, a excepción de Jorge Piccolli –según pudo ver una vecina– no levantaron la mano para apoyar el tratamiento sobre tablas propuesto y durante la discusión dijeron varias cosas: que eso ya había sido tratado, que estaban esperando el estudio de impacto ambiental y que aun no se sabe si la subestación es dañina o no.

Andrea, otra de las vecinas que concurrió, contó que sintió que la tomaban de tonta porque «nos quieren explicar a nosotros como es la instalación de una subestación de energía. Venimos estudiando y leyendo todo el material disponible desde hace meses».

Según varios de los presentes consultados, la «experiencia fue buena porque actuamos como un grupo sólido, aunque ir al concejo fue algo de fuerza mayor porque no nos escuchan. Creo que logramos que se den cuenta de que no vamos a parar».

Luego de alrededor de media hora de «tira y afloje», como lo describieron, los vecinos se fueron sin dialogar con ningún edil en particular. «En un momento entendimos que tal vez era mejor retirarnos para que el grupo de concejales analizara si tenían que escucharnos o no. Dijimos lo que teníamos que decir y hicimos lo que queríamos: mostrar que estamos muy atentos y nos vamos a hacer presentes cada vez que sea necesario», concluyó Nélida.

Comentá la nota